¿Por qué a los gatos les gustan tanto las cajas?


Todos los que conviven con gatos saben que les fascinan las cajas de cartón, los bolsas, carteras, ¡hasta valijas!, cualquier espacio cerrado donde puedan sentarse, desplomarse y esconderse.

 

La búsqueda de espacios confinados es un comportamiento instintivo de los gatos. En la naturaleza, estas áreas permiten que los animales se oculten de los depredadores y también desde ahí escrupulosamente pueden acechan a sus presas.

Cuando los gatos están dentro de una caja, sienten que no pueden ser atacados, y cualquier cosa que se acerque estará directamente en su campo de visión. Y en efecto, tales espacios de escondite les permiten ver el mundo a su alrededor sin ser vistos.

 

Y si algo interesante pasa delante del gato – sea una presa o un juguete – puede saltar hacia fuera para obtener el objeto, y luego volver rápidamente a su punto de seguridad.

 

Las cajas también le proporcionan a los gatos un lugar acogedor y seguro para dormir, lo cual es muy importante dado que los felinos duermen hasta 20 horas al día.

Un grupo de investigadores de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Utrecht (Países Bajos) buscó el porqué de esta pasión de los felinos y llegaron a la conclusión de que esconderse en una caja reduce el estrés de estos animales.

 

También se menciona que ocultarse es una estrategia de comportamiento, además esto les permite hacer frente a los cambios ambientales y los factores de estrés.

 

Por esta razón, los investigadores recomiendan a los amantes de los gatos y a los responsables de los refugios de animales que pongan cajas para que los felinos puedan ocultarse y desestresarse.

 

Las cajas de cartón no son los únicos escondites que les gustan a los gatos: los recipientes redondos, los lavamanos y las canastas también pueden funcionar, señala el estudio.

Otras investigaciones señalan que a los gatos les gustan las cajas porque se sienten seguros y cálidos.

 

Estos felinos tienen pocos depredadores, pero aun así prefieren dormir en algún lugar donde no los puedan ver fácilmente.

Previo Se triplicaron los casos de alergia a la proteína de la leche de vaca
Siguiente 10 de agosto: Día del Movilero