Hard rock santafesino de exportación


Fireblast tiene muy poco tiempo de “creado”, pero ya se proyecta al mundo, concretamente a Europa. Cinco músicos de nuestro medio que están trabajando sin descanso para próximo su debut.

 

Textos: Romina Santopietro. Fotos: Damián Gallo – gentileza Prensa Fireblast.

Fireblast nace en Santa Fe, Argentina, cuando el guitarrista y compositor Hernán Nori decide grabar algunas de sus canciones, considerando ofrecerlas a otros artistas. Para esto se contacta con Lucas Conforti, guitarrista y dueño del estudio de grabación Deep Wave Recording House, y juntos decidieron coproducir dichas canciones.

 

Para este trabajo Hernán se pone en contacto con Tato Pastor (voz), Ulises Koch (batería) y José Alaluf (bajo), preguntándoles si estaban interesados en participar. Como se conocen desde hace años, todos accedieron.

 

“Estoy en la música desde hace bastante tiempo, siempre de manera independiente. Al no haber mercado en Santa Fe y Argentina en lo que es el hard rock cantado en inglés, siempre supe que mi sueño de lograr un contrato no iba a ser fácil. Por eso apunté a sellos europeos o americanos, que es donde se mueve este tipo de música. Si bien hubo contactos previos, no se concretaba un contrato con un sello internacional que nos distribuya”, explica Hernán Nori, corazón del proyecto.

 

“Durante unos años dejé de lado la música. Había nacido mi nena y me dediqué a otras cosas. Pero no quería renunciar. Así que empecé a componer música otra vez, pensando en escribir para otros artistas. Así es como surgen las canciones y el contacto con Tato, Ulises y José para grabar las ‘maquetas’, los demos. Pero a medida que se fueron grabando los temas nos empezó a gustar el material. ¡Estaba bueno!”, resume Hernán.

 

 

“No habíamos trabajado antes juntos, nos reunimos para este proyecto, a pesar de conocernos todos desde antes”, tercia Tato Pastor, cantante del grupo.  “Esto empezó a tomar forma, ya teníamos ganas de tocar y ser nosotros quienes llevaran adelante este material”, sigue Hernán.

El germen de Fireblast crecía fuerte y rápido.

 

Durante los ensayos y las posteriores grabaciones, todos coincidieron en que las canciones tienen un gran potencial y decidieron forjar la banda. Hicieron un trabajo impecable que les permitió firmar un contrato con el sello inglés Z Records de Liverpool, Inglaterra.

 

En este caso, el disco físico se va a distribuir en Europa y en Estados Unidos. Para nuestro hemisferio contaremos con los temas en versión digital.

 

La banda hace un hard rock melódico con marcadas influencias de diversas bandas del género, y si bien utilizan recursos del mismo, tiene como premisa tener una identidad propia en cuanto a la composición y arreglos, así como también tomar cada canción como si fuera un posible single, evitando por completo temas de relleno.

 

 

“Nosotros recién estábamos formándonos y conociéndonos como banda, cuando veo que este sello -Z Records- buscaba bandas para 2018. Hablamos con los chicos, porque si bien ya teníamos la idea de hacer un video y de tocar en vivo, estábamos en los inicios de lo que queríamos ser. Y cuando sale esta convocatoria, no teníamos más que el disco, con un máster -que no estaba terminado- así que hablamos con los chicos y dijimos ‘¿qué hacemos?’… relata Nori. “Y mandá”, tercia Tato. “Sí, todos optamos por tirarnos a la pileta”, completa Hernán. Y mandaron. En Z Records escucharon, les gustó… y les ofrecieron el contrato.

Ahora… ¡a laburar!

 

“Lo mandamos un sábado a la noche. ¡Todavía no habíamos elegido el nombre! Teníamos 4 ó 5 nombres pero no decantábamos por ninguno. Venía completando el mail y llego al punto de ‘la banda se llama…’ ¡Apa! ¿Cómo se llama la banda? -risas- Ese sábado a la noche elegí Fireblast”, rememora Hernán.

 

“De los nombres seleccionados era el que más nos había gustado”, coincide Tato. “Lo manejamos por el grupo de WhatsApp. Íbamos tirando nombres… algunos quedaban y otros los descartábamos inmediatamente”, confiesa, y ambos se ríen.

 

 

“A los dos días nos respondieron. No teníamos video, ni imagen de banda todavía, así que fue ponerse a laburar para terminar de dar forma al proyecto”, sigue Nori. “Tuvo mucho que ver que la performance individual de los chicos fue la mejor. Esta gente no va a dar una oportunidad a gente de Argentina, de Santa Fe si la música no les cierra. Y se lo confesé a Tato después: en ese mail que yo mandé, me tomé el atrevimiento de mandarles un link de un video de Sick Dog -la banda tributo a Aerosmith que lidera Tato- y les dije ‘esta es la banda tributo de nuestro cantante, para que vean cómo él se desempeña en vivo’. Y evidentemente, les gustó”, cuenta Hernán.

