Johnson, Schwarzenegger, Eastwood: hijos que siguen los pasos de papá


Por Barbara Munker
dpa

 

No tiene las fuerzas de “Terminator” como su progenitor, pero Patrick Schwarzenegger tiene mucho en común con su padre Arnold. Al joven de 24 años le gusta llevar los típicos pantalones de piel tiroleses, que remiten a las raíces austriacas del actor y ex gobernador de California.

 

Además ha heredado su amplia sonrisa y sigue sus pasos en el mundo de la interpretación, aunque por el momento no encamina su carrera hacia el cine de acción. Su nueva película, “Midnight Sun”, es un conmovedor drama romántico.

“Me encanta un buen melodrama”, reveló el actor nacido en California en Cosmopolitan, en su edición estadounidense. Asimismo confesó que a menudo se le caen las lágrimas viendo películas, algo que el espectador seguramente hará también viendo “Midnight Sun”. El hijo mayor de Arnold Schwarzenegger y Maria Shriver, descendiente de los Kennedy, interpreta a un joven que se enamora de una chica (Bella Thorne) que padece una enfermedad rara y no puede soportar la luz del sol.

Se trata del primer protagónico de este hijo de actor famoso, que ya en 2013 participó en “Grown ups 2”, junto con Adam Sandler y después en la comedia de terror “Scouts Guide to the Zombie Apocalypse”.

Acerca de la carrera ejemplar de su padre, Patrick comentó: “Me da determinación para realizarme por mi mismo y hacerme con un nombre propio”.


Y ese es el que se está labrando Dakota Johnson (de 28 años) con la triología erótica de “Fifty Shades of Grey”, que la ha convertido casi tan famosa como sus padres, la actriz Melanie Griffith (“Working Girl”/ “Armas de mujer”) y Don Johnson (“Miami Vice”). Sus padres le dieron apoyo peno para este papel en que tiene que mostrar tanta piel. “Atención mundo, llega ella” escribió en Twitter la orgullosa madre, Griffith, cuando a su “preciosa hija” le dieron el papel en 2013.


Un apellido famoso puede servir de lanzamiento para una carrera, sobre todo cuando los padres aparecen junto a sus retoños. Will Smith introdujo de pequeños en los rodajes a Willow y Jaden, sus hijos con la también actriz Jada Pinkett, A los siete años, Willow (que en la actualidad tiene 17, participó en “I Am Legend” haciendo de su hija. Con nueve años fue su hijo Jaden (ahora de 19) quien actuó junto a él en “The Pursuit of Happyness” (2007).

“Es fantástico que mis hijos quieran actuar. Es con lo que yo más les puedo ayudar”, dijo entusiasmado Smith durante uno de los estrenos de “I Am Legend”. También volvieron a hacer de padre e hijo en “After Earth”, aunque entonces las críticas no fueron tan buenas y recibieron en 2014 la Frambuesa de Oro a la peor pareja delante de la cámara. Mejor le fue a Jaden en solitario con el remake de Karate Kid.

Johnny Depp rodó con su hija Lily-Rose, nacida de su relación con Vanessa Paradis, en las películas “Tusk” y “Yoga Hosers”. La joven de 18 años, que ha trabajado de actriz y modelo, se mostró agradecida con sus padres en una entrevista con la edición británica de la revista Vogue: “Siempre confiaron en mí, en que sea independiente y que tome mis propias decisiones”.


Mamie Gummer (de 34 años) no puede negar de quien es hija. Es calcada a su madre, lo que en realidad ha sido un inconveniente para su carrera, según ella misma ha contado. La mayor de las tres hijas de la actriz no ha podido presentarse nunca para un papel sin ser reconocida. Pero pudo mostrar su talento en la tragicomedia “Ricki and The Flash” (2015), en la actuó junto a su madre, aunque interpretaba a una hija distanciada de su madre.

También Colin Hanks (“Jumanji: Welcome to the Jungle”) tuvo que luchar durante mucho tiempo por su imagen. El hijo de 40 años del oscarizado Tom Hanks quiso tomar distancia de la imagen de chico bueno de su padre. En la serie de televisión “Dexter” encarnó a un asesino en serie. En una entrevista con el diario Los Angeles Times dijo que le gustaba dar un poco de miedo a la gente.

También tienen un apellido famoso Max Irons (de 32 años, “The Host”, “Woman in Gold”) y Scott Eastwood (de 31 años). Irons se lamentó en una entrevista con el diario The Independent de que siempre le pregunten por su padre Jeremy. Comentó que no le gustaría que le señalaran por nepotismo y aseguró que no tiene interés alguno en rodar con su padre.

Por su parte, Scott Eastwood aseguró en una entrevista con la web de entretenimiento Yahoo7 B que había trabajado duro para conseguir éxito en Hollywood. Lo que tenía, dijo, se lo había ganado él, no su legendario padre Clint Eastwood. Incluso para los pequeños papeles que hizo en las películas de su padre, como “Flags of Our Fathers” y “Gran Torino”, tuvo que acudir a audiciones con su padre. “Creo que no le gusto en sus películas‘” bromeó Scott en un programa de televisión.

Pero ahora le va bien sin su padre. Consiguió el papel principal en la película romántica “The Longest Ride” e hizo pequeñas apariciones en “Snowden”, “Suicide Squad” o “Fast & Furious 8”, pero ahora se le puede ver junto a John Boyega, uno de los nuevos rostros de “Star Wars”, en la película de acción “Pacific Rim: Uprising”, producida por Guillermo del Toro, que se estrena este viernes en diversos países.

 

Previo Científicos descubren cómo hacer cerveza sin lúpulo, más sostenible y con el mismo sabor
Siguiente Margot Robbie mostrará Shakespeare desde punto de vista femenino