Niños y mascotas: una amistad beneficiosa


A los niños les gustan mucho los animales y suelen insistir para que sus padres adopten una mascota.

 

A veces es difícil tomar la decisión. Aquí apuntamos algunas ventajas para dar el empujoncito y aventurarse en una relación que hará sumamente felices a los pequeños:

 

Hábitos y responsabilidad

 

Darles de comer todos los días y cuidar que tengan agua disponible es algo que los niños pueden hacer desde que empiezan la escuela.
Con este simple acto los niños adquieren hábitos y responsabilidad. Además aprenden las nociones de porción, cantidad de comidas al día (noción de tiempo) y la importancia del agua para todos los seres vivos.

 

Amistad y cariño

 

Tener una mascota incentiva los sentimientos positivos. Compartir momentos buenos y malos, hacerse compañía, el contacto físico a través de caricias, alejan la soledad y elevan la autoestima.

 

Enseñanza

 

Generar buenos hábitos en las mascotas son logros que se consiguen con tiempo y dedicación. Si se trata de un perro, enseñarle pequeños “trucos” puede ser muy gratificante para el niño.

 

El ciclo de la vida

 

Tener una mascota (si se trata de un perro o un gato), nos hace ver naturalmente el ciclo de la vida. Cómo crecen, cómo se reproducen, la posibilidad de un parto, incluso la muerte pueden vivirse y explicarse de manera natural.

Previo Última moda: vuelve la sopa de la abuela
Siguiente Un poco más sobre el Maestro Roberto Favaretto Forner...