“Sombreretes”, arte lúdico en Casa FOA


El artista santafesino Juan Francisco Vera presenta una serie de sus trabajos en el marco de la tradicional muestra de diseño que se lleva a cabo en Buenos Aires hasta el 4 de diciembre.
Textos. Renata Gilli Faudín.

 

Casa FOA, la muestra anual en las últimas tendencias en diseño, arquitectura y arte, se presenta este año en el Palacio Cabrera (Cabrera 5653) en la ciudad de Buenos Aires.

El santafesino Juan Francisco Vera está radicado en la Capital Federal desde hace un tiempo considerado y ejerce su actividad como artista, la cual se ve plasmada con sus obras en el espacio nº 38 de la tradicional exposición, el mismo se trata de un vestidor de hombre.

Este es un espacio de arquitectura que podemos definir dentro de lo que es brutalismo, con muchos detalles modernos, y tanto lo decorativo como lo funcional se encuentran a la vista.

La serie de obras que presenta Juan se llama “Sombreretes” y se adaptan perfectamente al espacio.

Vendrían a ser un conjunto de objetos escultóricos que haciendo alusión a su parte más importante, su sombrero, “su facinator”, como él lo define, nace el nombre de la característica que les da vida.

 

vera2

Los elementos en que se basa para armar estas esculturas -las cuales son distintas, únicas e irrebatibles- están hechos con materiales sustentables, absolutamente todo lo que utiliza es reciclado, como por ejemplo repuestos de auto que no se usan más, antiguas piezas de electricidad, piezas de relojes viejos. Sus cuerpos y cabezas de madera, son armados en algunos casos con madera de pallets o madera de antiguos porta rollos de persianas.

En la inspiración de Juan está muy presente el arte lúdico, siempre se dedicó a este tipo de trabajos. Su niño interior, como él lo define, está muy a flor de piel y lo refleja en su obra; le gustan mucho los juguetes y todo lo que de alegría. Según él no existe un modelo a seguir, por momentos se dedica al taller y no logra más que un boceto y en otros momentos no puede dejar de producir.

La idea principal que transmite detrás de estos “Sombreretes” es que todo lo que está en este mundo sirve, todo lo que hay por más olvidado que esté, tiene vida y él puede darle forma y brindar distintas emociones a los espectadores.

Sus esculturas, más allá del nombre que tengan ( “Hermosos”, “Sombreretes”, etc, según el grupo al que pertenezcan) nos recuerdan los autómatas de épocas atrás. Esto es muy categórico, porque una vez realizados, paridos de sus manos, ellos tienen independencia, son como seres como de otra dimensión. Es más, todos tienen algo para decir. Hablan por sí solos, son muy expresivos, todos tienen una historia para contar, no solo por la elección de todas y cada una de las piezas que los componen; sino que son personajes que tienen mucho en su mirada. Tienen muchísima expresión a pesar de su composición que es totalmente ruda y su creación es en un ambiente bastante rústico. Basta con mirarlos y te hacen hablar…

 

vera

Cada vez que se enfrenta a la inmensidad de los elementos que tiene a su alcance, Juan Francisco Vera experimenta una suerte de ansiedad mezclada con angustia ante la inquietud de qué opción elegir. Una vez que su objeto va tomando forma, se empieza a transportar a un lugar tan ideal como indescriptible, donde se encuentra con ese personaje que va naciendo de sus manos. A eso le es imposible expresarlo en palabras, de ahí la obra de arte.

Previo EDICIÓN IMPRESA 12-11-2016
Siguiente DISTINGUIDA CELEBRACIÓN DE FARMACÉUTICOS