¿Qué tener en cuenta para la poda de árboles frutales?


Césped Arroyo Leyes -empresa especializada en mantenimiento de espacios verdes y jardines- nos comparte algunas claves para llevar a cabo la poda de la manera más eficiente para mantener el crecimiento y desarrollo óptimo de las especies.

Textos. Revista Nosotros. Fuente. Infocampo.

¿POR QUÉ SE PODA?

– Para lograr la forma y el tamaño que se desea dar al árbol frutal.

– Para regular su crecimiento, equilibrando la cantidad de ramas y frutos.

– Para mejorar el tamaño, la distribución y la calidad de los frutos.

– Para mantener una buena cosecha a través del tiempo.

¿CUÁNDO SE PODA?

Los profesionales sostienen que el momento para podar depende del tipo de corte que se necesite hacer:

– Cortes gruesos con serrucho: en otoño cuando las hojas han comenzado a caer.

– Cortes «finos» con tijera: en invierno, cuando la planta está en reposo.

– Como complemento de las tareas anteriores es importante observar los nuevos crecimientos en primavera, cortando «a mano» los brotes tiernos que estén mal ubicados.

Algunos tips del INTA

– Formar bien el «esqueleto» no dejando demasiadas ramas gruesas, para que la luz y aire ingresen a todas las partes de la planta y así se formen frutos en toda la copa.

– Al formar la copa de un árbol joven, elegir 4 o 5 ramas principales que nazcan a distintas alturas del tronco y estén bien abiertas para permitir el ingreso de luz.

– Reconocer en qué tipo de rama se producen los frutos: los frutales de pepita dan sus frutos en madera de 2 años o más (manzanos, perales, membrillos), los frutales de carozo dan sus frutos en la madera formada en el último año (duraznero, ciruelo, cerezo) y la vid produce los racimos en la madera nueva, es decir los sarmientos del último año.

– Eliminar las ramas que apunten hacia adentro y despuntar siempre sobre una yema que mire hacia afuera, así se evita que la copa se «cierre».

– Si hay demasiado crecimiento en la planta, no podar en exceso, ya que la planta responderá con más madera.

– Si se deben cortar muchas ramas gruesas en un árbol, no cortarlas todas en el mismo año. Es conveniente realizarlo de manera gradual (2 ó 3 años).

A TENER EN CUENTA

Antes de comenzar a cortar se debe observar cuidadosamente lo siguiente:

– Si el crecimiento del árbol es fuerte, débil, suficiente.

– Si la forma de la copa esta equilibrada o no.

– Hábito de crecimiento y fructificación del frutal.

Previo Cómo extender la vida útil de la batería de tu notebook
Siguiente Series y pelis recomendadas