¿Tenés conversaciones sobre seguridad en línea con tus hijos?


Expertos en la materia nos cuentan las claves para reforzar la seguridad de niños y adolescentes en el mundo digital.

Es de vital importancia que los padres y tutores sean conscientes de la seguridad en línea de los niños y adolescentes en Internet dado los peligros y amenazas que rodean actualmente a los usuarios menores de edad en este ambiente. Como parte de un estudio global, la empresa de privacidad y seguridad digital Avast descubrió que de cada 10 niños, 7 (71%) admitieron haber tenido malas experiencias en línea durante la cuarentena, diciendo que estuvieron expuestos a contenido ofensivo, grosero y para adultos.

Cada vez más padres y tutores alrededor del mundo han comenzado a tener conversaciones acerca del tema con sus hijos, especialmente desde el comienzo de la pandemia de Covid-19. Según la encuesta Avast Kids Online: Generation Lockdown, el 47% de los padres en los Estados Unidos, por ejemplo, han tenido más conversaciones de este tipo desde que inició la pandemia, ya que los niños y adolescentes han pasado más tiempo en línea durante el último año.

En este sentido, la psicoterapeuta y escritora Catherine Knibbs, quien trabaja con clientes que han sufrido traumas en línea, y Parven Kaur, especialista en seguridad en línea para niños y fundador de Kids N Clicks, comparten consejos sobre cómo los padres y tutores pueden lidiar con el problema y preparar a los menores para que estén más seguros en el entorno digital. A continuación, los puntos más importantes:

– Hablar de seguridad en línea nunca será una situación única. Al igual que otras conversaciones complicadas, los padres deben estar preparados para tener charlas sobre seguridad en línea una y otra vez. Esto debería formar parte del diálogo cotidiano con niños y adolescentes.

– Elegir el mejor momento para charlar. Una buena idea es tener estas conversaciones cuando haya «un poco de distracción». La sugerencia es sacar el tema de la conversación mientras caminan, en el automóvil o durante una comida. Utilizar la curiosidad compasiva, iniciando la conversación diciendo algo como: «Solo estoy pensando… ¿Cómo sabrías si alguien está tratando de robar tus datos?».

– Pensar en los temas a cubrir. En cuanto al reto de qué incluir en las conversaciones con los niños, dependerá de su edad, nivel de madurez y de saber qué necesitan. En el caso de los niños más pequeños, se puede presentar la idea de cómo funciona realmente Internet. Por ejemplo, hacerles pensar en Internet como una ciudad global donde todos están lejos pero pueden estar conectados con otras personas. Dejarlos pensar que siempre hay una persona sentada detrás de una pantalla y lo que decimos o hacemos puede afectar a esa persona.

– Saber actuar ante la resistencia. Los padres pueden enfrentar resistencia de parte de sus hijos si se presenta el tema como «si haces esto, sucederán cosas malas», sobre todo porque a los niños les cuesta ver las consecuencias a largo plazo. Muchos padres y tutores les dicen a los niños y adolescentes «no hagas esto», lo que puede hacer que realmente quieran hacerlo. En cambio, tener conversaciones de una manera más indirecta. En lugar de decir: «Hay gente mala en Internet», preguntar: «¿Quiénes son tus amigos en línea? ¿Cómo sabes que son amigos y no solo alguien con quien hablas? ¿Cómo sabes que son personas reales?». Preguntas como estas ayudan a los niños a desarrollar las habilidades de pensamiento crítico que necesitan para navegar por el mundo digital y físico.

– Abordar otros problemas. Por último, es importante que los padres y tutores no solo se centren en los «grandes monstruos» que se aprovechan de los niños en el mundo en línea, en lugar de hablar sobre otros problemas que puedan surgir en este universo. El ciberacoso, por ejemplo, es un gran problema, que puede causar traumas graves a los menores debido a las cosas que sus «amigos» dijeron de ellos en el mundo digital. Además, independientemente del nivel de conocimiento tecnológico de los padres, es fundamental que busquen actualizarse en el campo y convertirse en expertos para sus hijos.

CLAVES DE CIBERSEGURIDAD

El acceso a Internet se ha convertido en una herramienta imprescindible para educar a los niños como parte de la transformación digital. Sin embargo, el estar en línea todos los días puede traer algunos peligros. Presentamos 7 hábitos que colaboran en la seguridad y responsabilidad en el uso de la red por parte de los menores de la casa: 

1. Ser «padres digitales», es decir, estar informados y dispuestos a aprender del entorno digital.

2. No proporcionar nunca datos personales. Estar atentos a las configuraciones de privacidad en las redes sociales.

3. Enseñar a los niños a pedir ayuda sin miedo. 

4. Utilizar la protección que incorporan los navegadores. Además, tener en cuenta que a través del historial del navegador podemos consultar las páginas visitadas en los últimos días.

5. Ser conscientes de que los niños utilizarán solos Internet. Lo mejor siempre será educarlos en el uso seguro y responsable de la red. 

6. Crear accesos separados en el ordenador. Así se pueden determinar controles de seguridad y hacer un seguimiento de lo que hacen nuestros hijos.

8. Limitar el tiempo frente a la pantalla. 

FUENTE: Tecnicanet.

Previo Se inauguró la XXVII Feria del Libro de Santa Fe
Siguiente La moda no incomoda: llegaron las ugly sandals