Sanar significa conocerse mejor


Existe la posibilidad de aprovechar la situación de aislamiento para iniciar un proceso de desarrollo personal que nos permita, no solo transitarla de la mejor manera, sino también sacarle el mayor provecho posible.

Textos. Revista Nosotros. Fuente. Asociación Argentina de Counselors.

El aislamiento social y el encierro nos puso a prueba y nos enfrentó con obstáculos y desafíos que tal vez nunca habíamos vivido.

Estamos todos atravesados por una gran crisis, con distintos estados de ánimo, con predisposiciones cambiantes, con historias rotas, con mucha incertidumbre e impotencia.

Todo esto lo manifestamos de la manera que podemos, sin estar seguros de lo que estamos eligiendo, y si eso es lo que de verdad queremos.

Existe la posibilidad de aprovechar esta situación para iniciar un proceso de desarrollo personal que nos permita, no solo transitarla de la mejor manera, sino también sacarle el mayor provecho posible.

Conocernos en profundidad nos ayuda a reconocer recursos, experiencias actuales de aprendizajes recorridos; aporta creatividad, capacidad de reflexión y fortaleza para ir asumiendo lo que sigue como la oportunidad de crecimiento que trae. A esto se le puede sumar la asistencia de un profesional que ofrece las condiciones necesarias para el bien-estar.

Esto puede ser de gran ayuda para reflexionar sobre cómo estamos viviendo el ahora y qué es lo que deseamos para nuestra vida de acá en adelante.

Algunas preguntas que pueden orientar el proceso son: ¿Qué deseo para mi vida? ¿Qué me gustaría dejar de hacer? ¿Qué quiero cambiar? ¿Con quién quiero estar?

Éstos y otros cuestionamientos que sin duda irán surgiendo en este camino de descubrimiento personal dan inicio a un diálogo interno que nos puede ayudar a desplegar y liberar nuestro potencial.

Previo Indigo, ropa informal
Siguiente Dos Lectores