Por una movilidad infantil segura


La APSV junto a Mamás y Niños Seguros llevan adelante una campaña que busca concientizar sobre la seguridad vial de los más pequeños.

Textos. Revista Nosotros.

«Los adultos protegemos a los niños de todo aquello que los ponga en peligro, pero no existe una clara percepción del riesgo al que están expuestos en las distintas modalidades de traslado. Tenemos que tomar conciencia que los menores constituyen una población vulnerable frente a la siniestralidad vial, y los adultos somos responsables frente a esta situación», asegura Osvaldo Aymo, subsecretario de la Agencia Provincial de Seguridad Vial (APSV) dependiente del Ministerio de Seguridad.

Los niños comienzan a vincularse con el entorno vial acompañados de sus padres como peatones u ocupantes de vehículos y, a medida que crecen, ganan autonomía y diversifican su modo de traslado: primero como peatones, luego como ciclistas, luego como motociclistas y, por último, también como conductores de otro tipo de vehículos.

Frente a esta realidad y con el objetivo de aumentar la seguridad vial de los niños y niñas el organismo puso en marcha una campaña que cuenta con el asesoramiento del equipo de profesionales de Mamás y Niños Seguros (Adisiv-Safe Kids). «Las acciones que implementamos buscan fortalecer la información sobre el tema entendiendo que la seguridad vial de un niño va más allá de su traslado en un vehículo», explica el funcionario.

Un cambio de paradigma

Sobre las herramientas necesarias para trabajar eficazmente sobre la movilidad infantil segura, hablamos con Axel Dell’ olio, licenciado en Seguridad Vial y Transporte y director de Mamás y Niños Seguros: «En primer lugar es necesario un cambio de paradigma, los niños nunca fueron el centro de atención. La pandemia exacerbó en Argentina algo que ya se venía dando en otros países que es empezar a preparar las ciudades con otra mirada, de forma que resulten más amigables. En Gobernador Crespo, por ejemplo, le insistimos mucho al intendente para hacer una ciclovía sobre la avenida San Martín. Hay que generar espacios por fuera de los autos».

Sobre el trabajo que vienen realizando desde la entidad en conjunto con la APSV, destaca que «es fundamental la decisión política, yo puedo tener un taller lleno de herramientas pero sino hay quien sepa usarlas, no se puede hacer nada, se necesita un director técnico que diga hacia dónde ir». Agrega también que se necesitan recursos económicos para invertir en seguridad vial más allá de las campañas, hay que acompañar con acciones concretas.

«En Santa Fe venimos trabajando desde hace 5 o 6 años -relata- incluso con la gestión anterior. Hicimos mucho hincapié en los sistemas de retención infantil, yendo mucho al terreno, estuvimos en ciudades de todas las regiones de la provincia. También a través de jornadas con estudiantes secundarios y otras para padres. Además, nos unimos con la Sociedad Argentina de Pediatría Filial Santa Fe, nos contactamos especialmente con el pediatra Lucas Navarro quien es el encargado de la Comisión Nacional de Prevención de Lesiones». Al respecto, asegura que cuando se suma el trabajo del Estado al de las entidades de la sociedad civil el resultado es mucho más efectivo.

La campaña

A partir de comprender que los siniestros viales son una de las principales causas de muerte no natural y lesiones graves en menores de edad, la APSV comenzó una campaña gráfica digital de concientización sobre movilidad segura apuntada a niños, pre adolescentes y jóvenes. Bajo la consigna ¿Cuánto sabemos los adultos de movilidad infantil? La misma se difunde a través de las redes sociales, en formato de trivias para generar una participación activa por parte de la gente, en cuya resolución brinda información amplia y clara sobre los distintos aspectos de la seguridad vial infantil.

Durante el lapso que dure la acción de comunicación se trabajará sobre distintos ejes temáticos como el niño peatón, al cole seguros, Sistema de Retención Infantil y coches de paseo, uso de la bicicleta y monopatín, los jóvenes, el alcohol y el manejo, la moto como vehículo familiar y uso de casco.

El objetivo central es modificar conductas inadecuadas que permitan desarrollar en la vida cotidiana prácticas seguras de prevención y cuidado que una vez internalizadas y naturalizadas, no le demanden al sujeto un esfuerzo de atención y evaluación permanente.

Formación

Cómo parte de la campaña, se pensaron también espacios de capacitación sobre movilidad infantil segura para inspectores de tránsito y personal de la Policía de Seguridad Vial (PSV). En cuanto al primer grupo de actores, se encuentran realizando el curso virtual «Enfoques emergentes en la gestión de la seguridad vial» destinado a todos los agentes de fiscalización de los municipios y comunas de la provincia en el que el módulo Movilidad Infantil Segura tiene un lugar preponderante.

Por otra parte, se capacitará a los agentes que integran la PSV con miras a que puedan acompañar y asesorar a las familias que realicen viajes por ruta pudiendo detectar situaciones de riesgo en el traslado de niños e interviniendo activamente en el momento, a través de brindar información y recomendaciones de seguridad vial.

Paseos en bici

La primavera es la estación ideal para disfrutar de paseos familiares en bicicleta. Pero antes de salir conviene tener en cuenta algunos puntos claves para una movilidad segura-

¿A partir de qué edad puedo llevar a mi bebé en bici? ¿Qué casco compro? ¿Qué sillita es la más segura? Al respecto, el pediatra Lucas Navarro, secretario del Comité Nacional de Prevención de lesiones de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) y Néstor Sebastián, directivo de la Asociación de Ciclistas Urbanos ofrecen algunos consejos prácticos:

EDAD SEGURA

– El bebé, niña o niño debe pesar entre un mínimo de 9 kg y un máximo de 22 kg. Cuando el bebé ya se mantiene sentado y con firmeza (aproximadamente a los 10 meses, aunque siempre depende de la contextura física de cada uno), ya puede empezar a ir en bici en una sillita hasta que alcance los 22 kilos.

– Siempre se debe usar casco.

– El conductor de la bicicleta debe ser mayor de edad.

– Si los padres no están acostumbrados a andar en bici, es mejor que no lleven al niño.

– Solo puede ir un niño por bicicleta. No es recomendable llevar a 2 en la misma bici.

SILLITA SEGURA

– Debe estar homologada.

– Se debe comprar en tiendas especializadas y seguras.

– Los precios varían mucho entre los modelos, pero lo importante es que todas tengan: un arnés con el que sujetar al niño en todo momento, un reposapiés con protección en los laterales y correas para sujetar los pies y evitar que se traben los pantalones o cordones con la bici.

– Existen tres tipos, según su ubicación en la bici:

Manubrio: la más inestable y no poseen respaldo alto.

En la barra central: la más estable.

En la parte de atrás: son las más populares. Su respaldo es más alto y cómodo para el bebé.

Previo Más moda que nunca: Netflix anunció la renovación de Emily in París
Siguiente Mentalidad de crecimiento