Huerta en casa


Por Soledad Adjad

A la hora de ubicar una huerta en nuestro jardín es muy importante saber que la cantidad de horas de exposición al sol de los cultivos es lo que determinara su buen desarrollo, 4 a 6 horas diarias de sol es lo ideal. Las hortalizas de fruto como el tomate, berenjena, zapallo, entre otras necesitan más horas al sol que las hortalizas de hoja como la lechuga o rúcula dentro del rango mencionado. Si la zona de huerta recibe demasiado sol en verano, se aconseja cubrir con media sombra y en caso de heladas con tela anti helada.

Dónde y con qué realizarla

Podemos realizar la huerta en la tierra o en cajones elevados, para facilitar la labor y para evitar por ejemplo que los animales de la casa la arruinen. Para realizar huerta en macetas y/o cajones tener en cuenta que para hortalizas de raíz como la zanahoria mantener una cierta profundidad… con buenas perforaciones para el drenaje.

El sustrato es otro punto importante, debe ser suelto, liviano y con mucha materia orgánica, es bueno mezclar tierra fértil con compost como abono orgánico, también perlita y todo lo que ayude a dar porosidad a la mezcla.


Para adelantar la cosecha podemos comenzar la siembra en almácigos y conservarlos en lugares con humedad y temperatura optimas hasta el momento de trasplantar a la huerta definitivamente.

Plagas, enfermedades y riego

En caso de plagas y/o enfermedades se utilizarán preparados caseros: alcohol de ajo para ácaros, pulgones y gusanos y jabón blanco para mosca blanca y arañuela.


La huerta necesita riego frecuente, con mayor intensidad en verano y menor en invierno, volviendo a aumentar la frecuencia con el comienzo de la primavera. En verano se recomienda regar por la mañana temprano y en invierno durante las horas de sol, recordando que el exceso de agua produce enfermedades e incluso la muerte total de la planta.

Previo La despensa
Siguiente Los mejores destinos para conocer la nieve