Nueva Zelanda, tierra de ensueño


Este país te saluda en maorí con un “kia ora” (que tengas salud o que estés bien). Tradición, paisajes maravillosos y el set de la Tierra Media, todo para disfrutar.

Texto: revista Nosotros. Fuente: LitorAr

Nueva Zelanda es un país pequeño, similar en tamaño a Gran Bretaña o Japón. Con una población de sólo cuatro millones de habitantes, es, además, un país maravillosamente poco habitado.

Con una historia que combina la cultura maorí, europea, asiática y de las islas del Pacífico, Nueva Zelanda se ha convertido en una población mixta, pero con características que la hacen única en el mundo.

Geográficamente, más de tres cuartos de la población vive en la Isla Norte y un tercio de la población total vive en Auckland. La mayor parte de los neozelandeses restantes habitan en las otras ciudades principales: Wellington, Christchurch y Hamilton.

Como miembros de una sociedad única y multicultural, muchos neozelandeses han adoptado con entusiasmo la vida urbana, la cultura del café y una apreciación por los nuevos sabores, la moda y las artes. Las posibilidades de que los neozelandeses visiten un restaurante asiático o una moderna galería de arte son las mismas de que asista a un juego de rugby local.

Basta decir que conocer a los relajados y amables habitantes de Nueva Zelanda será una de las cosas que más te gustarán de tu visita. Entablar conversaciones durante tu viaje, como charlas casuales en un bar, restaurante o mercado local, es la mejor manera de obtener conocimientos sobre el área que estás visitando y quizás hasta aprender un poco la jerga del lugar y hacer amigos para toda la vida.

Pichón de Kiwi. Además del fruto, es un pájaro-endémico de Nueva Zelanda.

Territorio exótico

Uno de los principales atractivos de Nueva Zelanda son sus espectaculares entornos naturales y exótica vida silvestre. Hay pocos lugares en el mundo donde, en un solo día, podés disfrutar de vistas montañosas, bosques ancestrales, paisajes volcánicos y una costa espectacular, al mismo tiempo que observás vida silvestre que no encontrarás en otros lugares. Espectaculares glaciares, pintorescos fiordos, montañas escabrosas, vastas llanuras, colinas extensas, bosques subtropicales, una meseta volcánica y kilómetros de costas con maravillosas playas de arena, todo esto lo encontrarás acá. Y por ello no es de extrañar que Nueva Zelanda se esté haciendo tan famosa como destino de filmación de películas.


Un día en la Tierra Media

Un ejemplo de ello es el film de “El Señor de los Anillos” en 2001, que desde que se dio a conocer esta película a Nueva Zelanda se la conoce como el “hogar de la Tierra Media”. El impresionante paisaje de Nueva Zelanda, con sus doradas llanuras, sus imponentes montañas y sus encantadores valles, sirve como escenario del fantástico mundo de la Tierra Media en la pantalla grande, tanto en “El Señor de los Anillos” como en la trilogía de “El Hobbit”. Se utilizaron más de 150 lugares de rodaje en todo el país para filmar “El Señor de los Anillos” y la trilogía de “El Hobbit”. Muchas actividades y atracciones brindan la posibilidad de conocer los lugares de filmación.

Dos islas

Situada en el sudoeste del Pacífico, Nueva Zelanda consta de dos islas principales: la Isla Norte y la Isla Sur. La isla Stewart y muchas islas más pequeñas se encuentran en el litoral.

Isla Norte: Volcanes activos, reservas en islas e historia son los principales atractivos de visitar la Isla Norte de Nueva Zelanda.

Desde el extremo norte, donde comenzó la historia política de Nueva Zelanda, viajarás a través de paisajes que combinan una costa magnífica, tierras de labranza de rápido crecimiento y maravillas geotérmicas. La cultura maorí es rica y está presente en muchas partes de la Isla Norte.

Nueva Zelanda está repleta de actividades. Lo más difícil de tu itinerario será decidir qué harás primero.

Los magníficos paisajes y las costas de Nueva Zelanda encabezan la lista de lugares para explorar de muchas personas. Si la aventura es lo tuyo, tienen una larga lista de emocionantes actividades que harán que tu corazón se acelere.

O bien, si lo que buscás son vacaciones relajadas, las piscinas de aguas termales, viñas y atracciones culturales te mantendrán entretenido.

Previo PUNTA CANA: BELLEZA DEL CARIBE
Siguiente Cuerpo saludable, por dentro y por fuera