La importancia de entrenar el equilibrio


Entrenar el equilibrio no significa aprender a andar en la cuerda floja, sino reforzar la musculatura y trabajar ciertos ejercicios que pueden mejorar tu estabilidad.

La primera consecuencia del sedentarismo es la pérdida de masa muscular; y sin músculo no hay equilibrio. La buena noticia es que el equilibrio se puede entrenar, en el gym y fuera de él. Según especialistas, el primer paso para mejorar el equilibrio pasa por fortalecer la musculatura de la espalda y el core, ya que esto ayuda a tener un centro corporal fijo y contundente.

El equilibrio es una cualidad esencial, ya que una buena estabilidad del tronco proporciona una base sólida para el movimiento y permite una mejor transmisión de fuerzas entre la parte superior e inferior del cuerpo.

Además, en el caso de las mujeres, ejercitar el equilibrio es una inversión de futuro, ya que el cuerpo femenino tiene más tendencia a perder más masa ósea con la edad que los hombres. Trabajar la fuerza aumenta la densidad ósea y la resistencia de las articulaciones para prevenir fracturas, mientras que entrenar el equilibrio con ejercicios específicos ayuda a prevenir caídas torpes innecesarias.

El equilibrio no solo es cuestión de músculo, sino de cerebro. El equilibrio funciona a partir de una serie de señales que se transmiten al cerebro y que provienen de diferentes partes del cuerpo: ojos, oídos, receptores propioceptivos de la musculatura esquelética y articulaciones y receptores de la piel. El cerebro las recibe y decodifica de tal forma que hace, justamente, que tenga sentido el equilibrio.

Si alguno de los órganos o partes intervinientes no funciona correctamente, el equilibrio se ve afectado. Una visión bloqueada u obstruida, una falla en el sentido auditivo principalmente en líquido que regula la posición de la cabeza generando sensación de vértigo, o bien el estrés y la ansiedad son factores pueden romper el equilibrio.

Por este motivo, trabajar el equilibrio es importante ya que permite, básicamente, poder andar, poder estar parados en el suelo y movernos con soltura. ¿No te parecen buenos motivos para empezar a ejercitarlo?

Previo Karen Folklore en streaming
Siguiente Aprovechar el calor para un cambio de hábito nutricional