Un viaje por los sabores de la tierras latinoamericanas


Este viaje comenzó en la ciudad de Santa Fe, en el Club Azopardo. Nosotros conversamos con Martín Klaric, el chef tras la idea de Teatro de Cocina: la vaca del río, que se llevó a cabo en el Club Azopardo.

Textos. Revista Nosotros. Fotos. Manuel Fabatías.

«El punto de partida de esta aventura gastronómica fue el 1° de agosto, con la conmemoración de la Pachamama, una fiesta que le pertenece a toda latinoamérica, una tradición ancestral, buscando la identidad, pertenencia y posibilidad del encuentro, una oportunidad para seguir pensándonos desde la pluriculturalidad», comienza explicando Martín.

Klaric es el conductor del bus, del programa y de la cocina. El cerebro y corazón de todo este ciclo. «La idea la idea surgió después de muchos viajes que vengo acumulando. Hace veinte años que me dedico a la gastronomía en la ciudad Santa Fe», cuenta.

«Hace dos años armé un restaurante móvil con un tratamiento en el interior de un tráiler de cinco metros. El restaurante funciona por fuera el tráiler. En el lugar al que llegaba desplegaba mesas, sillas, cocina, barra… todo el show. Recorrimos toda la costa del Pacífico, después llegamos hasta Brasil, cruzamos a Bolivia. Filmamos toda la experiencia. De esa aventura es que nace la idea de hacerlo a gran escala, bien hecho y con una inspiración totalmente latinoamericana, que fue lo que de cierta forma cambió mi forma de cocinar. Descubrí en América esa sencillez y encontré esa nueva forma de ver la comida. Así surgió esto lo que llamamos ahora cocina latinoamericana y de río. Acá en Azopardo estamos al lado del río: el kilómetro cero es súper importante para cualquier cocina latinoamericana, porque justamente eso es lo que tiene, de usar lo más inmediato, lo autóctono», se explaya Martín.

«Arrancamos con el 1° de agosto porque la Pachamama es lo que une toda esta cultura latinoamericana, esta fiesta está presente en toda  América, que tiene muchas cuestiones que conectan con el augurio del inicio. Justamente este es el principio de nuestro viaje y también coincide con un montón de fecha particulares: el 7 de agosto bueno que ver con la primera abertura de Azopardo y del primer bar que tuve que fue Ciudad Juárez», continúa.

«Queremos mantener la periodicidad del ciclo. Nuestro plan es hacer capítulos, transformarlo en una serie. Se va a concretar con el bus terminado, que esperamos que sea en un mes y medio máximo, y ya con el bus listo hacer el capítulo dos», adelanta Klaric.

«A futuro: planeamos desde la primera quincena de diciembre están instalados en Uruguay, en Punta del Este, hacer toda la temporada y para marzo emprender la salida hacia el Amazonas. El plan es recorrer toda la costa de Brasil de sur a norte» concluye.

La mejor manera de honrar al río y a la naturaleza, disfrutando de los frutos que se encuentran en nuestra hermosa tierra. Una experiencia para no perderse.

Previo Tus platos veggies más ricos con Essen
Siguiente Una ciudad en clave feminista