Gemas, ese raro misterio…


De la mano de una experta, presentamos un recorrido por el mágico mundo de las piedras preciosas.

 

Por Edith Miroznik German.

La atracción por las gemas tiene un halo de magia y de misterio.

Piedras preciosas, aluden a la belleza innata de la tierra con su fuerza y su seducción, naturaleza pura, tan frágil y paradójicamente tan resistente y sabia.

El ser humano ha gozado desde la antigüedad con la belleza y la posesión de las piedras, dones de la tierra, símbolos de poder y ostentación, usados como amuletos y talismanes, como antídotos y medicina en distintas épocas de la historia.

En los siglos pasados la magia curativa era tan fuerte que, por ejemplo, en el siglo XVIII se vendían esmeraldas en polvo como medicamento.

La procedencia de esmeraldas se remonta a más de 3.000 años atrás, en la época del Imperio del Antiguo Egipto. Esta piedra verde resultaba tan fascinante que los conquistadores españoles llevaron a cabo una campaña sangrienta con el fin de descubrir la localización de las minas en América del Sur. Esta embestida concluyó en 1557 con el descubrimiento de las minas de Muzo y Chivor en Colombia. Buena equilibradora emocional, purifica el espíritu, representa las cinco virtudes de Confucio: sabiduría, sinceridad, generosidad, compasión y modestia.

Los diamantes son la substancia natural más dura, más rara y más densa conocida por el hombre y han constituido una fuente de fascinación desde el año 800 a.C., momento en que fueron presentadas por primera vez a la realeza en la India.

Se le han atribuido los poderes del amor eterno, la buena suerte y la costumbre es asociarlos a la búsqueda de la perfección, la voluntad, el triunfo. Elevan toda la energía física a un nivel superior.
Las primeras noticias sobre la extracción de rubíes se sitúan más de 2.500 años atrás en Sri Lanka. Históricamente, muchos creen que en esta piedra de intenso color rojo se esconden poderes místicos. Se cree que protege y sirve como un amuleto de la suerte, contra el mal de ojo, resguarda contra las malas influencias, simboliza energía vital.

La extracción de zafiros se remontan a una isla en el Sud Este de India. Según la tradición, esta piedra activa el sentido de la verdad, eleva la conciencia y ayuda a sintonizar con el ser superior, los cuerpos astrales y los emocionales, símbolo de verdad, sinceridad y confianza. Su color azul evoca tanto el cielo como el agua e infunde la magia de un firmamento lleno de estrellas.

La amatista es uno de los minerales más importantes del planeta. Piedra semipreciosa de color violeta, con toda la gama posible. Básicamente, su función primordial es la de transmutar todo lo negativo en positivo. Es la piedra de la meditación. Su uso ha estado estrechamente ligado a la religión.

Joyería El Rubi muestra un grado poco común de habilidad virtuosa en la exploración de todo el espectro de las piedras preciosas a través de muy diversas creaciones, ofreciendo una mezcla de elegancia y exclusividad.

Gema: esplendorosa y bella fuerza natural.

Previo Club de lectura
Siguiente Zapatos y carteras que causan furor esta temporada