Inglaterra: historia viva y palpable


Londres es enorme, vibrante y verdaderamente multicultural,  rico en palacios, tradición y leyendas. 

Londres es una de las grandes ciudades del mundo. Situada en el sureste de Inglaterra, en el río Támesis, es la capital del Reino Unido y su centro político, cultural y comercial desde hace siglos. La actual metrópolis es muy distinta al puñado de viviendas que se erigieron originalmente para albergar a los comerciantes del río en sus viajes hacia el mar. Fueron los romanos los que dieron impulso al asentamiento con la fundación del importante fuerte estratégico de Londinium para defender el Támesis de las tribus célticas que por entonces trataban de invadir la isla.


Hoy en día, el enorme tamaño de la ciudad puede resultar desalentador a primera vista, ya que se extiende a lo largo de 1.500 kilómetros cuadrados en una inmensa llanura. Sin embargo resulta muy sencillo desplazarse por la urbe gracias a la extensa red de metro (tube).

Pero la vivacidad y el encanto de Londres se extienden más allá de la Circle Line, la línea de metro que rodea el centro de la ciudad. Zonas residenciales como Richmond (suroeste), Hampstead (norte), Hoxton (este) o Notting Hill (oeste) tienen su propio ritmo y encanto. Al mismo tiempo que la población de la ciudad se acerca inexorablemente hasta los 10 millones, Londres sigue creciendo y prosperando. La capital es hogar de 37 grupos de inmigrantes, cada uno compuesto por más de 10.000 personas. En sus calles se hablan más de 300 idiomas diferentes. Este auténtico carácter multicultural se hace evidente en cada calle (y en muchos de los restaurantes) y es uno de los motivos clave por los que la gente ama a esta ciudad.


Los turistas llegan por primera vez atraídos por la historia y la pompa real, pero después vuelven por el encanto del Londres moderno, su extraordinaria vida cultural, su vibrante movida nocturna como su escena musical, cinematográfica, culinaria y de la moda. Los edificios más altos de la ciudad se encuentran en el lugar donde la evolución y el optimismo que se respiran se hace más patente. Los Docklands y la City (con su nueva y famosa torre “Gherkin”) se han desarrollado mucho en los últimos años. Durante los veranos, los hermosos y abundantes espacios verdes de la ciudad se llenan turistas para disfrutar de los calurosos días, mientras que las terrazas al aire libre aparecen por todos lados. Durante el invierno, uno puede olvidarse momentáneamente de los cielos grises y la lluvia en alguno de los numerosos y acogedores pubs.

Otoño y primavera son probablemente las mejores épocas para visitar la ciudad , ya que abundan los cielos claros y soleados.

Imperdibles

*London Eye

El London Eye (“Ojo de Londres”), también conocido como Millennium Wheel (“Noria del milenio”), es una noria-mirador de 135 m situada sobre el extremo occidental de los Jubilee Gardens, en el South Bank del Támesis.

El borde del London Eye está soportado por cables de acero tensados y se asemeja a una enorme rueda de bicicleta.


*Palacio de Westminster

También conocido como The Parliament (“el Parlamento”), alberga las dos cámaras del Parlamento del Reino Unido (la Cámara de los Lores y la Cámara de los Comunes). El palacio, que es uno de los cuatro lugares Patrimonio de la Humanidad de la ciudad de Londres, declarado por la Unesco en 1987, se encuentra situado en la orilla norte del río Támesis, en la ciudad de Westminster, cerca de otros edificios gubernamentales en Whitehall.

El edificio es un ejemplo del estilo neogótico. Una de las características más notables del palacio es la torre del reloj, otra atracción turística que alberga la campana llamada Big Ben, nombre asignado erróneamente al reloj de la torre.


*Abadía de Westminster

Se encuentra al otro lado de Parliament Square. Se trata de un majestuoso edificio de estilo gótico en el que innumerables miembros de la realeza británica han sido bautizados, coronados, casados o enterrados. Algunas de las principales atracciones de la abadía son la Capilla de Enrique VII, el Rincón del Poeta y la Silla de la Coronación.


*Palacio de Buckingham

Es la residencia oficial del monarca británico en Londres. También se utiliza para ceremonias oficiales, visitas de Estado y visitas turísticas. Es famoso por albergar la Royal Collection, extraordinario conjunto de obras artísticas fruto del coleccionismo real. El palacio es un punto de reunión de los británicos en tiempos de crisis y de festividad.

El “Palacio de Buckingham” o, simplemente, “El Palacio”, también es la metonimia utilizada para designar la fuente de comunicados de prensa provenientes de la familia real británica.

El palacio, originalmente conocido como Buckingham House, era en un principio un petit hôtel construido para el primer duque de Buckingham en 1703 y adquirido por el rey Jorge III en 1762 para convertirlo en residencia privada. En los siguientes 75 años sufrió una serie de ampliaciones dirigidas por los arquitectos John Nash y Edward Blore (1850), creándose tres alas formando un patio central abierto.

Otros lugares para conocer: Trafalgar Square, Tower Hill, Catedral de San Pablo, Museo Británico, Museos de South Kensington, Tate Britain, Parques de Londres.

Previo Plasma Rico en Plaquetas, una terapia regenerativa
Siguiente Patagonia, naturaleza que hechiza los sentidos