En tiempos del Covid 19 el líder no debe ser un atleta sino un traceur


Los tiempos actuales obligan tanto a personas como a organizaciones a pensar más en términos de parkour que de atletismo.

Textos. Psic. Gustavo Giorgi.

Para aquellos que aún no lo sepan, la disciplina del parkour está considerada como una de las actividades urbanas más importantes con relación a lo gimnástico, sobre todo en una franja etaria que va de los 12 a los 30 años.

La palabra significa «desplazamiento» y consiste en ir de un lugar a otro sorteando obstáculos de distintas formas, ya sea a través de saltos, trepando, colgándose y aterrizando sin golpearse. Todo esto mientras se va corriendo.

«Es una disciplina física basada en la capacidad motriz del individuo, desarrollado a partir del método natural. Los practicantes son denominados traceurs y tienen como objetivo trasladarse de un punto a otro del entorno de la manera más sencilla y eficiente posible, adaptándose a las exigencias del mismo con la sola ayuda de su cuerpo. Además, se puede considerar una forma de expresión en cuanto a la libertad, el contacto con todo medio externo y el dominio sobre el propio movimiento natural de cada individuo».

La Agencia de Deportes de Córdoba nos enseña que: «El parkour se practica tanto individual como colectivamente en cualquier entorno, no exclusivamente en espacios urbanos. Cada practicante decide hasta qué punto involucrarse en su entrenamiento y cómo enfocarlo. Su práctica implica la adaptación al entorno para superar los diferentes obstáculos presentes en un recorrido.

Se desarrolló en Francia, inicialmente por Raymond Belle y posteriormente por su hijo David Belle y su grupo de amigos, los autodenominados Yamakasi, a finales de los años 80. La disciplina se popularizó al final de la década de 1990 y al principio de los 2000 gracias a películas, documentales y anuncios televisivos protagonizados por los Yamakasi».

Lo interesante de esta disciplina es que posee principios muy oportunos para traerlos hoy, dado que brindan una orientación clara y sirven de guía a los líderes en los tiempos que corren.

Esos principios son:

1. «Un verdadero traceur nunca pone su vida ni la de los demás en peligro, a menos que sea para salvarla o salvar la vida de alguien más».

Qué decir en plena cuarentena, cuando la mitad del mundo ha pasado el último fin de semana en su casa. El hecho de quedarse en el hogar es para cuidar y cuidarnos. La máxima es: «La única forma de cuidarme es cuidándote».

2. «Un verdadero traceur nunca compite con los demás para ser mejor o para fortalecer su vanidad y orgullo, el Traceur compite contra él mismo, superando sus miedos y límites. Primero uno tiene que superar los límites interiores, antes que los exteriores».

Estar en situaciones de aislamiento es una invitación a nuestros fantasmas. Serán los propios pensamientos los que lideren el bienestar o el disconfort. Dominándolos podremos tener mayor salud, y eso solo será posible para aquellos capaces de enjuiciarse de forma realista, sin ego de por medio.

3. «Un verdadero traceur no molesta a su entorno».

Toda acción que realicemos impacta en los demás, a veces, de forma inusitada e inesperada. Por estos días escuchamos en Argentina la penalización a muchas personas por distribuir información falsa del coronavirus. fake news que buscaban generar angustia o conmoción social.

Por otro lado, tenemos al atletismo, actividad madre de los deportes, constituida por distintas disciplinas que materializan fuertemente un carácter competitivo. Se trata de ser mejor, más rápido e ir más lejos que otro.

Ciertamente es bastante más conocida que el parkour, por lo que no me extenderé en sus particularidades.

Mi propuesta es hacer una comparación entre quien practica parkour (traceur) con el atleta. A partir de allí, analizar sus similitudes y diferencias (ver recuadro).

Vale decir que también poseen sus similitudes: ambos deben tener un control sobre el riesgo que asumen y un entrenamiento riguroso y sistemático.

Como decía al comienzo, se pueden ver ahora las razones fundamentales para elegir ser un traceur antes que un atleta en tiempos de coronavirus. Cambiar el mindset es el reto y el presente una oportunidad regia para hacerlo.

1. Wikipedia.org

2. Cbax.cba.gov.ar

3. Deporteslpr.blogspot.com

Previo Lo que más extrañan los argentinos en cuarentena: familia y amigos
Siguiente Arrollado chocolatoso