Mis preferidas: las suculentas


Por: Soledad Adjad.

Las plantas crasas y las suculentas están cada vez más presentes en nuestros hogares. No es de extrañar ya que requieren pocos cuidados, solo hay que conocer bien cuáles son y así prosperan fácilmente.


Además, suelen ocupar poco espacio aunque, según la especie, si se trasplantan cada cierto tiempo pueden llegar a crecer lo suficiente como para necesitar una maceta mediana. ¿Te gustan y querés aprender a cuidarlas?

Entonces seguí con la lectura el que te cuento cómo cuidar las suculentas en una guía práctica y completa.
Para atender a estas plantas tenés que tener en cuenta que necesitan poca agua, suelo pobre con buen drenaje y mucha luz natural sin sol directo. Estas plantas pueden retener mucha agua en su interior y por esto tenés que vigilar el riego y evitar el sol fuerte y las temperaturas bajas.


Cómo regarlas


Seguramente una de las primeras preguntas que te hacés es cómo regar las plantas crasas y de hecho este es uno de los puntos más importantes de sus cuidados. Las suculentas son plantas que contienen una buena cantidad de agua en su interior que les permite superar periodos de sequía y calor extremo. Tienen dos formas de lograr esto: por un lado, tienen ciertas partes -como las hojas o los tallos- que almacenan agua; y por otro, reducen la transpiración para poder retenerla mejor.


Suelo o tierra


Este tipo de plantas crece en árboles y zonas rocosas, por lo que su sustrato tiene que ser pobre. Esto quiere decir que no hay que usar una tierra muy rica en minerales. Lo ideal al plantar o trasplantar una planta crasa es usar una mezcla de sustrato normal -tierra con minerales- y sustrato para cactus, con piedras porosas o bien arena.


Buen drenaje


Como sucede con prácticamente cualquier planta, las crasas necesitan un buen drenaje para poder eliminar el agua excesiva de los riegos y evitar el encharcamiento. Si esto sucediera, las partes de la planta que son más suculentas -es decir que normalmente guardan agua- se pondrían reblandecer y finalmente morirían.

Seguidamente, el resto de partes de la planta seguirían el mismo proceso.


Mucha luz natural


Las plantas suculentas necesitan mucha luz natural pero el sol directo -sobre todo en las horas en las que llega más fuerte y en verano- es perjudicial ya que puede deshidratarlas eliminando sus reservas de agua y quemarlas fácilmente. Por esto no es recomendable colocarlas plantas en zonas de sol ni en el interior, tampoco pegadas a una ventana, ni en el exterior. Lo mejor es mejor ponerlas en una zona de sol y sombra o de sombra total pero a la que si llegue la luz natural. Por supuesto, hay algunas especies que soportan mejor el sol directo que otras, por esto es aconsejable informarse en la tienda al adquirir una especie en concreto.


Si ves que tus plantas suculentas empiezan a tener las hojas rojizas, marrones y resecas es que el sol que les llega es excesivo. Para remediarlo se recomienda cambiarla inmediatamente a una zona más adecuada y podar las partes que se han secado del todo. Por el contrario, si las hojas palidecen, es un síntoma de que la planta necesita más luz solar.


Cómo cuidarlas en invierno


Por último, para cuidar las plantas suculentas en los meses de frío hay que seguir estos consejos:

  • Necesitan luz natural y que les de un poco el sol, ya que en esta época no es fuerte.
  • Si no es una zona de temperaturas muy bajas, pueden quedar en el exterior. Pero si hace mucho frío, es mejor ponerlas en el interior cerca de una ventana, ya que de la misma manera en que pueden quemarse con el sol directo también pueden llegar a congelarse con el frío excesivo.
  • El sustrato y el drenaje deben ser iguales en cualquier época del año.
  • El riego debe ampliarse y hacerse una vez cada dos semanas, aunque es bueno mantener algo de humedad ambiental.
Previo Singapur: la pujanza de una ciudad
Siguiente Vestidores repletos de nada que ponernos