 

 

“En esta industria tienen que conjugarse dos cosas: la música y la imagen”, sigue Hernán. “Además, en estudio, las voces se puede retocar. Pero en vivo no se puede disimular. Si no suena igual, se nota”, agrega Tato.

 

 

Y en vivo, la potencia de la voz del cantante no deja lugar a dudas.

 

 

“Si el -o la- cantante se pone la banda al hombro, a nivel actitud, a comunicarse con el público, la gente responde. Y Tato tiene eso con la gente. No es por tirarle flores porque está acá, es la verdad”, sostiene Hernán. Tato proclama que se pone colorado -no es cierto-, que le da vergüenza -tampoco-, y se ríe. Hay complicidad y compañerismo en las muestras mutuas de admiración.

 

Soñar con los pies en la tierra

 

“Sabemos que esto que estamos viviendo es muy difícil que ocurra. Las probabilidades eran pocas. Creo, de todas formas, que han visto mucho potencial en nuestras canciones. Yo me di cuenta que iba a funcionar, cuando empezamos los ensayos. Cuando escuché cómo sonábamos me di cuenta que la banda iba a sonar excelente en vivo”, afirma Hernán con orgullo.

 

 

“Para el disco, cada uno grabó su parte por separado. Después Lucas -Conforti, ingeniero de sonido y segunda guitarra de Fireblast- y Hernán mezclaron las pistas para lograr el sonido que queríamos. Pero ahora, en los ensayos, vemos que la banda suena muy bien. Casi no hay diferencia con el disco”, asegura Tato, entusiasmado.

 

 

El proyecto les encanta, la apuesta es fuerte y tan grande como la pasión con la que encaran Fireblast.

 

 

“Elegimos hacer las canciones en inglés para que sean más auténticas. Este estilo de música nació con este idioma. Se puede hacer muy bien con líricas en español, pero no va a sonar tan auténtico como en su idioma original, su lengua madre que es el inglés. Entonces, al cantar en ese idioma se comprueba que una banda santafesina puede reproducir lo que escuchábamos siendo más chicos, de grandes artistas, de una manera realmente profesional. Para que a quien lo escucha, le suene a una banda representativa del estilo”, explica Tato. Y sigue: “si bien planteamos hacer todo de la mejor manera, los que hacemos esta banda no somos ningunas estrellas. -se ríen- Todos nuestros amigos nos conocen, tomamos porrones como cualquier mortal”.

 

 

A las pocas semanas de firmar con este sello, en Europa la nota que circuló afirmaba que “la nueva promesa del hard rock viene desde Santa Fe, Argentina”, info que levantaron medios de Inglaterra, Italia, Rumania, Rusia y Francia.

 

 

“Entrábamos a las páginas de medios de Europa y vimos la nota en los distintos idiomas… todavía no los podemos creer”, cuenta Tato. “Trato de no sacar los pies de la tierra. En este ambiente nos hemos dado muchos cabezazos contra la pared, nos hemos hecho muchas ilusiones… Estamos muy entusiasmados, todos los chicos de la banda. Lo estamos disfrutando, pero no queremos delirar. Vamos paso a paso”.

 

El próximo paso es presentar a Fireblast en vivo. “Queremos mostrar lo que podemos hacer en vivo, que se vea que la banda se puede plantar en un escenario y hacer tan buena música como en el disco. Dar un show profesional y contundente”, adelanta Tato.

 

 

“Lo bueno de todo esto es que el primer sello que lo escuchó, le gustó. Y es un sello extranjero. Entonces sabemos que más allá de familiares y amigos a los que les gusta lo que hacemos, hay gente que lo aprecia también”, opina Hernán.

 

 

“Estamos trabajando muchísimo para que la banda suene muy bien”, dice Tato. Y Hernán agrega: “Queremos sonar en vivo como en el disco. Y eso se puede hacer cuando contar con la calidad de músicos como los que tenemos”.

 

 

“Si el disco pega allá y podemos tocar en otro país, yo ya me puedo morir tranquilo. De todas maneras, que ya nos estén escuchando en radios de allá es un sueño cumplido”, cierra Tato.

 

De estreno

Fireblast quiere foguearse frente al público, y está preparando la presentación en vivo para el 17 de mayo, en Tribus.

 

Recientemente se estrenó el video oficial de su primer single “Frozen Tears” que será parte de su álbum debut, cuya fecha de lanzamiento está prevista para el próximo mes de junio, vía Z Records.

 

 

Facebook: fireblast.band/

Instagram: fireblastband/

Previo Los reyes de la casa
Siguiente Los zapatos