La historia de Scoop


Silvana Roude es Contadora Pública Nacional y practicó deportes desde los 8 años: natación, tenis y hockey. Se enamoró del deporte en equipo, “poder correr en una cancha te permite superar objetivos de crecimiento personal”, asegura.


Se especializó en emprendimientos debido a su trabajo en el Ministerio de la Producción: los contadores están preparados para hacer balances de grandes empresas, “pero facilitar y ver crecer a un emprendedor que años después será una Pyme es un privilegio de pocos”.


Recorrió la provincia de Santa Fe visitando emprendimientos de diversas actividades y tuvo el privilegio de comprender el esfuerzo que significa invertir tiempo y dinero en la promesa de una rentabilidad emocional y económica.


El emprendedor tiene sueños en los que invierte dinero y tiempo.
Scoop nació como un sueño destinado a vestir de manera diferente a las niñas que practican hockey sobre césped, lleva una camiseta de la que se uno se enamora y se dedican horas priorizando diversión y sueño.


“Así lo hice yo a mis 13 años en el Club El Quilla de Santa Fe. Además de eso, mi función en el Ministerio de la Producción me acerca a una problemática real: no hay ropa de niñas que tengan problemas de sobrepeso. Están ‘obligadas’ a vestirse de mujeres grandes por los talles y eso no puede pasar”.


“Felizmente tenemos una nueva Ley Nacional de Talles que esperemos dará resolución a esta problemática pero asimismo, significa la oportunidad para los emprendedores de todo el país, y obviamente para la provincia de Santa Fe. Hay que empezar de cero, fabricar y vender ropa para los y las argentinas”, afirma Silvana.


Construir una marca


Construir una marca requiere básicamente: elegir un mercado que abastecer y tener una demanda real; invertir dinero y paciencia en dar a conocer la una propuesta diferente; capacitarse y mejorar la oferta en forma permanente; pero principalmente, entender a la demanda o mejor aún, marcar una tendencia que sigan todos y se ponga de moda. Ahí las ventas llegan solas.


“Scoop es para todas pero principalmente, para que las niñas que se inician en el deporte cualquiera sea, se vistan de niñas con muchos colores y múltiples diseños. Todo personalizado. La ropa importada no compite con eso. De argentinas para argentinas. De santafesinas para santafesinas”.

Previo Brindis en la DAIA
Siguiente Casa Satuf: crear tu propio estilo