Un deleite para los cinco sentidos


La Paz Restó presenta a su plato estrella, la bondiola, que este otoño se renueva en una propuesta jugada y deliciosa.

Textos. Gisel Sosa, encargada de La Paz Restó.

Elegir este segundo plato para compartir con ustedes fue muy sencillo, nos preguntamos ¿cuál es el más solicitado por nuestros clientes? Y allí nos miramos, con sonrisa cómplice, para asentir que ella siempre fue la más destacada: la bondiola.

Corte porcino por excelencia, la hemos ofrecido con todos los vegetales que nos regala nuestra amada Tierra, con salsa agridulce para los más arriesgados o con papas en todas sus formas y cocciones, para los más tradicionales. Laqueada, al horno, a la parrilla, braseada, a la cerveza, con mostaza, con barbacoa; cualquier método de cocción e ingrediente que la acompañe, enaltece su sabor y la convierte una carne noble.

En este proceso de renovación -en el que buscamos aromas, sabores e ingredientes nuevos- también sumamos un nuevo integrante a nuestros fuegos: José Luis Córdoba. Cargado de entusiasmo y ganas de preparar platos más elaborados y arriesgados, se acopló perfectamente a nuestra idea de ofrecerles calidad y variedad, sin dejar de lado nuestras raíces. Siempre aprovechando los productos regionales y de temporada, para que nuestros clientes vivan una experiencia única cada vez que nos visitan.

De a poco va quedando atrás esa tímida bondiola laqueada, que se servía con calabazas y batatas al tomillo, el sándwich de bondiola hecho con masa madre, las ciabattas de bondiola acompañadas de papas y la bondiola con barbacoa casera y polvo de aceitunas.

Así llega a nuestra renovada carta la bondiola glaseada, acompañada de puré de manzana y gajos de zapallo. Plato que nos deleitó y puso en jaque nuestros 5 sentidos en la sesión de fotos que tuvimos la semana pasada. Y que esperamos los deleite aún más cuando ustedes lo degusten en nuestro restó. También anhelamos que sea el primer plato de la carta nueva en ser solicitado y que, con una sonrisa cómplice entre mozos, encargadas y cocineros, reafirmemos que sigue siendo nuestro caballito de batalla y la más requerida.

Previo Abre convocatoria al Premio Internacional de Manga: los ganadores viajan a Japón
Siguiente Brillar todo el día