Maravillas de Croacia por descubrir


En este destino mediterráneo la cultura, la gastronomía y la naturaleza conviven con el visitante, ofreciéndole la experiencia de descubrir el país formando parte de él.

Textos. Vacaciones Felices.

Tras la guerra que la asoló, Croacia ha reconstruido su infraestructura revitalizando su imagen de país mediterráneo con aguas cristalinas, ciudades medievales que mezclan la arquitectura occidental y oriental, el respeto por el medio ambiente y las tradiciones. Esta nueva versión apuesta fuerte por el turismo, y lo está desarrollando basado en la sustentabilidad. Una propuesta en la que la cultura, la gastronomía y la naturaleza conviven con el visitante, ofreciéndole la experiencia de descubrir este destino formando parte de él.

Hay muchos motivos para visitar Croacia. En primer lugar, cuenta con seis lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO: el casco antiguo de Dubrovnik (sin duda una de las ciudades más bellas de Europa), el Palacio de Diocleciano en Split, el núcleo histórico de Trogir, la Catedral de Santiago de Sibenik, el Parque Nacional de los Lagos de Plitvice, y el Conjunto Episcopal de la Basílica de Eufrasio en el Centro Histórico de Porec.

Si de naturaleza hablamos, tenemos muchos contrastes para visitar, desde la costa Dalmata del Adriático hasta los montes, bosques y Lagos del Parque Nacional Plitvice. Croacia tiene ocho Parques Nacionales y diez Parques Naturales con variada fauna y flora que muestran todo su esplendor, con un litoral que serpentea desde la Península de Istria hasta el sur de Dalmacia, dejando bellas calas, playas, y acantilados. Las islas, como Hvar o Korkula, en Dalmacia o Rab y Losini en la bahía de Kvarner, o los archipiélagos tan interesantes como los de Briiuni o Kornati, acogen a millones de turistas que buscan en sus aguas cristalinas la paz o la posibilidad de practicar el nudismo, tan asociado a Croacia.

Plitvice

Zagreb

Capital de Croacia desde 1557, aúna lo moderno y lo tradicional y a la vez el corazón político, económico y cultural. Es un destino ideal para disfrutar de la cultura, el arte y las compras. Lonely Planet eligió esta ciudad como Mejor Destino Europeo 2017.

Zagreb se desarrolló a partir de dos núcleos medievales, Gradec y Kaptol, asentados entre la Sierra de Zagreb y el río Sava. Conserva gran parte de este pasado medieval en su casco histórico, que a la vez acoge un vibrante corazón comercial. En la ciudad destaca el ambiente barroco de la ciudad alta Gornji Grad, el ambiente de la época de los káisers en la ciudad baja Donji Grad y el encanto de sus cafés de sus terrazas con mucho ambiente tanto en verano como en invierno.

Dubrovnik

En el sur de Dalmacia se alza la ciudad de Dubrovnik, conocida como la «Perla del Adriático», uno de los lugares más visitados de Croacia.

Una de las visitas ineludibles de esta ciudad son sus murallas y su centro histórico que estas rodean, un impresionante cinturón defensivo que ofrecen un recorrido de unos dos kilómetros. Dentro de las murallas la calle principal o Stradun es la arteria que atraviesa la ciudad, que delimita en un extremo con la plaza donde se encuentra la gran Fuente de Onofrio y en el extremo opuesto delimita con la Plaza de Luza. Dubrovnik ha sido escenario de la popular Games Of Thrones. Los productores de la serie eligieron esta ciudad amurallada para dar vida a la capital de los Siete Reinos: King’s Landing.

Split

Dalmacia Split

Esta región es uno de los lugares turísticos más visitados, fundamentalmente por la ciudad de Split es una joya, que se extiende alrededor del Palacio de Diocleciano. El emperador romano eligió esta bahía protegida y tranquila al pie del Monto Marjan, para construir su palacio que es Patrimonio de la Humanidad desde 1979. En todas las islas de la región se localizan monumentos de la antigüedad clásica, medievales y ejemplos de la arquitectura mediterránea croata.

Desde Split se puede llegar y visitar las islas Brac, Hvar, Solta y Vis con sus famosas Playas, la de Zlatni Rat, o el cuerno de oro, se trata de una formación de arena que oscila de forma en función de las mareas y el viento. Sin duda esta es la playa más fotografiada de las islas dálmatas. En Brac hay un gran ambiente en verano, los festivales copan las jornadas veraniegas junto a la gastronomía y los preciosos paisajes. Junto a Brac, está Solta, una pequeña isla elegida por los viajeros que alquilan un velero y deciden disfrutar de la soledad de sus aguas. Aquí también llegan ferrys pero no con la misma afluencia que a otras islas más famosas.

Cuerno de Oro

Zadar es la ciudad con el casco histórico más grande de Dalmacia. La ciudad destaca por su paseo marítimo que ofrece al visitante una visión inolvidable de las islas y de sus puestas de sol acompañadas del sonido del «Órgano de Mar». En 2019 fue elegida como la ciudad más deseada del mundo, con sus laberínticas calles de mármol que invitan a descubrir las antiguas ruinas romanas, museos, restaurantes tradicionales y los cafés.

El Parque Plitvice podría ser conocido como el «Paraíso de las Aguas», ya que cuenta con 16 pequeños lagos, además de múltiples cascadas y arroyos. Declarado Parque Natural por las autoridades de la antigua Yugoslavia en 1949, los Lagos de Plitvice han recibido el reconocimiento de la UNESCO como reserva natural desde 1979. El parque está dividido de forma natural en la zona del lago superior y el lago Inferior. En la parte superior encontramos un total de 12 lagos. El sistema inferior de los Lagos de Plitvice acoge cuatro lagos, en esta zona casi todos los cañones alcanzan los 40 metros de altura dotando de una belleza extrema a este lugar. En la parte inferior se encuentra la llamada Gruta Azul que alberga numerosas leyendas en su interior.

Previo Stranger Things revela el primer adelanto de su cuarta temporada
Siguiente Flan de queso