Los colores del orgullo


Día del Orgullo Gay 2022: origen, significado del movimiento LGTBI y por qué se celebra el 28 de junio. La historia de la celebración se remonta a los disturbios de Stonewall (EEUU) de 1969 cuando la comunidad LGBT luchó por primera vez por sus derechos.

TEXTOS. Revista Nosotros. FOTOS. Archivo.

El Día del Orgullo se celebra el 28 de junio a pesar de que el colectivo LGBTI (lesbianas, gais, transexuales, bisexuales e intersexuales) suele cambiar sus desfiles al sábado anterior o posterior a esta fecha. Muchos desconocen por qué se celebra esta celebración el día de 28 de junio y esto se debe a los conocidos como disturbios Stonewall (Nueva York) que tuvieron lugar en 1969 y fue la primera vez que la comunidad LGBTI se unió en Estados Unidos para luchar por sus derechos.

Los disturbios consistieron en una serie de manifestaciones espontáneas y violentas que surgieron en protesta contra una redada policial en tuvo lugar en la madrugada del 28 de junio en el pub Stonewall Inn ubicado en el barrio neoyorquino de Greenwich Village. La comunidad LGBT se unió en aquella ocasión para luchar contra un sistema que perseguía a personas no normativas (LGBT, personas racializadas…). Asimismo, buscaban demostrar que las personas homosexuales eran parte de la sociedad, y fomentaron una cultura de no confrontación entre personas homosexuales y heterosexuales.

Las primeras marchas para conmemorar las protestas y luchas de Stonewall tuvieron lugar en 1970 en Nueva York y Los Ángeles. Tras este primer paso, muchas ciudades se fueron sumando a estas marchas en todo el mundo que desde entonces acogen los desfiles del Orgullo Gay para reivindicar sus derechos.

STONEWALL, EL ORIGEN DE LA LUCHA LGBT

Ya más de medio siglo transcurrió desde los disturbios del bar Stonewall Inn, en Greenwich Village, Manhattan, el hito que hizo que todo cambiara.

Allí fue el lugar en el que cientos de homosexuales y trans se enfrentaron a la policía el 28 de junio de 1969. Tras esa noche violenta sobrevinieron seis días de peleas callejeras en la Gran Manzana, en los que se gestó una ola que no pararía hasta un año después, cuando se celebraría el primer desfile del orgullo gay en Nueva York, un acontecimiento que cambiaría la historia de la comunidad gay en todo el mundo.

El bar The Stonewall Inn en aquella época era popular entre la comunidad gay. Y los operativos policiales en bares gays se repetían durante la década de 1960. Sin embargo, ese día de verano el «orgullo» estaba por comenzar. La Policía perdió el control de la situación. Más gente se sumó a las protestas en el Stonewall Inn, la tensión creció y avivó la lucha por los derechos civiles LGBT.

El Stonewall Inn, ubicado en 53 Christopher Street, estaba en un sitio clave de Manhattan: a metros de la redacción del Village Voice y el pub The lion´s Head, que era punto de encuentro de escritores cono Norman Mailer, James Baldwin y Frank McCourt. También allí estaba la librería Eight Street, centro de la literatura Beat. El nombre del bar se le atribuye a la autobiografía de Mary Casal «The Stone Wall», un texto clave de la literatura lésbica de los años treinta.

La década del ’60 estadounidense fue la de los años de efervescencia de los movimientos sociales: ecologismo, pacifismo, feminismo, hippismo, black power… Todo se vivía en un clima de beligerancia, por eso uno de los barrios más liberales de New York fue un perfecto caldo de cultivo para estos acontecimientos de la comunidad gay.

El Stonewall Inn era un lugar cuasi clandestino, ya que la comunidad LGBT era perseguida y discriminada. Además, el local era propiedad de la mafia, más precisamente de Tony Lauria, hijo de Ernie Lauria, miembro del Clan Genovese. La policía iba a menudo a realizar operativos al bar. Los agentes obligaban a todo el mundo a identificarse. Inspeccionaban a los transexuales y travestis del local para confirmar cuál era su sexo. Si descubrían a un hombre vestido de mujer, lo detenían y se lo llevaban a la comisaría.

