Karen Folklore: crecer en la música


En una nota realizada a través de teléfono y mail, acorde a las nuevas normalidades, Karen nos cuenta cómo se inicia su camino en la música folklórica y cómo planea festejar sus 11 años de trayectoria.

Textos. Romina Santopietro. Fotos. Juan josé Coronado y gentileza de la artista.

La nota fue a distancia, pero ello no impidió que Karen muestre su calidez y su alegría. En un divertido ida y vuelta de preguntas y respuestas desgranó su historia, su amor por el folklore y sus sueños.

Karen Ynvinkebried, Karen Folklore, es cantante, bailarina, docente y productora y conductora del programa Nuestra Tierra.

¿Cuándo nace tu amor por el canto?

-Yo creo que este amor nació conmigo, de hecho mis papás me querían poner Yamila, por Yamila Cafrune, luego me lo cambiaron diciendo: «Si sale cantora, buenísimo, ella decidirá», (risas), por eso, siempre pensé, que de algún modo, mi camino ya estaba marcado, aparte crecí escuchando voces muy reconocidas del cancionero folklórico como Horacio Guaraní, La Sole, El Chaqueño, Mercedes Sosa, Orlando Vera Cruz, entre tantos otros que fueron y son escuelas para mí.

¿Cómo te definiste por las raíces folklóricas?

-Un poco el cosechero de eso fue mi papá que es muy amante del folklore, yo de chiquita lo miraba cuando se ponía a cantar en casa y por ahí lo acompañaba tarareando algunos de sus temas. Luego a los 8 años comencé a bailar folklore y de ahí se reforzó mi cercanía a este género, me enamoré de todo su contexto porque hoy en día pienso que el folklore está en cada momento, no solo cuando canto, lo adopté como una forma de vida, mis «boliches» fueron las peñas (risas).

¿Hay antecedentes en tu familia en la música?

-¡Una historia de artistas diría yo! Porque aparte de mi papá, me contaron que tenia tíos y tías, que cantaban o bailaban folklore como mi mamá, flamenco, tango… en las reuniones familiares no podía faltar la guitarreada y yo en muchas ocasiones me dormía escuchándolos porque era chica… o me hacían cantar «Lunita Tucumana» de Atahualpa Yupanqui que fue la primera zamba que aprendí.

¿Dónde te formaste, o sos autodidacta?

-Comencé siendo autodidacta, cantaba acompañada por mi papá y luego él me enseñó algunas técnicas que había aprendido, pero cuando emprendí el canto como mi camino a seguir, comencé a tomar clases con diferentes profesoras de mi ciudad, actualmente me sigo formando y como me gusta mucho conocer y porque tengo el lema de «Un Artista jamás termina de aprender», me recibí en 2018 de Profesora de Danzas Folklóricas en el Liceo Municipal «Antonio Fuentes del Arco» y actualmente sigo estudiando en el Instituto de Música de la UNL la Licenciatura En Música Popular y el Profesorado de Música. Además fui a talleres de teatro que, junto a la danza, me dieron herramientas para expresarme en los escenarios.

¿Recordás tu primer aplauso? Contanos.

-¡Si! De hecho hace poco lo refresqué porque subí a Youtube un video de mi primera actuación en octubre del 2009 cantando una huella, «Profecía» de Jorge Milikota. Me generó una emoción muy profunda volver a recordar ese aplauso luego de 11 años, porque me hizo pensar en todo lo vivido hasta hoy y que gracias a esa respuesta de la gente inicié este camino con firmeza.

¿Cómo se inicia tu recorrido en la música?

-Por esa primera actuación que relaté más arriba, era el cumpleaños de un amigo y me invitó a cantar a su peña, así que con Andrés Santillán (en ese tiempo mi profe de guitarra) un amigo y mi hermano nos presentamos en la peña justo un 3 de octubre (para mí una fecha inolvidable). Realmente comenzó como un juego, pensé que mi actuación terminaba ahí, ¡pero no! me comenzaron a invitar a otros lugares, a medios de difusión, y cada vez fuimos creciendo más, perfeccionándonos, llegando a escenarios impensados como el del Festival de Guadalupe, el Festival del Pescador, La Doma de San Justo, Las Peñas callejeras de Cosquín, Buenos Aires, logrando reconocimientos como en el Encuentro de Recitadores, narradores y decidores en Coronda nombrándome madrina de su evento, como así también de la Agrupación de danzas Mainumbi de Arroyo Leyes, El festival del Agua y el Canto y el Río Colastiné, nominaciones que nos incentivaban pero que además nos daban un compromiso de estar presentes cada año, con nuevas propuestas que contribuyeron a profesionalizar año a año nuestro proyecto artístico y llegar a lo que hoy es Karen Folklore.

¿Quiénes son tus referentes?

-En mis comienzos fue Roxana Carabajal y Tamara Castro, admiraba la fuerza con que cantaban arriba de los escenarios y de ellas tomé eso para comenzar a forjar mi estilo, luego con el tiempo conocí a otras artistas que también fueron escuelas para mi formación, como La Bruja Salguero, Mercedes Sosa, Liliana Herrero, Lucia Ceresani, Natalia Barrionuevo, La Sole, Teresa Parodi… de todas fui observando y tomando aspectos que me gustaban para enriquecer no solo mi repertorio sino mi puesta en escena, porque soy de estar en cada detalle, desde la vestimenta, el peinado, los accesorios, hasta lo que se proyectará en pantallas; en todas trato de trabajar para que transmita el mensaje que quiero dar no solo cantando sino desde lo visual, que sea un todo y que tenga sentido porque… «No es solo cantar» como digo siempre (risas).

¿Tenés alguna cábala antes de salir al escenario?

