Los primeros años de LT 9 Radio Roca Soler


En junio de 1918 la firma abrió sus puertas sobre las calles San Luis y Catamarca de nuestra ciudad. Con el pasar de los años fue desarrollando una exponente y fecunda actividad comercial hasta convertirse, en 1924, en la segunda emisora de radio en todo el país.

TEXTOS. Mariano Rinaldi. FOTOS. Archivo El Litoral.

Don José Roca Soler nació en Barcelona y arribó a nuestra ciudad a los 18 años de edad. Alentado por un espíritu de empresa, dio sus primeros pasos en la navegación de cabotaje sobre el río Paraná. Fue contramaestre de la sección montaje del Ferrocarril Santa Fe. De allí fue enviado a Rafaela para desempeñar el cargo de jefe de taller y depósito en la compañía de tranvías a vapor, y luego pasó por Esperanza en la planta curtidora de Federico Meiners.

A fines de la primera década del siglo XX, Don Roca Soler viajó a su país de origen y a su retorno se convirtió en representante de ventas del aceite de oliva «Cruz blanca» en nuestro país. Más tarde se instaló en Santa Fe para comenzar a vender los automóviles «Studebaker». Al cabo de unos años, se transformó en el vendedor más reconocido a nivel nacional de la firma norteamericana, vendiendo nada más y nada menos que 37 autos en un mes, un verdadero récord.

En 1923, se realizó la mudanza de la empresa sobre las calles San Jerónimo y Tucumán y, desde allí, sus modernas vidrieras que exponían sus productos, además contaba con un taller mecánico. Amplió sus volúmenes de ventas con el rubro de máquinas de escribir y contables -de una alta demanda en la época- bombas de agua y ventiladores.

1924, EL NACIMIENTO

Durante los primeros años de la década del ’20, Alfredo Roca Soler se había sentido atraído por todo lo relacionado con la radiofonía. Las primeras pruebas fueron desde un altillo y el propio Roca Soler oficiaba de director, operador, disc-jockey, ejecutante de pianola y locutor.

La fecha de nacimiento de la radio argentina fue el 27 de agosto de 1920, en Buenos Aires, cuando se emitió un concierto de ópera desde el Teatro Coliseo. O sea, antes sólo existía la radiotelefonía. El concepto de radiodifusión define un emisor y múltiples receptores.

Sin embargo, un evento consagró y evidenció la relación del oyente y la radiotelefonía. Ese suceso fue la transmisión de «la pelea pugilística del siglo» entre Firpo (argentino y campeón sudamericano) y Dempsey (norteamericano y campeón mundial). En Santa Fe fueron muchas las personas que se habían congregado frente a los parlantes que el diario El Litoral había dispuesto sobre calle San Martín. Se comprobaba así la repercusión y la importancia que comenzaba a tener la radio.

La pelea del siglo fue el 15 de septiembre de 1923. Este evento masivo y popular reveló las potenciales posibilidades de la radio como medio de difusión y comunicación masiva y muy especialmente, comercial. Por primera vez en la Argentina, la radio irrumpió en forma amplia en el espacio público y configuró un tipo particular de sociabilidad, es decir, miles de personas escuchando la retransmisión radial.

En 1924, cuando se inicia la radiodifusión en el país, empiezan las transmisiones de la emisora «LT9 Radio Roca Soler», la segunda radio fundada en todo el territorio nacional con voces santafesinas corriendo por el eter radial.

Por aquellos tiempos, se transmitía de lunes a sábado, entre las 18 y las 20, con actuaciones en vivo, grabaciones y noticiero. Los domingos salía al aire de 10 a 12. Se incorporaron las orquestas típicas que salían al aire desde los mismos estudios y el público asistía a las audiciones como funciones de lujo. El tango era el género por excelencia, pero también se incluía folklore, fox-trots y jazz. El radioteatro fue otro de los mayores éxitos, con grupos de artistas de Santa Fe y de Rosario logró reunir a la familia con las emocionantes historias que se transmitían en vivo.

El fallecimiento de Don José Roca Soler en 1929 -en medio de los efectos colaterales en toda la economía-mundo que trajo consigo la crisis del ’29 y la caída de la bolsa de valores de Nueva York- no fue un impedimento para que la firma Roca Soler consiga expandirse aún más.

1933, EL NOVEDOSO Y PODEROSO TRANSMISOR

Pasaron los años y la necesidad de una mayor potencia y amplitud hizo que en 1933 la ciudad de Santa Fe asistiera a una importante inauguración. Radio LT9 daba la bienvenida a un poderoso transmisor de 2000 vatios de la mano de su nuevo «speaker», el presentador de radio: Alberto Aló.

Alfredo Roca Soler dijo a la audiencia atenta a través del éter: «No solo inauguramos un poderoso medio tecnológico para la difusión, sino también, un nuevo edificio para la radio. Los esperamos en 9 de julio 2823, porque LT9 se propone como lema ‘más aún’ la ley de quienes trabajamos con optimismo». Por ese tiempo, Radio Stentor, desde Buenos Aires, comenzó su tarea colaborativa y de puente entre Santa Fe y la BBC de Londres, trayendo las noticias internacionales a nuestra ciudad. Esto fue un paso decisivo en el desarrollo informativo de la radiodifusión local. Aquel día Radio LT9 comenzaba su actividad en un nuevo lugar, un edificio con características propias y un estilo arquitectónico moderno, desde donde el día a día el nombre de Santa Fe es oído por millares de personas.

Previo 7 claves para fortalecer el sistema inmunológico
Siguiente Minimalismo en la cocina