Petiribí: vetas naturales y cálida belleza


Utilizada en espacios interiores y exteriores, la madera resalta y armoniza con otros materiales. Se destaca en los revestimientos de pared, cielo raso, escaleras y portones de exterior de esta fabulosa casa. También aporta una calidez y estilo muy especial por su coloración y tipo de veta marcada.

Con la lupa puesta sobre un hogar que deslumbra por sus terminaciones, detalles y cuidadoso diseño conocemos los usos y beneficios de un tipo de madera maravilloso. Los especialistas de la Cámara de la Madera destacan en esta oportunidad una obra ubicada en Escobar (Buenos Aires). «Casa Sakura» es un proyecto arquitectónico realizado por el Estudio PKa, en donde la excelencia de la madera de petiribí es indiscutible protagonista.

La madera de petiribí, también peteribí o loro negro, es una madera de color verde grisáceo, oliváceo. De vetas parejas y muy valorada en el sector de la carpintería y ebanistería. Es muy dúctil para ser trabajada en todos los procesos de maquinado y excelentes acabados. Es una madera reconocida y valorada internacionalmente y muy deseada para la construcción de muebles finos y «boiserie» (finos revestimientos para interiores). Los carpinteros aprecian muy especialmente sus placas terciadas, fenólicas y enchapados, porque son sencillos de trabajar y se pueden lograr hermosos acabados.

También por sus propiedades ornamentales y técnicas se la utiliza en construcciones navales, para timones, escaleras, barandas y tableros. Y en general, en el mundo maderero se aplica en la fabricación de diversos enseres como instrumentos musicales, toneles, piezas torneadas como balaustres, esculturas, molduras, culatas de armas, cabos y mangos de herramientas, marcos de cuadros.

Pero, en «Casa Sakura», las vetas del petiribí viajan al infinito en un punto de fuga en el cielorraso del living, encarnando un protagonismo único en el ambiente, delicada, minimalista y modernamente decorado. Lo mismo sucede con el frente exterior y el portón, el nítido color y su elegancia contrastan con el hormigón que contiene y los múltiples verdes, en una conjugación espectacular.

Dentro del hogar, la escalera es un reto aparte, en donde cada peldaño parece estar suspendido, casi en vuelo, con barandas finas y elegantes, que brindan sutilmente la seguridad requerida.

«En este proyecto, como en cada uno de los que encaramos, cada detalle ha sido perfectamente supervisado. En este tipo de madera usamos aceites naturales y ceras interiores para su mejor durabilidad y optimización» explica Daniel Vier, uno de los responsables de la obra.

Previo Depresión y ansiedad: hacer ejercicio puede aliviar los síntomas
Siguiente Tarta de espinaca y queso