¿Qué leemos por estos días?


Seguimos puertas adentro, con un poco más de fresquito y con las ganas de leer intactas.

Textos. Romina Santopietro.

¿Estoy dedicando más horas del día a la lectura? No lo niego ni lo confirmo. El tiempo acompaña para calzarte las pantuflas, sacar a tu Chimoltrufia interior a tomar sol junto a la ventana con un cafecito o un té calentito y tu librito.

Sí, me estoy describiendo a mí misma. ¡Déjenme! La pandemia tiene que servir para algo, y ese algo es leer, en mi caso. Si también es el tuyo, acá te cuento qué estuve leyendo y me gustó.

«Hacia la belleza», de David Foenkinos

Antoine Duris es profesor en la Academia de Bellas Artes de Lyon, pero, de un día para otro, decide dejarlo todo para convertirse en un guarda del Museo de Orsay; en concreto, de la sala que alberga el retrato de Jeanne Hebuterne, de Modigliani. Mathilde, su jefa en el museo se encuentra tan perpleja como atraída por su extraña personalidad y el enigma de su vida. Algo terrible le sucedió, pero ¿qué? De momento, para sobrevivir, Antoine solo ha encontrado un remedio: dirigirse hacia la belleza.

Es evidente que algo no va bien cuando sientes la necesidad de huir de tu vida hacia otra completamente diferente, solo avisando a los tuyos para darles tranquilidad pero cortando toda relación con tu vida anterior. Eso es lo que necesitaba Antoine cuando dejó su rutina, sus clases de historia del arte en Lyon para escapar a París.

Allí parece refugiarse en lo que siempre lo hizo feliz: el arte. Decide pedir trabajo como guarda de seguridad en el museo de Orsay y lo consigue, a pesar de que la directora de recursos humanos cree que él, con su gran carrera como profesor, está sobrecalificado para un puesto así. Sin embargo el cómo se comporta le hace ver que Antoine no está pasando por su mejor momento y que necesita ese puesto de trabajo.

«Él, que tenía la costumbre de ponerse delante de sus alumnos, atravesaba una convalecencia de la palabra. Él, que tenía la costumbre delante de una multitud que absorbía sus exposiciones, sufría ahora cada vocablo que tenía que pronunciar como una prueba insalvable».

Con ecos de la comedia romántica que lo consagró entre los lectores, «La delicadeza», y también de la extraordinaria proeza literaria de «Charlotte», ganadora del Premio Renaudot y el Renaudot des Lycéens, «Hacia la belleza» es una novela al mismo tiempo luminosa y oscura, llena de momentos y frases memorables, que nos invita a acercarnos, nosotros también, a la belleza.

¿Qué es lo que deleita tanto en las historias de Foenkinos? Su manera de describir las cosas cotidianas. Por ejemplo, para hablar de un lugar feo, lo define como «perímetro de desolación estética». El arte de su prosa es sutil, elegante y divertido.

Un reencuentro memorable con este talentosísimo escritor.

«Tres abuelas y un cocinero muerto», de Minna Lindgren

Siiri, Irma y Anna-Liisa son tres viudas de noventa años residentes en El Bosque del Crepúsculo, un centro privado de departamentos para la tercera edad de Helsinki. Más que un nidito acogedor para las personas mayores, la residencia resulta un lugar siniestro en el que los ancianos se ven privados de su identidad, rodeados todos los días por enfermeros vagos e inexpertos, y obligados a hacer gimnasia aunque no les guste, a asistir a conferencias que no les interesan y a tomar una gran cantidad de medicamentos prescritos por médicos a los que apenas han visto, y en ocasiones, ni siquiera eso.

Parece que para las tres amigas los días solo traerán partidas de cartas, viajes en tranvía y asistencia a funerales. Pero en la residencia se empiezan a producir unos misteriosos asesinatos… y nadie había contado con la curiosidad y el tiempo libre de unas inocentes ancianitas.

En «Tres abuelas y un cocinero muerto» Tero, el cocinero de la residencia, ha muerto, aparentemente se suicidó. Siiri le tenía mucho cariño y decide investigar, porque no cree que sea un suicidio.

Esta no es una novela policíaca en todo el sentido del género, sino una historia sobre la vejez. Sí, hay una muerte, un misterio y mucho humor, pero no alcanza a esconder una mirada real sobre el tema de la tercera edad.

Las tres nonagenarias Irma, Siri y Anna-Liisa, encantadoras, vitalísimas e inconformistas, provocan la ternura y el cariño del lector desde las primeras páginas de la historia. Tienen que luchar contra el sistema, su memoria, los achaques y los más jóvenes que no les tienen paciencia, pero nada de eso las va a detener en su afán de descubrir la verdad.

«El collar rojo», de Jean Christophe Rufin

«El collar rojo» es una novela que gira en torno a tres personajes principales y un perro, Guillaume, que ladra sin descanso en una plaza de una pequeña localidad francesa durante los muy calurosos días del verano de 1919.

En ese lugar hay un cuartel semiabandonado en el que permanece como único preso el coprotagonista, Morlac, ex combatiente y héroe que ha sido condecorado con la Legión de Honor, pero al que se le acusa de un posible delito castrense.

Allí llega, y permanece varios días mientras elabora el sumario el otro personaje principal, Lantier, un aristócrata movilizado por el ejército y nombrado juez instructor de la causa.

La tercera persona que da vida a la historia es una joven campesina llamada Valentine, que tiene una cuidada educación y una notable biblioteca nada habitual para una agricultora que vive con su pequeño hijo en una granja cercana a la villa.

La historia se entreteje con los relatos de fondo de la I Guerra Mundial, los combates de franceses, rusos, búlgaros y austro-húngaros en el frente oriental; los ideales revolucionarios de comunistas y anarquistas; el amor, los malentendidos y los celos; la lealtad, la fidelidad y las dificultades para vivir la coherencia con los propios valores morales ante situaciones diversas e inesperadas. Y todo esto con los ladridos de Guillaume de fondo.

De una manera acompasada, tensa, que lleva el suspenso hasta la última página se manifiestan muy bien las conductas y sentimientos de los personajes, así como el ambiente.

Estos tres personajes y el perro, son la clave de «El collar rojo», publicada por Ediciones B, una novela llena de poesía y de una sencillez deslumbrante, que se convierte en un inolvidable canto a la fidelidad, de la mano de Jean-Christophe Rufin.

Se dice que todo el hilo de la historia se basa en una anécdota que Rufin escuchó en un bar en África. Producto de su prodigiosa imaginación, dotó de contexto un relato corto y nos regaló esta hermosa novela.

Los tres títulos se consiguen en formato digital.

Previo Fundación Leer ofrece un programa de actividades virtuales
Siguiente Llega la versión beta de Minecraft con RTX Windows