Flores disecadas o preservadas


Por Soledad Adjad

Las palabras «flores secas» sugieren melancolía para algunos y para otros simplemente son fuente de inspiración constante.

Existen flores que al tiempo de estar cortadas conservan su textura y color perfectamente, la más conocida por todos es la siempreviva.

Como floristas, diseñadores y decoradores debemos aprovechar las formas que la naturaleza nos regala, las combinaciones y buenos resultados son infinitos. Las flores secas tienen la clara ventaja sobre las frescas de permanecer más tiempo en óptimas condiciones pero podemos animarnos y combinar ambas también. Plantas como totoras, cortaderas, colas de zorro o carozos, ramas, raíces, frutos de todo tipo… No solo las flores son elementos de trabajo llegado el momento de crear.

Si tenemos de dónde cosecharlos, es importante saber que el clima debe estar seco y que hay variedades que es mejor cortar cuando aun no están en su estado máximo de floración, para poder conservarlas más y no perderlas en su posterior manejo. Luego formaremos atados para colgar con la cabeza de las flores hacia abajo en espacios aireados con todo lo recolectado y así, disfrutamos el jardín mientras tenemos en el las flores que más tarde cortaremos para seguir contemplando su belleza, en otro estado, en el rincón de la casa que vayamos a decorar.

También podemos secar flores colocándolas en jarrones con agua y saber que una vez que esta ya no esté, las flores se habrán secado. Existen otras técnicas como glicerina, prensado, blanqueo, teñido y desinfección. Para quienes amamos trabajar con nuestras manos es importante conocer las alternativas para tener mayor libertad al momento de diseñar y realizar más y más cositas bellas.

Previo Cocina en casa: fácil, sabroso y rápido
Siguiente Diversión puertas adentro