Las 3 claves para tener tu propio jardin colgante en el balcón


Perimetrales o al living, amplios o estrechos, en los primeros pisos o en los últimos, con sol por la mañana o por la tarde… cualquiera sean las condiciones, los balcones pasaron a ser los espacios privilegiados de la casa durante la cuarentena.

En estos días, esos metros al aire libre cotizan y están en un proceso de resignificación del rol que cumplen en los departamentos, dejando de ser el sitio donde se apoyaban objetos en desuso termporariamente o donde los dueños de casa salían a respirar por unos minutos para transformarse en el nuevo epicentro del hogar.

Pero a veces, a esos espacios les falta algo para hacernos sentir cómodos: o vegetación, o decoración… ¡o ambas cosas! Atento a esta necesidad, y a la tendencia de mejorar los espacios puertas adentro que ganó fuerza durante la pandemia, el diseñador y empresario dueño de la tradicional casa de accesorios y bijou de Palermo Los Vados del Isen, Federico Estrella, desarrolló un novedoso sistema para ornamentar los balcones con intervenciones únicas que combinan la decó, el diseño, el arte y la moda. Estas son las 3 claves que nos comparte Estrella para hacer, con ornamentación y creatividad, un jardín colgante en tu balcón y darle ese toque único que le faltaba.

Flores de fantasía

Fanáticos de la botánica, Estrella y su mujer y coequiper, Verónica, dicen que las flores son las protagonistas indiscutidas de la ornamentación de los balcones. Como los balcones en la ciudad tienen distintos tamaños, y muchos no cuentan con el espacio suficiente para sembrar en tierra, ellos recomiendan el armado de jardines con vegetación de fantasía, que tiene una terminación especial y única. «La clave es descontextualizar la naturaleza y resignificarla, para armar un espacio único, que transmita paz y que deje un toque personal, artístico, cálido y ameno», explica Federico. Con muy buen ojo, Estrella se nutre de los materiales que necesita para hacer la intervención. Estudia el espacio a modificar y plantea un diseño único, casi irrepetible, para cada lugar.

Una estructura sencilla

El armado de la estructura donde se realizará la intervención es clave. Con un marco elaborado especialmente para el espacio particular a intervenir, o sobre las mismas rejas de protección que tienen los balcones, se montan los diseños ornamentales. En el caso de los jardines flotantes, con el mismo sistema con el que se montan las hamacas paraguayas, Estrella hace flotar sobre el balcón una superficie que luego decora con colores y texturas únicas, produciendo una sensación de frescura y renovación excepcionales. «La ornamentación abre la puerta los sentidos e invita a las experiencias, ese es su propósito», explica Estrella.

Coraje para animarse a hacer de casa un lugar único

Como en las cuestiones trascendentes de la vida, lo esencial, remarca el diseñador, está en la determinación. En este caso, en la determinación del dueño de casa de querer poner un toque personal en el hogar. «Las intervenciones ornamentales que hacemos son únicas, e irrepetibles. Y responden y reflejan el estilo y la visión del dueño de casa. Se necesita de la decisión de querer poner un sello personal en un espacio que a veces es anodino, para darle estilo, onda e impacto», sostiene el diseñador.

Fuente: Los Vados del Isen

Previo Las claves del 2021 en moda y tendencias
Siguiente Festejar el 14 de febrero en la intimidad del hogar