Qué hace #LocaPorElOrden (II)


La pregunta que sigue a la lista de inquietudes que nos planteábamos la semana pasada es: ¿En qué situación alguien requiere el servicio de una organizadora profesional?
Textos. Nadia Novillo.

La verdad es que son variadas las razones, momentos y etapas en las que una persona puede demandar la asistencia de un organizador, hay motivos vitales, personales y estructurales.


Basada en mi experiencia profesional y laboral, haciendo un análisis y balance de las organizaciones realizadas, puedo hacer una distinción muy personal entre lo que yo llamo “organizaciones felices” y “organizaciones delicadas”.


ORGANIZACIONES FELICES

  • Organización donde se unifican muchas cosas en una sola vivienda porque una pareja decide juntarse.
  • Organización de un nuevo hogar cuando una persona se independizó y dejó la casa de sus padres.
  • Organización de un nuevo hogar post boda.
  • Organización de la casa de una familia donde ha quedado el nido vacío porque los hijos ya se fueron.
  • Organización de un hogar donde debemos despejar una habitación porque hay un primer bebé en camino.
  • Organización de un hogar donde se va a agrandar la familia con un nuevo hermanito.
  • Organización de un hogar donde van a recibir un nuevo integrante y hay que destinarle una habitación, suele ser el caso donde se recibe un estudiante extranjero de intercambio o cuando viene un abuelo a vivir con la fila.
  • Organización pre y post mudanzas planificadas, deseadas y esperadas.
  • Organización buscando mejorar y favorecer la convivencia y la calidad de vida familiar.
  • Organización para erradicar el descontrol y caos.
  • Organización para intentar optimizar el espacio, administrar mejor el tiempo, ahorrar dinero, controlar el consumo desmedido y modificar la conducta de compra.
  • Organización de vestidor y armado de valija.
  • Organización de un local comercial, oficinas, depósitos, lugares de trabajo.


ORGANIZACIONES DELICADAS

  • Organización post separación/divorcio.
  • Organización por reformas para adaptar un hogar debido a la enfermedad o incapacidad de alguno de los integrantes de la familia.
  • Organización del hogar de una persona con problemas serios de acumulación.
  • Organización del hogar de una persona que se encuentra atravesando un estado de depresión.
  • Organización pre y post mudanzas no elegidas, involuntarias, debidas a un remate, desalojo, etc.
  • Organización de un hogar post incendio, inundación, deterioro de una propiedad por un accidente o una situación externa imprevista.


ORIENTACIÓN PROFESIONAL


En ambas organizaciones la característica común son las jornadas de trabajo intensas, maratónicas, terapéuticas, liberadoras y movilizantes. En las mismas surgen anécdotas, recuerdos, emociones. Hay risas, por momentos es un plan divertido cuando una causa feliz impulsó la necesidad de organización. Cuando la causa es triste, claramente hay una situación compleja que implica una mayor contención de mi parte, un trato especial y cuidadoso, extremadamente respetuoso, para acompañar al cliente en un momento difícil y complicado.


Durante el proceso de organización se genera cierta confianza, complicidad y confidencia que excede la estricta relación cliente-organizador, asemejándose a un intercambio amistoso y es justamente eso lo que le da una característica terapéutica y liberadora, algo que los invita a abrirse, sincerarse y soltar.


Al finalizar una organización, se siente el cansancio y agotamiento físico, también mental porque inevitablemente se involucran sentimientos y emociones, pero siempre es enorme la satisfacción y la felicidad de los resultados visibles del orden externo y del ejercicio del orden interior realizado.


¿Qué deberíamos tener en cuenta a la hora de contratar un organizador?

  • Corroborar que sea una persona profesional, seria, responsable, que genere confianza.
  • Asegurarnos que tenga la preparación, capacitación y experiencia para resolver y brindar soluciones.
  • Pedir referencias y ver imágenes de trabajos realizados.
  • Averiguar cuáles fueron sus trabajos anteriores, si tiene algún antecedente de denuncia, conflicto o juicio laboral.
  • La mejor referencia a tener en cuenta es la recomendación de un familiar, amigo o conocido.


Personalmente considero que la mejor forma de mostrar, contar y vender mis servicios de organización es a través de la publicación de imágenes y videos reales de los trabajos realizados, siendo auténtica, genuina, fiel a mi estilo, evidenciando coherencia y veracidad entre lo que expreso, escribo, público y el modo en que vivo.


  • Organizadora de Vestidores, Espacios del Hogar y Lugares de trabajo.
  • Asistencia Pre y Post Mudanza.
  • Propuestas para el Diseño de Espacios y Muebles.
  • Talleres y Asesorías On Line.
  • Home Staging.
  • Visual Merchandising.

Previo 25 de mayo, Día del Orgullo Nerd
Siguiente Vivir en clave de jazz