Los millennials ya no son los novatos


Desde hace más de siete años, las organizaciones, se han preocupado y ocupado de la integración de los millennials en el lugar de trabajo.

 

Por Alejandro Mascó

Se ha investigado, analizado tendencias y adecuado roles y funciones, al perfil y características de esta generación que, ya dejó de ser novata. Se pudo poner sobre la mesa más que hablar de prejuicios, comenzar a hablar de acciones que permitieran el mejor desarrollo de todas las generaciones.

 

A veces no recordamos pero hace 12 anos atrás casi no se quería hablar de esta nueva generación que ingresaba en el mundo de las organizaciones, algunos se animaban a expresar que se adapten o se vayan. ¿Quién iba a trabajar hoy?

 

Y, en este contexto, el año 2017, suma la llegada a las empresas de una nueva generación, la Z o uno de los segmentos de los Z.

 

La generación Z son los nacidos a partir de 1995/8, según países y autores, por eso se habla de una subdivisión en tres categoría. Los que ingresan a las organizaciones, son los Z que tienen entre 21 y 23 años estimativamente. Por su parte ya nos encontramos con millennials de más de 30 años y han atravesado una década desarrollándose en las empresas.

 

La pregunta que surge es si el mercado de trabajo se encuentra preparado para recibir los cambios que se avecinan, incluyendo a los perfiles que componen a esta nueva generación.

 

Es real, los millennials son los nativos digitales, pero la antorcha de generación tecnológica es de la generación Z, donde la tecnología se considera su sexto sentido.

Esta es la generación que no ha conocido una sociedad sin la existencia de internet, crecieron con las redes sociales y es, hoy en día, la generación mejor preparada para enfrentarse a los cambios tecnológicos que la sociedad se encuentra atravesando en esta Cuarta Revolución Industrial.

 

Las empresas deben contemplar la incorporación de nuevas tecnologías tanto sociales como digitales en el lugar de trabajo para atraer a esta nueva generación. Según diferentes estudios realizados por consultoras el compromiso de esta generación con el trabajo es similar al de la generación X y de los Baby Boomers.

 

El 29% de los Z tiene la intención de permanecer en la misma empresa durante 3 a 4 años, mientras que el 25% de los millennials expresa dicha intención. El 45% de la joven generación indica que permanecerá en la misma industria durante su vida profesional. Sin embargo, la lealtad de la generación Z se basará en cinco grandes pilares: avance de carrera, motivación, balance entre trabajo y vida social y, recompensa económica.

 

Consideran que para el avance rápido de su carrera el aprendizaje es fundamental. También buscan un líder que sea un mentor honesto y transparente. Así como con los millennials la imagen del líder cobró un espacio mucho más importante que en las generaciones anteriores, con los Z es aún más importante.

 

La transferencia del modelo padre hijo cercano de la generación Y, más aún de los Z, es traspolada a las organizaciones. Aunque a veces los líderes digan que no entienden el porqué de este fenómeno, es lo mismo que les sucede a ellos en sus familias, donde el modelo de cercanía padres- hijos, se aceleró si miramos las generaciones anteriores.

 

Estas generaciones no tienen tabúes para preguntar. Sorprendentemente, por ser una generación 100% digital, el 39% señala que la comunicación entre pares debe ser cara a cara. Sin embargo, por la costumbre de la instantaneidad, buscan obtener un feedback casi a diario, y los líderes lo deben proveer ya que la validación es lo que posibilitará la mejora en su desempeño.

 

Quizá en esto se emparentan con los millennials ya que fue así como empezaron. Con gran parte de los Baby Boomers entrando en la edad de la jubilación, el desafío con el que se enfrenta el mercado se centra en dos ejes: descifrar qué cambios introducirá la generación Z al mercado de trabajo por un lado, y preparar a los millennials como líderes de estos jóvenes por otro.

 

Este es un momento crucial para que las empresas miren a los Millenials como futuros líderes y empiecen a trabajar en ciertas habilidades críticas para una relación intergeneracional basada en confianza y respecto, todo lo que tenga que ver con la tolerancia a la frustración que esta generación no fue muy preparada.

 

El acceso a todo inmediatamente y la falta de la tecnología hace que deban replantarse el alcance del objetivo nuevamente. La persuasión e influencia, comunicación abierta, gestión de conflicto, manejo de políticas empresariales. Todo parece indicar que: entender a la generación Z y fomentar estas características en los millennials es el futuro de una organización productiva.

Previo Llega la penúltima temporada de “Game of Thrones”
Siguiente Nanoesponjas para prolongar la batería de celulares