La oficina en casa


Transformar un ambiente de la casa en un cálido espacio de trabajo puede ser un desafío. Buenas ideas para inspirarse y recomendaciones, en esta nota.

Trasladamos la oficina al hogar y, más allá de reordenar horarios y formas de trabajo, necesitamos también organizar el espacio en el que vamos a desarrollar nuestra tarea.

La primera recomendación es destinar un rincón de la casa exclusivo para trabajar, no es necesario que tenga muchos metros, más bien tener en cuenta que tenga buena luz y, en lo posible, esté alejado de los sectores más concurridos por el resto de la familia.

Es ideal delimitar el espacio con algún elemento, como unas prácticas estanterías, un biombo o hasta una planta. También es importante elegir una zona que se pueda ventilar fácilmente.

ORGANIZACIÓN

La organización del lugar también juega un papel importante, es imprescindible contar con todos los recursos y herramientas necesarias a mano para poder trabajar sin tener que levantarnos permanentemente a buscar lo que nos falta, lo que nos implicaría perdida de tiempo y concentración.

El desorden suele deteriorar la calidad de vida, así al menos lo asegura la gurú del orden Marie Kondo en sus libros. Lo ideal es aprovechar los objetos de diseño que ayudan a organizar el escritorio.

MUEBLES ERGONÓMICOS

La elección de los muebles es sumamente importante. Es recomendable que todo el mobiliario se adapte al cuerpo, sea ergonómico, para no cansar a quien lo usa y para no generar molestias físicas como dolores cervicales o en los hombros.

PURA LUZ

Es ideal que el espacio de trabajo se desarrolle en un rincón de la casa que cuente con luz natural, pero sabemos que esto no siempre es posible. Si se opta (o se suma) por una fuente artificial de iluminación, conviene que sea directa y enfocada sobre el escritorio. En este sentido las lámparas de mesa son las más indicadas, otra opción es poner un colgante que se ubique sobre las cabezas de quien trabaja.

Además, a la hora de planificar este espacio es importante tener en cuenta que el escritorio debe estar cerca de un enchufe, ya que lo más probable es que haya varios cables que conectar tanto de lámparas, baterías, computadora, impresora y un amplio etcétera.

LA ELECCIÓN DEL COLOR

Una paleta de colores neutros y suaves siempre armoniza y ayuda a prevenir el cansancio visual. Se recomienda elegir tonos neutros y totales como el blanco, crudo, beige y gris tanto en las paredes como en los muebles y en la decoración. Es ideal optar por una paleta de colores armónicos, pensando en tonalidades que transmitan dinamismo. Detalles en negro como el mármol negro o el hierro trabajado, aportan sobriedad y elegancia al ambiente. Si se combina estratégicamente la luz y el color se puede lograr un clima sereno ideal para ambientar largas jornadas laborales.

CADA COSA EN SU LUGAR

Como dijimos, el desorden no suele ser buen amigo de la concentración. La distracción visual y la imposibilidad de encontrar lo que necesitamos rápidamente, quitan energía y tiempo. Es buena idea contar con un mueble en el que guardar papeles, carpetas y todo lo que se utiliza a diario pero no necesariamente deba estar sobre el escritorio. Las superficies libres ganan en funcionalidad. Esconder o disimular cables es otra idea que aportará limpieza visual.

EL APORTE DE LOS DETALLES

Con pequeños toques de estilo se pueden lograr grandes cambios en un ambiente. Sumar objetos de decoración harán una gran diferencia y generarán la idea de un espacio propio y cómodo.

Incorporar elementos como cuadros, láminas, portaretratos, macetas, floreros o portalápices transformará la oficina en un lugar con personalidad que muestre la identidad de quien la trabaja.

Algunos detalles pueden ser muy funcionales también como una bandeja para apoyar una botella de agua o un snack para el break, o un cesto de basura que sea visualmente estético, por ejemplo.

TIPS

– El color verde te puede hacer más creativo. Tener plantas mejora tu productividad.

– Cuanta más luz haya en la oficina, mejor será tu sueño, tu actividad y tu calidad de vida.

– La música puede animarte y disminuir el estrés pero también puede reducir el rendimiento cuando la tarea demanda gran concentración.

– Pensar en la gente querida libera el estrés y reduce los pensamientos negativos. Colocá fotos de tus afectos bien cerca.

– Evitá la fatiga visual limpiando el monitor.

– La pantalla de tu computadora debería estar a la altura de los ojos. Conviene colocarle un soporte si es necesario.

– Las manos, muñecas y antebrazos deberían colocarse rectos y paralelos al suelo.

– Apoyar completamente los pies en el suelo, de ser necesario colocar un reposapies.

Cómo optimizar el día de trabajo

Trabajar desde casa ofrece muchas ventajas: permite despertarse aunque sea un poquito más tarde, realizar las tareas sin tener que vestirse de modo formal, evitar los gastos de transporte y vianda, entre otras cosas. Es bueno, con el fin de optimizar los momentos de home office, tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

– Durante el día de trabajo es importante realizar pequeños descansos, diez minutos pueden ser suficientes para lograr concentrarse una hora.

– Tener claro al inicio de la jornada laboral lo que se tiene que hacer y jerarquizar esos pendientes. Esto ayudará a distribuir tu tiempo y saber al final del día si lograste tus objetivos.

Previo Arrollado chocolatoso
Siguiente Están las mañanas y las mañanas de otoño