Recetas: Risotto de calabaza


Porciones: 4

 

Ingredientes

300 gr. de arroz arborio o carnaroli
800 gr. de calabaza
1 puerro
Queso parmesano
800 cc. de caldo de verduras
Manteca
Aceite
Sal

 

Preparación

Lavar el puerro y quitarle las raíces y las hojas verdes, dejando sólo las partes blancas y de color verde pálido. Cortarlo en trocitos pequeños. Pelar la calabaza y cortarla en dados pequeños.

Poner 2 o 3 cucharadas de aceite a calentar en una cazuela.

Incorporar el puerro picado y freirlo a fuego lento durante 4 o 5 minutos, removiendo de vez en cuando con una cuchara de madera.
Añadir los dados de calabaza y rehogarlos durante 2 o 3 minutos.

Por último, añadir el caldo y dejarlo cocer a fuego medio hasta que la calabaza comience a deshacerse, aproximadamente 20 minutos.

A continuación, triturar la calabaza con una batidora durante 3 o 4 minutos. Seguidamente, añadir un vaso de caldo de verduras (o agua) para que la crema sea algo más líquida de lo normal.

Salpimentar.

La cantidad que se necesita para hacer el risotto será como mínimo 3 veces el volumen de arroz. Si hiciese falta, añadir un poco más caldo o agua.

El secreto del risotto está en la forma de cocción del arroz: añadir el caldo poco a poco, y remover constantemente con una cuchara.

Es muy importante añadir el caldo caliente para no cortar la cocción en ningún momento, por eso, mantener la crema de calabaza caliente.

Colocar 2 o 3 cucharadas de aceite en la paellera a calentar a fuego medio-bajo. Añadir el arroz y remover para que los granos se unten bien de aceite. A continuación, agregar 1 o 2 cucharones de crema de calabaza. Remover y esperar a que el arroz absorba el líquido.

Cuando el arroz se seque, añadir otro poco de líquido y seguir removiendo.

Repetir esta operación hasta que el arroz esté tierno y cremoso, aproximadamente 18-20 minutos, aunque el tiempo depende mucho del tipo de arroz, unas veces será algo menos y otras algo más. La única forma de saber si está en su punto es probándolo.

En el último minuto, añadir 4 o 5 cucharadas de queso parmesano rallado y una cucharada de manteca.

Remover para ligar bien y servir.

Previo Un paseo gourmet en la Estación Be lgrano
Siguiente Antología Narrativa