-¡No suelo tener cábalas! Si necesito estar muy relajada a la hora de cantar, así que el meditar y estar un momento a solas conmigo me sirve muchísimo. Antes de subir a los escenarios, me concentro y trato de ubicarme en el presente y en lo que debo hacer aunque la ansiedad previa sigue estando hasta hoy.

Vamos a develar un mito: ¿todos los cantantes cantan en el baño? ¿sos de cantar en la ducha?

-¡¡¡A todo ritmo!!! (risas). De hecho escucho música al ducharme y arriba hago mi espectáculo, les hago voces a los artistas que cantan, me pongo a jugar con eso y lo disfruto mucho, igual vivo cantando así que la ducha no es el único lugar (risas).

En estos 11 años de carrera debés tener muchísimas anécdotas. Contanos una que atesores.

-¡Muchisimas! Pero se me viene a la cabeza una anécdota muy graciosa y sucedió en San Justo, era la segunda vez que habíamos ido a la peña preselectiva de la doma. Nos presentamos, actuamos y al final de la peña darían los nombres de quienes iban actuar en el escenario mayor, como esto se alargó porque habíamos tocado temprano, nosotros éramos chicos y queríamos andar por todos lados, decidimos salir de la peña e irnos a recorrer el lugar un rato, pero nos demoramos y nos enteramos que habíamos ganado, por teléfono, cuando mi papá nos llamó diciendo que habían dado los resultados y que nos apuremos para buscar el premio, salimos corriendo nuevamente a la peña y por suerte nos habían guardado el puesto y el reconocimiento (risas). Una anécdota que al recordarla aun nos reímos mucho.

En este contexto ¿Cómo celebraste este aniversario ?

-Lo celebré con una actuación vía streaming que formó parte de un ciclo que lanzo el Ministerio de Cultura de la Provincia de Santa Fe desde el inicio de la pandemia para ayudar a los músicos, la actuación se hizo en el Centro Cultural Provincial Paco Urondo y fue retransmitido no solo en las redes sociales del gobierno, sino que también pudo disfrutarse desde el canal 5rtv. Así que para los que formamos parte de este proyecto fue una felicidad inmensa, ya que personalmente pensaba que este año se iba complicar el festejo, por suerte, las cosas se dieron para poder hacerlo y celebrar con música; y como yapa el 6 de noviembre haré otra actuación con el mismo formato de streaming en la sala de UPCN, siguiendo con el festejo de los 11 años. Además de antemano celebrando el Día de la Tradición con los temas mas populares de nuestro repertorio, así que… ¿Qué más puedo pedir?

¿Quiénes acompañan a Karen Folklore?

-En los escenarios me acompaña Jorge Ojeda en teclado, Guillermo Toledo en guitarra, Gabriel Weppler en bajo y Javier Ojeda en batería, amigos que están dispuestos a tocar siempre, pero detrás también hay mucha gente que nos acompaña, la familia siempre presente, los amigos que colaboran cuando hacemos beneficios para viajes o como el año pasado que festejamos los 10 años con un gran almuerzo criollo y trabajaron más de 40 personas, cocinando y organizando todo para que salga de la mejor manera. ¿Cómo no voy a estar agradecida por eso? Creo que soy una bendecida de tener a muchas personas que hacen que este lindo pero difícil camino que desandamos de forma independiente, se torne menos áspero en algunos momentos.

¿Cuáles son los proyectos a futuro?

-Comenzar a grabar nuestro tercer material discográfico porque si bien grabamos otros materiales denominados «Embrujo» y «Noche de Viernes», este tercer material iba a seguir reforzando el camino emprendido. De hecho ya tiene nombre, se denominara «Pasos»,pero por las cuestiones de público conocimiento debimos frenar el proyecto, así que ni bien finalice la pandemia saldremos de casa y entraremos al estudio; y por supuesto en paralelo cuando se habiliten nuevamente los espectáculos con público, queremos poder seguir cantando y recorriendo Santa Fe y el país.

Sección sueños: ¿en qué lugar del mundo te gustaría cantar?

-En primer lugar me gustaría cantar en todo el país, soy muy nacionalista, amo mi territorio, creo que cada provincia, tiene su magia, su gente y seria un desafío que escuchen a una santafesina cantando canciones norteñas, cuyanas, sureñas, aprendería muchísimo de esas experiencias.

Afuera de mi país quisiera cantar en Venezuela, Perú, México, España o Italia me atrae mucho la cultura de esos países y porque además de mi sangre suizo-alemana tengo raíces españoles e italianas.

¿Con quién te gustaría hacer una colaboración o un duetto?

-Me gustaría mucho hacer un dúo Con Roxana Carabajal, Liliana Herrero, Soledad, Teresa Parodi y Milena Salamanca me encantan sus proyectos, siento que son mujeres con una presencia muy fuerte en los escenarios con un estilo muy marcado, seria un honor compartir música con alguna de ellas.

¿Qué sueño cumpliste gracias a la música? ¿Cuál es el siguiente en la lista?

-Haber podido cantar con grandes artistas que admiraba cuando bailaba folklore como el Cuervo Pajon, Peteco Carabajal, Franco Ramírez, entre tantos otros, haber podido cantar el Himno Nacional Argentino en el Festival del Agua y el Canto y en El Festival de Guadalupe, haber conocido las peñas de Cosquín y el folklore que se respira en Santiago del Estero.

Mi próximo sueño es que mi disco «Pasos» sea una realidad a corto plazo y a largo plazo, subirme a un colectivo con todo mi grupo recorrer el país cantando, disfrutando de la cultura folklórica y por supuesto, poder cantar en los dos escenarios folklóricos más importantes: Cosquín y Jesús María.

Previo Las etapas personales del cambio
Siguiente Contorno de ojos: cómo cuidarlo