Ideas para abrigar la casa


Los fríos días de invierno invitan a quedarse puertas adentro y disfrutar de nuestro hogar. Pero qué pasa si el interior no es tan confortable como desearíamos. Aquí algunas claves para hacer de tus ambientes espacios cálidos.

Agregar mantas. Además de generar una gran sensación de confort los textiles sirven de abrigo a la hora de disfrutar de una peli, leer un buen libro o simplemente disfrutar de un té en el sofá. Cualquier ambiente que se precie de ser cálido, sin duda incluye una pila de tus mantas preferidas.

Cortinas adecuadas. Una sencilla alternativa que puede sumar temperatura a tu hogar es la elección de cortinas de géneros gruesos y pesados. Buenas opciones son el terciopelo o el lino rústico. El calor se escapa especialmente por las ventanas por ello los tejidos como el terciopelo o el lino rústico aportarán abrigo, elegancia y confort.

Alfombras. Además de decorar y delimitar espacios las alfombras son aislantes y aportan calidez visual. Actualmente son tendencia las de lana y pelo largo, ambas son grandes aliadas del aislamiento y el calor.Las de coco, yute o hilo sisal -también de moda- son buenas alternativas para los alérgicos. El único detalle a tener en cuenta antes de sumar alfombras a tus rincones es saber que la acumulación de polvillo puede ser un problema, por lo que se deben aspirar periódicamente.

Luces cálidas. La iluminación también influye a la hora de dar calor a un espacio. Los puntos de luz suave y de tonalidad amarilla, especialmente las velas, generan un clima aún más cálido.

Ropa de cama abrigada. Pocas cosas son tan agradables como sentirse abrigado y calentito a la hora de dormir, es por ello que elegir correctamente la ropa de cama es un detalle muy importante especialmente en invierno. Las sábanas y fundas de lana o algodón son las indicadas ya que transpiran mucho mejor que las sintéticas, además es importante que sean agradables al tacto.

La importancia del color. Ciertos tonos, como los ocres, los marrones, los beiges y los rojos, suman calor a un espacio con solo mirarlos. Incorporalos en almohadones, mantas, alfombras, cuadros y elementos decorativos; el efecto que producen no va a pasar desapercibido.

Revestir paredes. ¿Tenés paredes frías? La madera puede ser la solución. Forrar las zonas más frías de la casa con este material (también pueden utilizarse telas o materiales como el corcho) ayudará a mantener el calor, además de aportar una rusticidad que aportará calidez al ambiente.

Previo Las tendencias tecnológicas de la década
Siguiente ¿Cuáles serán los cambios del mercado laboral post Covid?