Los beneficios del turismo sostenible


Esta tendencia tiene como objetivo brindar grandes experiencias a los viajeros, respetando y cuidando el medio ambiente.
Textos. Revista Nosotros.

El turismo sostenible es el que se basa en tres pilares: viajero, sociedad y medio ambiente. Una alternativa que tiene como objetivo brindar grandes experiencias a los viajeros, respetando y cuidando el medio ambiente, y desarrollando la economía local sin interferir en la cultura.


Tiene un mínimo impacto ambiental, ya que se da un uso óptimo a los recursos medioambientales, manteniendo los procesos ecológicos esenciales y ayudando a conservar los recursos naturales y la diversidad biológica.


A su vez plantea la importancia de respetar la autenticidad sociocultural de las comunidades locales conservando sus activos culturales y arquitectónicos, así como sus valores tradicionales y contribuye al entendimiento y la tolerancia intercultural.


Otro aspecto esencial del turismo sostenible es que busca integrar las comunidades locales a las actividades turísticas. A su vez, genera empleo local, tanto directa como indirectamente. El beneficio económico se destina a la conservación o al desarrollo local, distribuyéndose entre todos los agentes locales contribuyendo así, a la reducción de la pobreza. Induce a la planificación regional, beneficiando un desarrollo armónico e integral de todos los sectores de la economía y genera consciencia de los problemas políticos, sociales y ambientales locales, favoreciendo el consumo responsable y el respeto al medioambiente.


Desde el punto de vista del turista, esta es una experiencia significativa que enriquece y fomenta prácticas turísticas sostenibles en su propio entorno.


Requiere un seguimiento constante de sus incidencias para introducir las medidas que resulten necesarias. De esta manera, estimula la mejoría de las infraestructuras de servicio al turismo (vías de comunicación, telecomunicaciones, agua potable, recolección y tratamiento de residuos, aeropuertos, etc.). Promueve también la restauración, conservación y uso de los yacimientos arqueológicos, monumentos arquitectónicos y cualquier obra física de interés colectivo y nacional. Y destina parte de los beneficios a la construcción de obras de interés comunitario como escuelas, centros médicos, centros deportivos y culturales.


Promueve y valora las manifestaciones culturales locales, regionales y nacionales (bailes, artesanía, gastronomía…) lo que a su vez promueve la autoestima comunitaria.
El turismo sostenible logra un desarrollo equilibrado con el medio ambiente, a través de los estudios de impactos ambientales y el monitoreo ambiental. Oferta, valora, preserva y genera beneficios económicos de los recursos de flora y fauna, en beneficio de las comunidades locales.

Vigila, evalúa y gestiona los impactos que genera, desarrollando modelos de perpetuidad de su propio desarrollo.


Finalmente, otro beneficio es la reactivación de las zonas rurales al dinamizar de forma directa e indirecta la economía local. Los habitantes se encuentran con una mayor oferta de actividades y reciben visitantes más responsables y respetuosos con su cultura y su entorno.

Previo Cómo podar plantas de interior
Siguiente ¡Grande Pa!