Prepará tu casa para la primavera


Se acerca la temporada más linda del año y con algunas pequeñas -y económicas- reformas podés dejar tus espacios listos para disfrutar del calor.

1. RENOVAR LOS COMPLEMENTOS

Sabemos la importancia que tienen los textiles a la hora de decorar un ambiente y también que son los elementos ideales a cambiar si buscamos una renovación que nos implique poca inversión. Basta cambiar algunas fundas, almohadones o alfombras para transformar un espacio.

Ahora que se acercan los días más cálidos es buena idea optar por géneros livianos y frescos, dejando de lado aquellos que nos «abrigaron» durante el invierno. Los estampados geométricos con rayas, rombos y círculos son tendencia, especialmente los que tienen una base neutra. Las opciones son infinitas.

2. SUMAR VERDE

No hay primavera sin verde y sin flores. Trasladá la magia de esta estación sumando plantas de distintos tamaños a tus ambientes y vas a ganar en calidez y frescura en un ambiente relajado y armonioso. Armar un «rincón botánico» es una gran idea.

Por otra parte, los ramos de flores ubicadas sobre la mesa o en distintos rincones sumarán el color y la alegría tan propia de esta temporada. Recordá que todo está en los detalles.

3. PARED PROTAGONISTA

Si la idea es lograr un cambio más contundente, podés renovar por completo un ambiente con solo modificar una pared. El empapelado viene pisando fuerte en decoración y los que tienen diseños botánicos o florales son ideales si de primavera hablamos. Una inversión pequeña que va a transformar por completo el ambiente y no va a pasar desapercibida.

4. MUCHO ARTE

Armar un collage de cuadros es una gran alternativa para dar importancia a una pared, enmarcar un sofá o dar vida nueva al living. No es necesario gastar mucho sino elegir bien para sumar imágenes, texturas y colores que, sin ser iguales, conformen una serie que tenga continuidad estética.

Prestá atención a los marcos y tené presente que el arte no siempre implica grandes inversiones, solo es cuestión de buscar y agudizar el ojo.

5. ILUMINAR CON ESPEJOS

Los espejos son ideales para iluminar ambientes ya que multiplican la luz. Si estos son grandes, mucho mejor.

Otra opción es instalar varios espejos de distintas formas y tamaños, con marcos diferentes, de forma agrupada logrando un punto focal muy interesante. El resultado será muy decorativo y no pasará desapercibido.

6. SEPARAR CON COLOR

Para crear zonas dentro de un mismo ambiente sin gastar demás, una buena opción es la pintura.

Elegí un color que atrape -no necesariamente tiene que ser intenso, pero si generar contraste con el resto de las paredes- y delimitá el espacio a pintar para generar un efecto visual que permitirá sectorizar sin perder metros cuadrados.

Previo Cómo hablar de sexo con los adolescentes
Siguiente Los años sesenta: la ciudad y las huellas del Instituto de Cinematografía de la Universidad del Litoral