Los ídolos del deporte santafesino en la década del ’20


TEXTOS. Mariano Rinaldi. FOTOS. Archivo El Litoral.

El trágico final de Domingo Bucci

«Mingo» Bucci nació en 1894 en San Carlos Centro. Transcurrió una parte de su vida en Morteros (Córdoba) y finalmente en Zenón Pereyra. Con el correr de los años se transformó en un prestigioso preparador de autos de carrera, además de un ídolo deportivo y pionero indiscutido en la aeronáutica. En 1933 los santafesinos lo despidieron con profundo dolor.

En 1933, mientras el nacionalsocialismo consolidaba su poder en las elecciones parlamentarias alemanas sobre el resto de los partidos políticos, en la ciudad de Arrecifes (Buenos Aires), faltando ocho kilómetros para concluir la primera vuelta de lo que sería su última carrera, Bucci sufrió un accidente que le costó la vida.

Según la crónica deportiva, la carrera se desarrollaba con «suma violencia», todos los corredores peleaban por tomar la cabecera. Bucci, con notable esfuerzo alcanzó a Zinni y es ahí cuando se produjo el terrible episodio, al engancharse las ruedas de sus respectivos bólidos.

Tuvo 58 podios en 64 carreras que corrió, fabricó sus propios vehículos y también para otros pilotos. Algunos de los premios que consiguió fueron la copa Kade en 1925 y 1926, en 1928 el premio ACA y en 1929 las 500 millas de Rafaela. Además, fue piloto de avión y discípulo de Roland Garros, un héroe de la Primera Guerra Mundial en Francia.

Bucci se destacaba por su ardua preparación, serenidad y temple al controlar su persona frente a las decisiones que impone la velocidad y el volante para sortear situaciones complicadas surgidas en plena carrera y una magnífica visión de la oportunidad al momento de sacar provecho en las contingencias de los circuitos. En la páginas de El Litoral, la crónica decía: «Ha caído Bucci, y ha tenido la muerte que su ley deportiva le señalaba como los guerreros, cubriéndose de gloria en el campo de batalla, así cayó ‘Mingo’ sobre la carretera, en un vuelco fantástico de su coche que devoraba distancia tras de la emoción de ganar por bueno y por corajudo».

Batistela, el wing de Colón retratado en la páginas de El Litoral

Un 22 de agosto de 1922, diario El Litoral presentaba a quien quitaba suspiros en la platea femenina de Colón. Un «ídolo» popular tanto para la platea varonil como para las mujeres colonistas. Las muchachas fanáticas del jugador pedían a El Litoral una foto para recortar y tener entre sus manos.

Durante ese mismo año Colón se había adjudicado la Copa «Diario El Litoral» frente a la Liga del Salto de Uruguay. Batistela, caracterizado por su baja estatura y rapidez, había convertido el gol de la victoria. En enero de 1923, Colón se consagró campeón de la liga santafesina y el wing derecho volvió a anotar un gol dándole nuevamente la victoria a su amado club rojo y negro y a las muchachas del barrio Sur de nuestra ciudad.

¿Sabías de esta historia? compartimos desde el archivo del diario El Litoral fotos y otros recortes periodísticos que reflejan la vida deportiva santafesina y sus indiscutidos ídolos deportivos.

Previo Tarta de chocolate y frutillas
Siguiente Edición Impresa 07-08-2021