EL DÍA QUE EMPEZARON LOS DISTURBIOS

Cada semana la policía llegaba al lugar en busca de una coima, porque el local no tenía licencia para vender alcohol. Generalmente estos movimientos se anticipaban a los dueños y se realizaban temprano para permitir el funcionamiento del bar el resto de la noche.

Pero había habido un cambio de comisario, mucho más duro que el anterior. Y por eso esa noche la irrupción fue distinta, más tarde de lo habitual, sin previo anuncio y bajo el pretexto de detener a indocumentados y travestis. Se supo luego que el objetivo era que Stonewall Inn fuera desmantelado y cerrado definitivamente.

Ese 29 de junio de 1969, mientras los agentes estaban en el interior del local, en las puertas de Stonewall se concentraron unas 150 personas. La multitud estalló al ver como un agente agredía a una chica lesbiana a la que habían esposado.

Los manifestantes rompieron las ventanas del local y volcaron los coches policiales. La mayoría empezó también a gritar lemas como «poder gay» y a cantar la canción protesta «Venceremos», de Joan Baez.

El incidente finalizó con 13 detenidos y varias personas heridas. Durante los días siguientes, se sucedieron las manifestaciones y actos de protesta. En estos actos, los manifestantes también se enfrentaron a la policía. Al cabo de unos meses y como consecuencia de estos conflictos, se crearon dos organizaciones de activistas gays, el Gay Liberation Front y la Gay Activist Alliance.

Estas organizaciones promovieron las primeras acciones para visibilizar el colectivo LGBT y reclamar su igualdad y sus derechos. Así fue como nació la primera marcha por la liberación, que se celebró el 28 de junio de 1970, en Nueva York y Los Ángeles.

ORGULLO SIN PREJUICIOS

¿Qué nos enorgullece de ser quiénes somos? ¿Qué buscamos visibilizar cuando pensamos en nosotros/as?

Vivimos en un mundo pluricultural donde las raíces se extienden hacia la inmensidad de los sentimientos más profundos del ser. La función de la cultura, como tal es la de garantizar la supervivencia de la especie facilitando su adaptación al medio en el cual se desarrolla. 

Los seres humanos practicamos cada una de nuestras vivencias diarias dentro de una sociedad donde demostrar quienes somos en realidad está mal visto, o por lo menos eso es lo que hasta hace pocos años se suponía. 

Las construcciones y mandatos hegemónicos preestablecidos por los antepasados han generado en muchas personas un alto grado de daño. Son incalculables los números de casos fatales, que aún hoy en día siguen sumándose a la estadística mundial. 

Orgullo es un sentimiento profundo, interno colmado de emoción, donde la expresión nos gana y logramos transmitir quienes somos en realidad. Este sentimiento de satisfacción máxima por aquellos logros y méritos propios de una elevada autoestima alcanzada simplemente refleja la capacidad de la persona en poder manifestar aquello que verdaderamente está dispuesta a trascender frente a la sociedad.

Stonewall, película de Nigel Finch.

EL STONEWALL INN

Ese octubre de 1969, el bar Stonewall cerró. Reabrió en los ’90 en forma intermitente, y en junio de 1999 fue incluido en el Registro Nacional de Lugares Históricos de los Estados Unidos por su significación histórica a la historia LGTB.

Desde entonces es un punto de encuentro para todo aquel que desea conocer sobre la historia de las minorías y de las persecuciones. Abre los siete días de la semana, entre las 12 del mediodía y las 4 de la mañana.

En junio de 2009 el ex presidente de los Estados Unidos, Barak Obama, declaró el mes de junio como el mes del Orgullo Gay, Lésbico, Bisexual y Transgénero, citando los disturbios como razón para «comprometerse por la igualdad ante la ley para los estadounidenses LGBT». Ese mismo año se cumplían 40 años de los disturbios de Stonewall. En 2016, el entonces presidente también nombró el Stonewall Inn monumento nacional, convirtiendo al pub en el primer monumento de los Estados Unidos dedicado a la lucha del colectivo LGBT.

Previo El secreto que esconden las fragancias
Siguiente El máximo artista popular, su paso por nuestra ciudad y una entrevista muy particular