Una guía para comprar cosmética infantil segura y eficaz


La piel de los más pequeños es diferente a la de los adultos y por eso requiere cuidados especiales. Las condiciones que deben tener los cosméticos para niños, en esta nota.

Texto: Georgina Lacube. 

Se sabe, la piel de los bebés, niños y púberes es diferente a la de los adultos, y por eso requiere de cuidados especiales. Con ese objetivo, todos los cosméticos que se utilizan para la higiene corporal o con la finalidad de mejorar la apariencia y proteger la piel de este grupo etario deben reunir ciertas características cruciales.

«Antes de comprar, siempre hay que asegurarse de que el producto contenga fórmulas aptas para uso en menores, muchas de las cuales contienen la leyenda ‘dermatológicas u oftalmológicas testeadas’. También deben incluir componentes suaves y delicados para ese fin, tales como la avena, un componente de origen natural súper hidratante, nutritivo y regenerador que otorga un efecto calmante y anti irritante para todas las pieles, incluso las más sensibles. Además, conviene que cumplan funciones simples como limpieza e hidratación pero sin generar irritabilidad. Hoy la tendencia entre los más jóvenes es simplificar la rutina de cuidado de la piel con productos de usos múltiples, con varios beneficios en simultáneo como puede ser hidratación + protector solar + unificación del tono de la piel, por ejemplo. Por último, recomiendo la elección de productos elaborados con altos estándares de calidad, preferentemente que sean hipoalergénicos y aprobados por el ANMAT (organismo público responsable de controlar su calidad)», refiere Sergio Stareczek, de la Gerencia de Innovación en producto de Laboratorios Andrómaco.

Los expertos también destacan que resulta conveniente consultar su rótulo. Allí deben aparecer algunos datos, cuya ausencia podría revelar que es ilegítimo: nombre, número de lote, fecha de vencimiento, datos del titular, número de legajo del laboratorio elaborador o importador, indicación del contenido y modo de uso. En este sentido, María Ester Siri, Cosmiátra y Capacitadora de Cosmética en Weleda Argentina, agrega que «es aconsejable leer las etiquetas que describen los ingredientes. Hoy es tendencia el educarse sobre la importancia de los mismos en cada uno de los productos que consumimos, no solo en alimentos, también en cosmética. Identificar si existen certificaciones que avalen la pureza de los ingredientes es otro punto relevante. Nosotros contamos, por ejemplo, con la certificación europea NaTrue (natrue.org) que avala el origen natural y orgánico de nuestros ingredientes, el no contener conservantes, derivados del petróleo, perfumes sintéticos ni colorantes y el ser libre de crueldad animal. Además del sello internacional UEBT, que respalda nuestro compromiso con el medio ambiente en todos nuestros procesos. Tenemos una orientación vinculada a la salud del ser humano y a la naturaleza».

Para no equivocarnos a la hora de comprar un buen producto para los más chicos de la casa, «es importante que se adquieran cremas, emulsiones y cosméticos de marcas reconocidas, de probada eficacia y adquiridas en perfumerías y farmacias, o en los respectivos e-commerce de cada firma. Así se podrá determinar que el producto sea legítimo y disminuya al mínimo las posibilidades de comprar copias o productos falsificados. Una herramienta de ayuda a la hora de elegir un buen producto, es informarse a través de redes e internet, para conocer más acerca de los productos y sus características», acota Andrea Krigun, Jefa Desarrollo Productos y Marketing de L’Oval Perfumes.

Por su parte, la doctora Cecilia Raco, Especialista en Dermatología de DIM Centros de Salud, señala que «siempre es recomendable hacer una consulta con el médico antes de comprar cualquier cosa. En estos casos, se suelen indicar leches emolientes, bálsamos o emulsiones, no cremas ni pomadas ya que son muy ‘pesadas’ para las pieles jóvenes. La cosmética infantil, además, debe ser sin alcohol y perfume, ya que esto irrita muchos las pieles sobre todo en bebes debido a que el estrato córneo es mucho más delgado. A propósito, a la hora de la higiene del pañal conviene usar óleo calcáreo y, luego, en la zona genital del bebé, alguna pomada con vitamina A y óxido de zinc. Es preferible evitar el uso de toallitas diariamente. En cuanto al tratamiento de la piel grasa o con impurezas tan presente en los adolescentes, siempre hay que usar productos específicos de uso dermatológico y fundamentalmente con textura en gel o lociones para limpiar y aliviar la irritación. Se deben evitar los antisépticos altamente publicitados en la tele que lo único que hacen es barrer las defensas de la piel y resecarla».

