Turquía es más que Onur


Historia, paisajes, arquitectura, costumbres, playas… todo en un destino que, sin dudas, merece ser visitado más allá de la moda circunstancial. Y se ha preparado para el turismo sin perder su esencia.
TEXTOS. ALEJANDRINA ARGÜELLES.
Onur ha sido como un tsunami: por don-de estuvo, arrasó: los bebés se llaman Sherezade u Onur (el primero fue de Rincón), cre-cen las audiencias televisivas, los programas más vistos han tratado de traer a los protagonistas y de hecho uno de ellos vino a n uestro país. Y en turismo, ni hablar: las agencias reciben consultas y re-servas casi continuamente. Turquía es sin dudas un destino que merece ser visitado más allá de la moda circunstancial. Tiene historia, paisajes, arquitectura, costumbres, playas. Y se ha pre-parado para el turismo sin perder su esencia.
A PREPARARSE
Nuestra primera recomenda-ción es la que hacemos y seguire-mos haciendo siempre: preparar el viaje. En este caso sugiero em-pezar por el mapa para compren-der, o recordar, que la capital es Ankara y no Estambul aunque sí es la ciudad más visitada, que Tur-quía está sobre los mares: Negro, Mediterráneo, Egeo y el de Már-mara; que está en Asia y en Euro-pa a la vez y tiene como vecinos a Grecia, Bulgaria, Rusia, Georgia, Armenia y también Siria, Irán e Irak. Los conflictos de sus vecinos no afectan actualmente al turismo que por lo general tiene circuitos alejados de zonas conflictivas, y no van más allá de Capadocia.Otra recomendación ineludible para preparar el viaje es conocer algo de la historia turca. Son si-glos, es verdad, pero es la forma de poder apreciar su cultura y la imponente arquitectura especial-mente de Estambul declarada pa-trimonio de la humanidad por la UNESCO. Turquía albergó al imperio Hi-tita, (16 ac) frigios, persas, griegos con Alejandro Magno, el imperio Romano, el bizantino y el Oto-mano éste por unos 6 siglos hasta convertirse en república en 1923.
LA JOYA
Estambul es la ciudad más grande (unos 14 millones de habi-tantes), la más visitada, una de las más bellas del mundo tanto por su arquitectura como por su entorno natural.Su fundación data de 667 an-tes de Cristo. Fue capital de los sucesivos imperios y con algunos de ellos cambió de nombre: se lla-mó sucesivamente Bizancio, lue-go Constantinopla -nombre que le dio en su propio homenaje el emperador romano Constantino (aquel que impulsó y difundió el catolicismo al bautizarse)- hasta que en 1930 se optó por el actual nombre Estambul, que ya usaban los pobladores desde varios siglos atrás.Unos años antes, al convertirse en república, se estableció Anka-ra como la capital. Pero Estambul siguió siendo la joya de la corona. Sus zonas históricas fueron decla-radas patrimonio de la humani-dad por la UNESCO.

 

A ELECCIÓN
Para armar el viaje todo depen-derá de preferencias y tiempo dis-ponible, ya que este destino conju-ga civilización, paisajes diversos y playas sobre un mar turquesa. Los europeos suelen vacacionar en las costas, en tanto los viajeros de esta parte del mundo suelen pre-ferir tours organizados con guía de habla castellana que por lo ge-neral incluyen Estambul, Ankara, Capadocia. Y no hay por qué no incluir playas o un crucero. Se dice que Turquía es el mu-seo al aire libre más grande del mundo, ya que la mezcla de civi-lizaciones y el cruce de Oriente y Occidente y su larga historia le han dado una riqueza histórica notable. Además de todo lo que ofrece Estambul están también por ejemplo, las ruinas de Pérga-mo (su fabuloso altar se encuen-tra en Berlin), Esmirna, Efeso donde estaba el templo de Arte-misa, la legendaria Troya, la pe-nínsula de Biga donde pervive la memoria de Platón y Aristóteles, como así se recuerda que de allí partieron San Pablo y San Lucas para seguir con su tarea evange-lizadora. Sólo por citar algunos puntos destacables.
DESDE EL AIRE Y BAJO TIERRA Además de paisajes, playas, mezquitas, iglesias y ferias hay dos propuestas para el viajero que son imperdibles, siempre y cuando la estadía no sea tan bre-ve. Una es el paseo en globo, por lo general en la zona de Capado-cia. La experiencia es única y el panorama desde el aire también; y desde tierra el espectáculo de cientos de globos con sus viajeros es incomparable. Hay excursiones de este tipo desde 150 euros. Bajo tierra Turquía tiene en algunas regiones un tesoro incomparable, declarado patrimonio de la humanidad: las ciudades subterráneas que cargan con unos 4000 años de antigüedad. Están construidas en varios niveles con lugares para el culto, cocinas, cisternas, esta-blos y galerías de escape ya que se supone que eran utilizadas para evitar al enemigo.
BOOM TURÍSTICO
En los últimos informes Tur-quía estaba en 6º lugar entre los destinos turísticos preferidos. Los europeos van sobre todo en bus-ca de sus playas que cuentan con excelente hotelería. El gigantes-co resort en la región de Antalya sobre el Mediterráneo, recibió el año pasado 12 millones de turistas extranjeros.Su evolución durante la última década ha sido espectacular: de los 17 millones de turistas extran- jeros que recibió en el año 2004 ha llegado en diez años a los 36,8 millones
Previo Revivir a puro color
Siguiente Aniversario y Celebración

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *