Opuestos que se atraen


Luces y sombras. Reflejos sobre la Setúbal.

 

Textos y producción: Diego Roa. Fotos: Pablo Cánepa.

Contrastes. Trasluces. Insinuaciones. La rudeza de los hierros del Puente Colgante, lo etéreo de la gasa.

Íconos y símbolos de la ciudad y la moda. El Puente Colgante, un lugar de encuentros. Unión de orillas. Alguna vez cayó y se volvió a levantar. La gasa, ese género que atraviesa el tiempo y se reinventa en el juego de lo oculto y lo develado.

Seducciones. Mostrar y tapar.

Una mujer fuerte como el hierro, segura de sí misma, que es capaz de levantarse y reinventarse, quien en un mismo juego de atracciones se presenta etérea y volátil como la gasa. Exhibe y esconde.

Lo sencillo del material noble realza las figuras. Tanto en la moda como en la vida, menos es más.

 

La belleza de lo simple enaltece las estampas. El puente, el río y ella. Nada pasa desapercibido. Cada una de las partes forman un conjunto que atrae, produciendo un encantamiento que permite ver más allá.

A través de los rústicos pilares del puente, se dejan ver la laguna y la ciudad. A través de la delicada trama del vestido se filtra el encanto de su silueta, apenas cubierta con una trusa y un soutien.

El rudo Puente y el encanto femenino. Opuestos que se atraen. Materiales que se complementan y hacen al encanto de una ciudad que vive a un ritmo agitado pero que detiene la mirada ante lo bello para dejarse fascinar.

Producción y peinado: Diego Roa
Fotógrafo: Pablo Cánepa
Modelo: Eugenia Leonhardt

Previo Lo disruptivo no es solo una palabra rara
Siguiente Rítmica en la sangre, en el alma y en la pista