Francisco Ayala vuelve sobre sus pasos y revaloriza la moda argentina


Su colección primavera-verano fue presentada en el Sheraton, en la 55° edición de Argentina Fashion Week y en colaboración con Manos Andinas. La misma tiene como finalidad revalorizar las fibras naturales autóctonas de América Latina, con marcado acento en la moda de nuestro país.

TEXTOS. Graciela Daneri. FOTOS. Gentileza.

Diseñador santafesino, pero establecido en Buenos Aires desde tiempo atrás, vuelve sobre sus pasos con la encomiable intención de crear una moda bien argentina (no la que copia la europea) y para ello combina los diseños textiles y el estilo actual: una excepción en la industria nacional.

Su colección primavera-verano fue presentada en el Sheraton, en la 55° edición de Argentina Fashion Week y en colaboración con Manos Andinas. Dicha colaboración tiene como finalidad revalorizar las fibras naturales autóctonas de América Latina, con marcado acento en la moda de nuestro país.

PRENDAS ÚNICAS

Son prendas únicas realizadas íntegramente con tejidos de algodón, «que es la continuidad de la cápsula Invierno en Llamas, donde trabajé con fibras de camélidos», explica el diseñador.

Los géneros fueron fabricados en Catamarca (¡qué maravilla de federalismo!) exclusivamente para Ayala, que trabajó junto a Marisa Camargo en el colorido y motivos para tejer jacquards, tafetanes y gasas modificadas para que la tela resulte resistente, pero «con mejor movimiento y suavidad como lo exige la temporada», señala Fabián Ayala.

Fue elegida una paleta que va desde el color crudo, pasando por los tonos tierra y marrones, todos ellos combinados con palo de rosa o con celestes hielos como la cordillera catamarqueña. Pero incluye además combinaciones estridentes como verde-manzana y violeta; azul como nuestros cielos de montañas y verde Benetton; rojo y blanco o el clásico blanco y negro que realzan el efecto fresco que brindan los algodones.

PROPUESTAS PARA MULTIPLICAR

La propuesta de Fabián Ayala incluye conjuntos para armar y desarmar: faldas, pantalones, palazzos, chaquetas, sacos-sastre, blusas, tops y chalecos; así como vestidos cortos y largos pensados para diversas ocasiones.

En todas sus colecciones trabaja con técnicas artesanales, en las cuales se admiran bordados, tableados y en prendas pintadas a mano por él mismo. Como en sus últimas colecciones el diseñador contó con la curaduría de Marcela Nash y los accesorios para la actual fueron de Byzance y los tocados de Fabiana Pojatti.

Previo Consumo post-pandemia: integrar la voz del cliente es la clave
Siguiente Calanchini en Azopardo Club