Santafesinos por el mundo: Alemania


María del Pilar Martínez vive en Bonn, Alemania, donde se mudó con el objetivo de crecer profesionalmente como licenciada en Biotecnología.

María del Pilar Martínez viajó desde Santa Fe hasta Bonn, en Alemania, hace dos años con el objetivo de crecer profesionalmente en otro país. Ella es licenciada en Biotecnología y está trabajando en su doctorado mediante una investigación en biología molecular de plantas. Con ella hablamos a la distancia para conocer un poco más de su vida como santafesina en Europa.

– ¿Qué cosas extrañás del lugar donde naciste?

– Las cosas que más extraño del lugar donde nací son mi familia y mis amigos. También las costumbres que tenemos los argentinos y las cosas que hacemos juntos, que acá no las puedo hacer con las personas que conozco desde hace tanto tiempo.

– ¿Qué cosas seguís haciendo allá que te llevaste de acá?

– Lo que sigo haciendo es tomar mate, tomo mucho mate, y haciendo deporte, que es algo que aprendí en Santa Fe. También sigo comiendo tarde, acá comen muy temprano pero yo sigo conservando mis horarios de comida y merendando, algo que tampoco se hace donde vivo.

– ¿Qué cosas no te gustaría dejar de hacer nunca que entendés tienen que ver con la argentinidad o el ser santafesino?

– No me gustaría nunca dejar de tomar mate. Para mí es fundamental compartir mate con otros argentinos. Básicamente tampoco me gustaría dejar de ver a mi familia con frecuencia como lo hacía en Santa Fe y donde vivo no se hace tanto. Y bueno, tampoco perder el afecto y la calidez que se tiene en Argentina, en otros lugares, no es tan así.

– ¿Qué es lo que más te gusta y lo que menos te gusta del nuevo lugar donde vivís?

– Lo que más me gusta es la seguridad y la tranquilidad con la que uno puede vivir. Tanto la seguridad económica como la seguridad de salir a la calle. Gracias a Dios nunca me pasó nada malo, se puede vivir bastante tranquilo y como mujer una se siente bastante bien, se puede caminar tranquila en la calle.

Lo que menos me gusta es el clima, no es lo más lindo. En ese sentido extraño el clima de Argentina. 

– ¿Te costó adaptarte? ¿Las costumbres de allá son muy distintas a las de acá?

– Si, me costó adaptarme. No sé si tanto. Creo que con el hecho de empezar a hacer amigos de a poco uno se adapta más rápido y también poder hablar un poco el idioma, te ayuda a adaptarte también. Si acostumbrarme al clima en invierno y la oscuridad, sí es difícil.

Y las costumbres sí son bastante diferentes. Creo que somos países muy distintos, las personas son distintas, las costumbres son distintas. Pero bueno, sus costumbres me gustan y no significa que no me podría adaptar el día de mañana, aunque si quiero conservar las que considero que son argentinas.

– ¿Crees que va a ser tu último lugar de residencia o proyectas vivir en otros lugares? ¿Volverías a vivir a Santa Fe o a alguna otra provincia de Argentina? ¿Dónde te imaginás de acá a cinco años?

-No, no es mi último lugar de residencia.  Pretendo mudarme cuando termine mi doctorado en dos años, así que no sé si será en otro país como Australia o Nueva Zelanda o volver a Argentina. En cinco años tal vez me veo volviendo a Argentina a vivir, no sé si a Santa Fe, pero si a Argentina

– ¿Qué es lo más curioso que te tocó vivir en Alemania?

– Lo más curioso que me pasó fue vivir con gente que no conocía. En Argentina uno está acostumbrado a vivir con familiares, primos, amigos… Allá uno alquila con personas que desconoce totalmente. Por lo tanto para mí fue algo bastante raro.

IDA Y VUELTA

«A un extranjero que quiere conocer Argentina le diría que tiene que visitar sus distintos, tenemos un país muy grande con con mucha variedad de lugares. Considero que también la comida es muy rica. Además nuestro país tiene mucha calidad humana, el argentino es muy amable, tiene que conocerlo. El idioma también, el español y nuestra forma de hablarlo es muy lindo, así que también es algo que recomiendo 

 A un santafesino que llega a Bonn le recomendaría conocer su arquitectura que es muy linda, sus edificios, el río y la naturaleza».

Previo Edición Impresa 21-01-2023
Siguiente Muffins de coco