Tuti Scaglione: “Cumplí un sueño”


La joven actriz santafesina, Giuliana Scaglione, contó en una entrevista íntima con Revista Nosotros los logros que alcanzó a nivel actoral, la dificultad que implica conseguir un papel en su carrera y los detalles de su personaje en la película “El fútbol o yo”.

 

Textos: Soledad Vittori.

Muy pocos niños están convencidos de su verdadera vocación, la gran mayoría sueña con ser superhéroe, princesa, bombero o astronauta; incluso un gran porcentaje de adolescentes la desconoce al finalizar el colegio. Sin embargo, este no es el caso de Giuliana quien con tan solo siete años soñó con ser actriz y se inscribió en la academia del Centro Cultural Provincial para desarrollar esta pasión.

 

Durante años dedicó tiempo y esfuerzo en aprender de los mejores para cumplir con su meta, hasta que llegó su gran oportunidad. Una década más tarde Scaglione fue convocada por la agencia Multitalent para formar parte de su staff.

 

Ilusionada con poder lograr su sueño, la joven de 18 años se fue a vivir a Buenos Aires con la esperanza de emprender un nuevo rumbo. No obstante, el objetivo que pretendía alcanzar de dentro de la compañía no fue lo que obtuvo y sus sueños se vieron marchitados. Con gran tristeza Tuti -como la llaman los amigos- tomó la decisión de volver a su ciudad natal.

 

El motivo de esta determinación tuvo que ver con las pocas oportunidades que percibió la adolescente para participar de castings o crecer profesionalmente. El regreso a Santa Fe fue triste, Giuliana pensó que no iba a poder vivir de la actuación. Pero no bajó los brazos.

 

Al tiempo de su arribo a la capital santafesina, Scaglione se enteró de un casting en Buenos Aires para formar parte del equipo de Paka-Paka. Ante esta situación, la joven actriz armó un bolso, viajó a la capital porteña y realizó la audiciones pertinentes. No pasaron muchos días hasta que la producción se volvió a comunicar con ella para informarle que había quedado preseleccionada entre el gran grupo de concursantes y que debía volver al conurbano bonaerense para realizar una segunda prueba. Como era de esperar, todo fue a la perfección y al finalizar la presentación Scaglione emprendió el regreso a su ciudad. Pero lo impensable fue que una vez arriba del colectivo, mientras se encontraba viajando, la productora la volvería a llamar para hacer una última demostración al día siguiente. Giuliana no alcanzó a poner un pie en la terminal que tuvo que salir corriendo a sacar otro pasaje para volver.

 

Lo que no le contó a la productora es que era de Santa Fe. La joven actriz tenía miedo de no ser elegida por vivir afuera, entonces omitió el pequeño detalle y prefirió viajar sistemáticamente. Pero el esfuerzo de los kilómetros recorridos valió la pena dado que Scaglione obtuvo el papel que tanto anhelaba.

De vuelta al ruedo

 

Grabar Paka-Paka le implicó ir a vivir dos meses a Uruguay y, tras disfrutar de ese éxito rotundo, Tuti se dio cuenta que para vivir de la actuación debía mudarse nuevamente a Buenos Aires. Aventura que emprendió en compañía de su novio.

 

Una vez instalada, Scaglione retomó sus estudios de teatro y tuvo la oportunidad aprender técnicas nuevas para presentarse a castings. La improvisación siempre fue su fuerte, aunque admitió que cada vez que se presenta a una audición le tiemblan las piernas.

 

En relación a lo mencionado, declaró: “Cuando haces un casting estás sola con la cámara y hay tres personas que te evalúan. A veces te mandan un guión dos días antes para presentarlo o sino te dicen que improvises. Igualmente cuando te dan un guión te cuentan pocas cosas del personaje que tenés que interpretar así improvisas un poco. El hecho de improvisar es muy importante para la ficción”. Y agregó: “Hay directores que te dejan improvisar mientras no pierdas la esencia de lo que se busca decir y otros que quieren que digas exactamente lo que se escribió. A mí me gusta más ser espontánea que decir un guión armado, es algo en lo que tengo más experiencia porque lo trabajo mucho en el teatro”.

 

Además, Giuliana destacó su memoria visual como una virtud a la hora de estudiar los guiones. Aunque la joven tenga la posibilidad de recibir el libreto tres días antes, es de las chicas que se sientan el día previo con el cuaderno y los marcadores de colores para potenciar esa memoria y aprender fácilmente las líneas.

 

Sin embargo, la santafesina manifestó que a pesar de sus ganas es muy difícil conseguir un papel si nadie te da una mano. En su caso particular, Giuliana recibe ayuda de un profesor de teatro que le avisa cuando hay castings para que pueda presentarse, dado que en general «las productoras se comunican con las agencias y si nadie te representa, no te enterás de las audiciones».

Sus experiencias

 

Scaglione tuvo la oportunidad de trabajar en las novelas infantiles más populares de Argentina. Interpretó a Mar en la exitosa tira de Disney “Soy Luna”, una joven patinadora que se enamoró de Simón, el actor principal.

 

“Las seguidoras de la serie me hablaban por Instagram para decirme ‘Nunca vas a estar con Simón, Simón es de Luna‘. Tengo muchas seguidoras que son niñas y no diferencian el personaje de la realidad. Por eso, tengo mucho cuidado con el perfil que doy porque sé que me siguen muchas nenas, no subo nada desubicado”, afirmó la actriz. Y agregó: “Las redes sociales hoy influyen muchísimo. Los productores ven cuantos seguidores tenés y evalúan si podes rendir en rating. Yo no le prestaba mucha atención hasta que me di cuenta de lo importante que era”.

 

Asimismo, la actriz también participó en “Divinas”, la famosa novela de Laura Esquivel, representando a Lucía la malvada ex novia de Ciro. Una experiencia única donde Tuti pudo interpretar un papel distinto dentro de la ficción.

 

Sumado a esto, Giuliana fue parte del elenco de dos películas “Tita de Buenos Aires” y “El fútbol o yo”. En la segunda, Scaglione tiene la posibilidad de ser la hija nada más y nada menos que de Adrián Suar y Julieta Díaz, dos pilares de la actuación.

El fútbol o yo

 

El casting de la película “El fútbol o yo” tuvo una impresionante convocatoria de chicas. No obstante, quedó demostrado que los años de teatro de Scaglione no fueron en vano. La joven actriz obtuvo el papel de Manuela Pintos, la hija de un matrimonio que sufre la adicción del padre con el fútbol. El personaje de Giuliana juega un rol en el que intenta ayudar a su madre para que la familia no se separe.

 

Durante la grabación, Tuti sintió que ambos actores la integraron y ayudaron mucho. Los dos sabían que era su primera película y la apoyaron durante todo el proceso. Julieta le enseñó a posar y a poner la cara de determinada manera para tener una mejor toma.

 

Al respecto Giuliana declaró: “La película se centra en ellos dos, en Adrián y Julieta. Mi papel no aparece todo el tiempo en la película pero para mí es un logro enorme estar ahí. La gente me dice que como trabaje con Adrián Suar se me van a abrir muchas puertas, yo no me quiero ilusionar, prefiero vivir el día a día. Jamás pensé que iba a poder hacer una película con dos grosos y lo hice. Para mi curriculum haber hecho un filme con ellos creo que suma mucho como experiencia. Pero si a futuro mi carrera no avanza me quedo con la satisfacción de haber alcanzado mi objetivo”.

 

 

 

Previo Carry Somers, una militante en la industria textil
Siguiente EDICIÓN IMPRESA 19-08-2017