Islas Galápagos, paraíso prehistórico


Paisajes sobrecogedores, animales milenarios que aún caminan por la Tierra, una biodiversidad sorprendente y rastros geológicos que hablan de una historia de casi cinco millones de años, son tres características únicas que cautivan a quienes realizan viajes a las Islas Galápagos, un territorio aún indómito donde conviven casi dos mil especies endémicas, entre ellas las famosas tortugas terrestres gigantes que fascinaron a Darwin.

El archipiélago de las Islas Galápagos se encuentra situado en el Océano Pacífico, a 960 kilómetros de las costas occidentales de Ecuador. Está constituido por un conjunto de trece islas de origen volcánico y más de un centenar de islotes y afloramientos rocosos.

Su principal fama proviene del sorprendente endemismo que toma vida entre sus islas, siendo hogar de un sinnúmero de especies que no se pueden encontrar en ninguna otra parte del planeta, tales como las tortugas gigantes, el pingüino de Galápagos, los pinzones de Darwin, el piquero de patas azules y varias especies de iguanas, entre muchas otras.

Sus exóticos paisajes no se asemejan en nada a otras islas del Pacífico, al contrario, son más bien áridos, en muchos casos remiten a escenarios lunares, con enormes campos de lava, formaciones rocosas, bosques de cactus y conos volcánicos. Sus paisajes marinos, mientras tanto, albergan volcanes subterráneos, fondos rocosos, paredes verticales y arrecifes de coral, constituyendo el hogar de una extraordinaria biodiversidad de especies.

El archipiélago es casi en su totalidad un parque nacional, mientras que el mar de sus entornos es una reserva marina. Solo cuatro de sus islas se encuentran habitadas, siendo el principal asentamiento humano el poblado de Puerto Ayora en Isla Santa Cruz. Otros asentamientos menores, corresponden a Puerto Baquerizo Moreno en San Cristóbal, Puerto Villamil en Isabela y Puerto Velasco en Floreana.

¿Cómo viajar a las Islas Galápagos?

Desde las ciudades ecuatorianas de Quito y Guayaquil hay vuelos regulares que realizan viajes a las Islas Galápagos, arribando a los dos aeropuertos del archipiélago: el Aeropuerto Seymour en la Isla Baltra y el Aeropuerto de San Cristóbal ubicado en la isla del mismo nombre.

El Aeropuerto Seymour en la Isla Baltra, es el que recibe la mayor parte de los vuelos, teniendo una posición más céntrica en el archipiélago, en comparación al otro aeropuerto. Desde el lugar, se pueden tomar colectivos gratuitos que transportan hacia el muelle, donde es posible embarcarse hacia Puerto Ayrora en la Isla Santa Cruz, donde se concentran la mayor parte de los hoteles.

Por otra parte, desde el Aeropuerto San Cristóbal, situado en la isla del mismo nombre, se pueden tomar taxis o caminar (la distancia no es grande) a Puerto Baquerizo Moreno, principal poblado de la isla.

Un pinzón de Darwin en una playa de las Islas Galápagos.

Si bien siempre puede ser un buen momento para realizar viajes a las Islas Galápagos, es importante tener en consideración que existen significativas diferencias a lo largo de los meses, en relación al clima y la posibilidad de avistamiento de especies.

En términos generales, se suele considerar que el archipiélago cuenta con dos estaciones climáticas: Estación Caliente y Estación Seca, ambas influenciadas por la corriente fría de Humboldt y la cálida de El Niño. La primera, que transcurre entre enero y mayo, se le conoce como Estación Caliente o Estación Lluviosa, mientras que la segunda, que se extiende entre junio a diciembre, se le conoce como Estación Seca.

En general los principales sitios para ver, son aquellos que permiten apreciar la diversidad de especies de las Galápagos. Para el caso de las exóticas tortugas gigantes, hay centros de cría en las islas Santa Cruz, Isabela y San Cristóbal, sin embargo, la experiencia más fascinante se relaciona a verlas en estado de libertad. Algunos de los mejores lugares para esta experiencia, son las tierras altas de Isla Santa Cruz, en ranchos como El Chato y Manzanillo.

Las iguanas, son otra de las especies más buscadas por quienes realizan viajes a las Islas Galápagos, existiendo tres tipos terrestres y una marina. Entre los sitios más famosos para observar este tipo de reptiles, destaca la Isla Santa Fe, hogar de una especie terrestre de color amarillo claro, que solo vive en esta isla. Otro lugar de interés es Punta Espinoza, dentro de la Isla Fernandina, donde habitan las mayores concentraciones de iguanas marinas del archipiélago.

Las Islas Galápagos son también famosas por sus tortugas gigantes.

Los lobos marinos se pueden encontrar prácticamente en todas las costas de las islas, sin embargo, sitios privilegiados para nadar con ellos o fotografiarlos tomando el sol, son Bahía Gardner en Isla Española y la Lobería de Isla San Cristóbal. Referente a las aves, en general se consideran a las islas Española y Seymour, como los mejores destinos, albergando inmensas colonias de albatros, alcatraces patiazules y las exóticas fragatas con su bolsa roja hinchada.

Previo Pan de calabaza
Siguiente 5 tendencias en maquillaje para noche