María Poveda, creatividad sin límites


Maria Roveda - organizadora de eventos . Foto Luis Cetraro

Su pasión y su talento caracterizan su trabajo como decoradora de eventos. En esta nota nos revela algunos secretos de esta profesión “mágica” y nos adelanta un poco de lo que está preparando para ambientar la próxima semana la gran gala de Premios Brigadier.

TEXTOS. Marina Zavala. FOTOS. Luis Cetraro y gentileza.

“Desde siempre se despertó en mí la curiosidad de aprender, qué hacer con esa curiosidad es mi constante desafío”, cuenta María Poveda, esta reconocida ambientadora de eventos santafesina que desde muy pequeña aprendió a desarrollar su creatividad con todos los elementos que encontraba a su alrededor. “La mente y las manos fueron mi motor de arranque y hasta el día de hoy los mantengo intactos”, asegura. Nosotros charló con ella sobre su trabajo y esta profesión que la apasiona.

LOS SECRETOS DEL OFICIO

“Observar algo con detenimiento me despierta el instinto de combinarlo, intervenirlo, ponerlo en valor… o me genera un nuevo diseño. Va pasando el tiempo y sigo dando vida a lo que otros ya no consideran, todo gira para mi en descubrir un elemento nuevo para un espacio diferente”, cuenta María. De esta manera, revela cómo vive su profesión de decoración de eventos en la que lleva varias décadas de trabajo con la creatividad como bandera. 

“Pasé por todo tipo de eventos… sociales, corporativos, comerciales y un sinfín más. Yo me considero una creadora innata. Me llevó un gran proceso llegar hasta aquí, aprender a hacer y ser”, agrega.

Asegura que aprendió el “bien llamado oficio” en todo lo que pudo. Se reconoce capaz de hacer un poco de todo: “Soy costurera, diseñadora… Conozco la pintura en su amplio espectro desde la colorimetría hasta el uso más ocurrente; electricista desde el cable positivo y negativo hasta el uso de la luz en los efectos; me relaciono con las flores desde la semilla hasta lograr un arreglo floral… y así sigo descubriendo mil formas para lo estético y lo práctico».

“Mi estilo, si tengo que definirlo desde lo estético, es según lo que el cliente y el lugar lo ameriten. Creo que tengo un estilo de transformación, lo que el cliente necesite de nuestros servicios para poner en función determinados espacios”.

ALGO DE MAGIA

María Poveda lleva muchos años trabajando en la decoración de eventos, se podría decir que fue una pionera en la profesión en Santa Fe, y tuvo el privilegio de haber trabajado a la par de muchos mentores del rubro fiestas.

“El disfrute de esta profesión -relata- tiene lo mágico del contacto de la persona que desea y sueña una noche mágica y el creador encargado de llevarla a cabo. Adoro esta conexión entre quien cuenta el sueño y quién imagina cómo hacerlo realidad, esa relación que se genera entre el cliente y el proveedor, que es casi espontánea, que fluye día a día y que queda como amistad una vez transcurrido el evento”.

Entre sus prioridades a la hora de trabajar, asegura que “brindar tiempo” es lo más importante. “Es muy importante la disponibilidad de tiempo, sin apuros, para estar presentes siempre que el cliente necesite sacarse dudas, plantear cambios o hacer sugerencias. Esto da tranquilidad. Considero que esto me identifica… Llevar de a poquito a la mente del cliente-amigo esa imagen soñada hacia una realidad posible, un momento efímero pero real”.

TRABAJO EN EQUIPO

Después de tantos años dedicada a la ambientación, María agradece los vínculos con colegas y proveedores de los que surgen entrañables amistades. El trabajo en armonía es su prioridad número uno, asegura: “El éxito de un evento es un trabajo en conjunto, totalmente, todo dinámicamente programado a tiempo y con la mejor armonía. Siempre me caracteriza esta disponibilidad a colaborar. Somos una gran familia detrás de escena, pasamos largas horas de convivencia. Llegamos juntos y nos vamos felices de concluir cada evento”.

Si se le pregunta sobre sus eventos favoritos, responde: “No hay eventos que me gusten más que otros. Los eventos sociales, por ejemplo, tienen más conexión permanente con el cliente y llevan más tiempo de proceso que los corporativos. Si me gustan los montajes de Navidad, tienen un significado especial. Ver un árbol encendido me produce un sinfín de emociones e ilusiones: detenerse frente a él te marca un año transcurrido, todos dejan sus deseos de un año por comenzar, tiene la magia de reunir a la familia emocionalmente, a los niños y a los adultos… Adoro decorar la Navidad”.

LA GRAN GALA

Se viene la gala de Premios Brigadier ¡Al fin! Como cada año la gente va con mucha expectación a esta noche. Dentro del protocolo del evento existen tres partes principales: el paseo por la alfombra donde se hace la primera foto, la gran cena, y la espera del premio otorgado. En cuanto a la ambientación elegida para la ceremonia del premio se escogieron tonos blancos, negros y oro. El decorado se montará el desde el interior de la sala donde colocaremos un alfombrado negro desde el ingreso hasta el pie de la escalera. Se dispondrán también cortinados divisores para delimitar los ingresos del evento a los clientes. Además se hará el montaje de un módulo para la prensa con un sillón de estilo.

En el pórtico de ingreso, montado en el pie de la escalera habrá entelados escénicos, se combinarán también distintos cortes en los espacios en general en tonos negros para marcar la presencia del mobiliario de estilo que se utilizará. Para los centros de mesa elegimos medidas bajas, sutiles y minimalistas. La premisa es “menos es más”. Daremos prioridad a las necesidades del detrás de escena. Nada queda librado al azar.

Previo Postales del Puerto en primavera
Siguiente Un espacio emblemático e ícono de la cultura santafesina