Los primeros años de Santa Fe Lawn Tennis Club


Una de las instituciones deportivas más antiguas de nuestra ciudad. Un punto de encuentro para los primeros sportman santafesinos y aquel legendario Club Tennis de Señoritas.

TEXTOS. Mariano Rinaldi. FOTOS. Archivo El Litoral.

Podemos considerar que el siglo XX ha sido el siglo del deporte. Las diferentes disciplinas deportivas que se fueron arraigando en Santa Fe eran practicadas por diferentes sectores sociales. Así, por un lado, el fútbol, boxeo, ciclismo y automovilismo se construyeron como deportes de masas, en donde el público que asistía a sus eventos deportivos era partícipe del espectáculo que rodeaba a los ídolos y la identificación con ellos era un lazo social muy fuerte.

En sus primeros años Santa Fe Lawn Tennis Club significó para la historia de nuestra ciudad un espacio social transitado por aquellas personas que «ocupaban parte de su tiempo» en practicar deporte. En 1926, El Litoral reflejaba en sus páginas: «El 23 de noviembre de 1911 cuando un crecido y selecto grupo de caballeros de destacada posición política, social e intelectual echó las bases de la entidad».

Por aquellos años el Lawn Tennis era poco menos que desconocido, un deporte «exótico», reducido a un núcleo y sin arraigo popular, es más, en muchas otras ciudades del país, reservado a la colectividad británica. A un año de fundarse la entidad, ingresó la primera socia activa Katie de Ranson de la colectividad inglesa, poco tiempo después le siguieron las señoritas Spencer y Kust también de nacionalidad inglesa. En 1913 le siguieron cuatro niñas santafesinas y posteriormente el número de socias fue aumentando cada vez más, hasta llegar en 1926 a 72 integrantes, fervientes tenniswomen. Con el correr de los años, la difusión del tennis por parte de la entidad fue muy activa y logró la adherencia de gran parte de la juventud santafesina.

Los primeros matches se jugaban en una sola cancha, en donde después estaría el mítico cine Esperancino (Bulevard Gálvez y Marcial Candioti) luego se trasladó sobre las calles entre Bulevard Gálvez y Mitre contando con dos canchas de tennis y otra de croquet (otro deporte icono de la cultura deportiva inglesa). Un tercer lugar fue cedido por el gobierno de la provincia, en el extremo este del Puerto, al lado del Club de Regatas, otra entidad deportiva muy importante de nuestra ciudad. Allí se construyeron cuatro canchas y las primeras con polvo de ladrillo, que luego fueron ocho. Durante la década del veinte, Lawn Tennis Club, fue el único club del interior del país con tantas canchas disponibles o «courts» de juego, que formaban parte del paisaje urbano de aquellos años conjuntamente con el Parque Oroño y su fuente de la cordialidad, el Puente Colgante sobre la laguna y enfrente la avenida Alem.

El club permaneció en este lugar durante quince años. El edificio, sus canchas y jardines, daban en gran parte al río. Por esta razón, la actividad acuática –natación o navegación en bote- era muy intensa en el verano. Años más tarde, habría una última mudanza hacia el actual lugar que hoy sigue dando sus frutos y consagraciones deportivas.

Compartimos con ustedes desde el archivo del diario El Litoral imágenes de 1926 en medio de los festejos por los quince años de existencia del Santa Fe Lawn Tennis Club.

Previo ¡Listo el pollo! con Carnave
Siguiente Flores para mamá