LOS CAMBIOS EN LA ADOLESCENCIA

«Después de la pubertad se producen varios cambios y la piel es uno de ellos. Muchas veces el adolescente presenta piel mixta o con tendencia al acné y es importante en este momento comenzar con una rutina facial de dos pasos (limpieza con gel e hidratante seborregulador o matificante, para controlar la oleosidad y el brillo). En algunos casos el dermatólogo deberá indicar, además, tratamientos tópicos o sistémicos. Con respecto a los maquillajes hay que elegir productos hipo alergénicos, no comedogénicos y enseñarles la importancia de retirarlos, así como siempre limpiarse la cara antes de irse a dormir. Lo que desaconsejo para este grupo de edad es lo siguiente: no realizar máscaras caseras con alimentos (como limón, tomate, pepino, etc.) y tener cuidado con las máscaras para sacar los puntos negros, ya que muchas veces pueden irritar. Además, no recomiendo comprar cepillos faciales, rodillos, parches de siliconas ni aparatos de higiene (muchos pueden ser una estafa y otros hay que saber cómo usarlos). Por otro lado, no aconsejo hacer exfoliaciones diarias. Las mismas deben realizarse una vez por semana y también depende del tipo de piel», advierte la Dra. Johanna Gleiser, médica dermatóloga.

«Otras sugerencia es que los chicos y pre-adolescentes también tiene que usar protección solar, ya que es clave para prevenir enfermedades, el foto envejecimiento y lucir una piel más suave y homogénea. Las manchas son un resultado de la acumulación solar. Si uno desde chico empieza a cuidarse va poder prevenir a futuro tanto los cánceres cutáneos, el envejecimiento y las manchas», agrega Gleiser.

Por último, las tendencias en la cosmética infantil también son una guía para saber qué comprar. «El mundo está viviendo continuamente cambios y los mismos se reflejan en las nuevas pautas de consumo, tanto para el público general, como para la belleza para los más chicos. La pandemia del Covid-19 aceleró procesos que se venían dando y concientizó a los compradores. Hoy por hoy, en la cadena de elaboración y comercialización de cada cosmético se trabaja usando las nuevas tecnologías en pos de la sustentabilidad buscando todas las opciones de ingredientes renovables. La búsqueda de bienestar y el propio cuidado empiezan a ser las protagonistas de este momento, por eso se buscan productos de belleza libres de agentes tóxicos o de ingredientes que perjudiquen la salud, como lo son el alcohol, los parabenos o los colorantes. Hoy la compra se realiza con conciencia del gasto y se puede observar claramente que los compradores se enfocan en el consumo de marcas éticas y transparentes», cuenta Krigun.

En tanto, y en el caso de las pieles jóvenes, «podemos mencionar como tendencia los productos de skin care veganos, es decir, sin ingredientes de origen animal. Vale aclarar que estos artículos no tienen una funcionalidad muy distinta a la de los cosméticos tradicionales, pues las grandes empresas de belleza especializadas han logrado, a través de amplias investigaciones, encontrar sustitutos naturales no provenientes de animales que permiten igualar la pigmentación y los beneficios de los productos regulares que se encuentran en el mercado. Además, en éstos, la cantidad de ingredientes químicos es menor en comparación a algunos otros cosméticos comunes, son aptos para todo tipo de piel, ya que contienen un menor volumen de aditivos. Además de las ventajas estéticas, apariencia de piel y de fórmula, esta opción apuesta por cambiar el punto de vista ético y crear toda una nueva experiencia que incluye también la evasión de prácticas de testeo en animales y, en algunos casos, se complementa con empaques sostenibles y el uso de ingredientes orgánicos», precisa Cecilia Carozzo, Brand Manager para Amway Argentina, Chile y Uruguay.

Previo Tus meriendas más ricas con Essen
Siguiente El Litoral cumplió 103 de años de historia