Orden Profético: desde las raíces del rock


Las décadas de los 80 y 90 fueron sin dudas la mejor época del hard rock. Con esa esencia se formó esta banda santafesina que busca perpetuar la buena música.

TEXTOS. Romina Santopietro. FOTOS. Joaquín Amaduzzi y Juan Gervasoni.

El hard rock sigue vigente y continúa mostrando referentes nuevos, tales como Orden Profético, banda santafesina relativamente joven, ya que consta de 4 años desde su creación. Sus integrantes, que crecieron escuchando a las legendarias bandas de los 80 y 90, desean que este género vuelva a su época de gloria.

Nosotros conversamos -en una de las primeras entrevistas presenciales, luego de la pandemia- con Joaquín Muñoz y Rafa Fernández, guitarra y voz, respectivamente, sobre los inicios y los proyectos por llegar para Orden Profético.

-¿Cuándo nace la banda?

Joaquín: -Nace el 21 de septiembre de 2018. Prepandemia. El peor momento para una banda, porque los primeros años son los más difíciles. Fue un poco complicado porque una banda crece cuando toca en vivo. Pero también sirvió para meternos de lleno en la parte de producción y composición. Dentro del balance fue positivo porque si bien tocamos poco en vivo, arrancamos a crear material y a generar contenido para las redes, que hoy por hoy, es tan importante como tocar en vivo.

Rafa: – Para nosotros poder trabajar para adentro, mostrando lo que hacemos en un videoclip o en una sesión de fotos también fue importante. En algunos momentos donde las restricciones se levantaron pudimos viajar y crear material audiovisual en estudios legendarios, hicimos sesiones en vivo en el estudio Romaphonic, que era el estudio donde Fito Páez grabó Circo Beat y ahora está abierto al público. Imaginate lo que fue para nosotros: éramos una banda que tenía un año, y estábamos haciendo pie y fuimos allá de audaces. Y la verdad es que fue espectacular. En una sesión en vivo, aunque tiene posproducción, no podés errarle. Esto nos abrió muchas puertas.

Esa mística de leyenda perdura y para Orden Profético formar parte de la historia de ese estudio, se constituye en parte fundacional de su ADN como banda. Porque como sus propios integrantes afirman, la agrupación, con apenas 4 años, presenta una impresionante trayectoria. Ganaron el concurso de música «Capital Joven», organizado por la Municipalidad de Santa Fe, y han tocado en escenarios clave de Buenos Aires. Y claro, siguen lanzando material en las plataformas digitales.

-¿Quiénes componen y arreglan los temas?

Joaquín: – Hay como dos partes: lo que veníamos trayendo de antes de conformar la banda, temas propios de cada uno y los que forjamos juntos. Nos juntamos al principio y dijimos «a ver qué tenemos». Eran cosas que estaban en un 75 % armadas, quedaba pulir un poco y acomodar. En la segunda etapa -ya en pandemia- nos encerramos en el estudio y comenzamos a tirar ideas entre todos. Ya conocíamos las virtudes y defectos de cada uno, así que nos vino bien eso de estar encerrados con nosotros mismos.

Rafa: -Generalmente, en la mayoría de las bandas son los guitarristas quienes traen la letra y música, las maquetas. Acá ellos traen la idea y todos nos ponemos a jugar hasta que sale. Es más transpiración que inspiración -risas-. Es laburar y coordinar hasta que quedamos conformes.

-¿Qué bandas consideran como referentes?

Responden los dos juntos: Black Sabbath… Rata Blanca… pero en realidad es una ensalada. -más risas.

Joaquín: -Igual eso es bueno, porque si no uno se encasilla en un solo sonido. Y hoy pasa todo tan rápido que vos escuchás dos cosas iguales y ya lo descartás. Es interesante sacar algo de acá, otro poquito de allá y hacer tu propia mezcla.

-¿Quién es el fanático de los mitos nórdicos? Porque hay mucho en el arte de tapa y en las letras.

-Risas-. Joaquín: -¡Y no es solo por haber visto Vikingos! En el tema Sinfonía de Ragnarok, que es uno de los temas más complejos que tenemos – porque tiene 32 instrumentos- fue un tema que nos abrió musicalmente la cabeza. Fue un desafío hacerlo. Nos parece interesante trabajar con una temática, y aplicarla en todo lo que hacemos, y no solamente en un tema y que quede ahí perdido. Pero tampoco queremos encasillarnos. Vamos a ir mechando. Cada vez que proponemos algo tratamos que atraviese todo: las letras, la vestimenta, el arte de tapa, el videoclip… Eso me parece que le aporta algo interesante a la banda, no son cosas tiradas al azar. Es más bien una serie. Nos gusta transmitir un mensaje, jugar con las ideas y los símbolos.

