Transformar la discapacidad en una ventaja competitiva


El 15% de la población mundial tiene algún tipo de discapacidad. En Argentina, esta cifra alcanza a más de 5 millones de personas. Esta nota explica su situación laboral y ofrece una serie de consejos para encontrar empleo en medio de la pandemia.

Durante el 2020 Adecco Argentina realizó un estudio para abordar la problemática de aquellas personas que tienen alguna discapacidad y cómo es su inserción laboral o las posibilidades que les presenta el mercado: 9 de cada 10 encuestados aseguró que las personas que tienen alguna discapacidad no cuentan con las mismas oportunidades laborales que el resto de la población (*).

Además, según la encuesta realizada en el marco de la campaña #TalentoSinEtiquetas, sólo 4 de cada 10 empresas cuentan con programas de inclusión para personas con discapacidad. El mismo reveló además que el 71% de las compañías no tienen empleados con discapacidad y el 72% aseguró no contar con el espacio adecuado para poder insertarlos laboralmente.

«Es importante conocer y entender la situación para fomentar acciones y políticas inclusivas y sostenibles. En la actualidad, solo el 30% de las empresas del país están incluyendo en su nómina personas con alguna discapacidad», expresó Pablo Liotti, Gerente de Marketing y Sustentabilidad Adecco.

¿Cómo encontrar empleo en medio de la pandemia?

Si ingresar en el mercado laboral siempre es difícil, hoy lo es aún más. El coronavirus ha afectado a muchos sectores, industrias y puestos de trabajo, pero sigue moviéndose y cada uno puede capacitarse para alcanzar sus objetivos profesionales. En ese marco, se brindan los siguientes consejos:

1) Desarrollá competencias digitales. Las nuevas tecnologías son importantísimas: la mayoría de las ofertas de trabajo están presentes solamente en portales de empleo online y las empresas buscan talento en la red, a través de plataformas como LinkedIn. Además, las videoentrevistas se han incrementado un 150% con la pandemia y han venido para quedarse.

Por este motivo, sólo los profesionales que estén familiarizados con las nuevas tecnologías podrán competir en el mercado del siglo XXI. No se trata de ser ingeniero de robótica o desarrollador big data, sino dominar algunos básicos como la navegación por internet, los buscadores, la redacción de correos electrónicos, el paquete de Office, los portales de búsqueda de empleo o las redes profesionales (LinkedIn, Twitter, Instagram).

2) Diseñá una estrategia. Si buscás un primer empleo, es fundamental que tengas una rutina y que la cumplas cada día. Algunas consideraciones a tener en cuenta:

– No busques trabajo «de lo que sea», porque tendrás muchas posibilidades de ser descartado: las empresas buscan a personas que tengan un interés y una motivación especial para el puesto ofertado. Por eso, la primera pregunta que debés hacerte es: ¿En qué quiero trabajar? ¿Qué formación y capacidades tengo, y dónde se integrarían mejor?

– Analizá dónde está el empleo. Es importante que tengas en cuenta qué sectores tienen una mayor demanda. Si te orientás a ellos, tendrás más posibilidades de encontrar trabajo. Durante la era COVID-19 hay algunas áreas que no han perdido fuerza como la industria alimentaria, la distribución, la logística y transporte o el e-commerce.

– Y después… generá tu propuesta de valor. No tener experiencia profesional no está relacionado con tu capacidad para desempeñar un trabajo de la mejor forma posible. Quizás no podés acreditar que trabajaste en otras empresas, pero seguro tenés fortalezas, actitudes y valores que encajarían perfectamente en una empresa. ¿Qué cualidades son valorables para el puesto al que estás aplicando? Identificalas y analizá cuáles están presentes también en tu personalidad.

3) Transformá la discapacidad en ventaja competitiva. A la hora de construir tu propuesta de valor, tené en cuenta que la discapacidad, lejos de ser un inconveniente, puede ser tu aliada para explicar cómo desarrollaste competencias como el esfuerzo, la paciencia o la resiliencia, que son especialmente valoradas por las empresas en tiempos de crisis.

¿Indico que tengo discapacidad en mi currículum?

La recomendación es solo señalarlo en caso de que se trate de una oferta publicada en un portal especializado, en la que se detalle expresamente que se demanda una persona con discapacidad. En los demás casos, no es necesario especificarlo, ya que la mayoría de los reclutadores no son expertos en discapacidad y podríamos generarles dudas innecesarias que los conduzcan al descarte, aun siendo idóneos para el puesto.

¿Cómo tratar la discapacidad en una entrevista de trabajo?

Si durante la entrevista de trabajo o en algún momento del proceso de selección tuvieses que hablar sobre tu discapacidad, no dejes que sea un tabú y explicala con naturalidad. Lo importante es que el reclutador no se quede con dudas acerca de si podés desempeñar el puesto de trabajo. Explicale con ejemplos prácticos cómo superás ciertas dificultades y si necesitás alguna adaptación. Incluso es recomendable que te ofrezcas a responder todas sus dudas en relación a la discapacidad, pues ello proyectará una imagen de seguridad y confianza.

«Dentro del mercado laboral se lucha constantemente contra los estereotipos. Es necesario hacer frente a este tipo de barreras y contribuir con ello a la igualdad, diversidad e inclusión en el lugar de trabajo», finalizó Liotti.

(*) Metodología del relevamiento: Del trabajo participaron más de 1100 empresas, de distintos tamaños y orígenes, que brindan servicios o producen en el territorio nacional. Respondieron la encuesta un 65,5% de personas que se desempeñan en puestos de mandos medios, gerencias y altas gerencias, en empresas nacionales, de entre las cuales un 29% son empresas familiares. El 34,50% restante se desempeñan en las mismas posiciones, pero de empresas multinacionales con operaciones en el país.

CIFRAS

– El índice de desempleo para las personas con discapacidad en nuestro país alcanza el 75% y casi el 44% de ellas son jefes o jefas de hogar.

– 9 de cada 10 encuestados aseguró que las personas que tienen alguna discapacidad no cuentan con las mismas oportunidades laborales que el resto de la población.

– Sólo 4 de cada 10 empresas cuentan con programas de inclusión para personas con discapacidad.

– El 71% de las compañías no tienen empleados con discapacidad y el 72% aseguró no contar con el espacio adecuado para poder insertarlos laboralmente.

Fuente: Adecco Argentina.

Previo Ángeles Deló: haciendo camino al cantar
Siguiente EDICIÓN IMPRESA 16-01-2021