Respecto del nombre de la banda, Rafa considera aclara que no tiene nada que ver con rock cristiano, entre risas. «Tiene que ver con ordenar los gustos musicales, y que los más jóvenes vuelvan a escuchar este estilo de rock. Nosotros somos chicos jóvenes y nos gustaría profetizar el regreso masivo de la gente al hard rock», explica.

El argentino tiene eso de marcar las edades musicalmente. Después de los 30 o 40 el tango te encuentra. En la adolescencia es el rock, ya sea nacional o en inglés. Todos tenemos una banda sonora de vida. La música que te acompañó a crecer y que te acompaña ahora.

HACER ESCUELA, HACER HISTORIA DEL ROCK

Orden Profético fortalece su presencia en redes, con un claro propósito: llegar a la gente joven que no consume rock.

«Hoy todo pasa por las redes sociales. No solamente los jóvenes, todo el mundo está en las redes. por eso es que tratamos de llegar a la mayor cantidad de personas y que se vuelva a escuchar masivamente el rock», declara Joaquín.

«Llegar a los más jóvenes que tal vez no lo escuchan de primera mano. Devolver algo de eso que nos dio la música, con nuestras versiones», completa Rafa.

-¿Cómo llegaron al concurso de bandas jóvenes?

-Joaquín: -Me lo comentó mi viejo, se los propuse a los chicos y dijimos «estamos listos, vamos». Era una oportunidad de hacer algo en nuestra ciudad, de refutar eso de que nadie es profeta en su tierra. Veníamos de grabar en Buenos Aires y que nos reconozca gente de allá, también de Rosario, notas en Mar del Plata y México y acá no nos conocían. Era una buena oportunidad para darnos a conocer a más gente. Participamos, ganamos. Grabamos en la Mediateca, nos reconocieron en el Concejo Municipal, tocamos en el Mercado Progreso… Esto fue en septiembre del año pasado, 2021.

Rafa: -Fue algo sumamente positivo. Para nosotros es una suerte de mensaje, porque la música que se escucha en Santa Fe no es el rock, lo sabemos muy bien. Y eso que somos sabaleros, fanáticos de los Palmeras, no renegamos de eso -risas-. Pero sí creemos que al rock le deberían haber abierto más las puertas en la ciudad. Este proyecto nos destacó. No hubo muchas bandas de rock reconocidas por el Concejo. Y menos una banda que tiene cuatro años de vida. Es muy gratificante.

-¿Qué se viene para Orden Profético?

Joaquín: – Se viene un nuevo disco. Estamos grabando material nuevo, lanzando nuevos singles. La primera etapa fue lanzar el disco con portada, y un disco físico, hicimos lagunas copias, que es algo muy de los 80 y 90 el disco entero y en formato físico.

Rafa: -Eso es más para un recuerdo que para que alguien lo escuche en formato CD. Ya ni siquiera los autos viene con lectores de discos. Por eso decidimos hacerlo en un 90 % virtual, adaptándonos a los tiempos y a las formas actuales.

Joaquín: -Así que vamos a ir presentando los temas de manera virtual y los videoclips, que seguramente después van a completar un segundo disco de la banda. Estrenamos hace poco «Probé el veneno», con una trama interesante y ya estamos pensando en el segundo videoclip que vamos a grabar en el segundo semestre del año. Somos inquietos. No nos podemos quedar tranquilos, siempre estamos pensando en qué más podemos hacer. No somos solamente una banda de rock que se junta los sábados a hacer un par de temas y ya está. Hay mucho más detrás de eso: sentarse a escribir una historia, pensar locaciones para filmar, elegir el vestuario…

Rafa: -Nosotros tomamos el videoclip como una especie de cortometraje. Es un corto con banda tocando. Somos muy aficionados al cine y al teatro, y eso lo volcamos en nuestros videoclips. Es una parte complementaria a la banda. Somos autodidactas y muy audaces, para actuar, y creo que eso es lo que construye a un artista. No solamente pararte en un escenario y tocar sino complementar toda la faz artística. Este año será esto;: tocar pocas veces. Buenos recitales, pero pocas veces. Y seguir grabando.

Integrantes

Voz: Rafael Fernández

Guitarras: Joaquín Muñoz y Sebastián Romero

Batería: Sebastián «Chapu» Olarte

Tecladista y productor musical: Martín Lucio Faba

Previo A ver: poné pausa
Siguiente Paleta de otoño