Una tendencia inesperada: las flores secas destierran a las plantas frescas


El arte de las flores secas es tan antiguo como la botánica. Crear estos ramos y utilizarlos para decorar se ha convertido en una tendencia que genera cada día más adeptos gracias a la sensación de bienestar que genera producto de su conexión con la naturaleza.

Textos. Soledad Vittori.

La plantas siempre han sido una de las grandes aliadas a la hora de ambientar. La presencia de flores en un rincón de cualquier lugar puede conseguir que todo se transforme y se convierta en una declaración de estilo y elegancia. Sin embargo, esta vez la frescura y la vitalidad quedan de lado para dar paso a las flores secas.

Son bonitas, atemporales, fáciles de mantener, y además, permiten crear combinaciones alucinantes. Una solución de lo más idónea para tener un llamativo y precioso arreglo en el hogar durante todo el año, sin necesidad de cuidarlas. Y es que, cada vez más personas carecen de tiempo para dedicarse a cambiar las flores de los jarrones o simplemente carecen de acceso a ellas; y para eso llegaron estos hermosos ramos. Para decorar, dar frescura y alegría sin esfuerzo. Razón por la cual, se están convirtiendo en la opción preferida en materia de decoración para dar un toque natural y romántico.

Gracias a su esencia bohemia, se convirtieron en las reinas de las bodas de estilo rústico-chic y de los centros navideños. Ahora, esta corriente se extendió a todos los ambientes de un hogar: living, comedor, dormitorios, etc. Todo vale a la hora de poner plantas secas.

Lo práctico de estos arreglos florales es que no requieren ningún tipo de cuidado. Los ramos están formados tanto por flor seca como por flor preservada. Algunas de ellas incluso están tintadas. A diferencia de plantas como la paniculata, el limonium, la lavanda y el cártamo que son flores frescas que secan muy bien y que no necesitan intervención..

La flor seca no muere y esto quiere decir que no requiere atención alguna. El agua no tiene lugar en sus jarrones. Estas flores no necesitan ser regadas. El único cuidado que necesita es que se le quite el polvo de vez en cuando. ¿Cómo? Con un trapito, brocha o pincel.

Los ramos de flores secas puede durar todo el tiempo que uno desee. Pero en perfectas condiciones tienen una vida de 2 años. Con esto, lo que se quiere decir es que a partir de los 2 años pierden consistencia y color, pero pasado este tiempo lo podrías seguir teniendo en casa sin problemas. Lo único que se puede notar es que el color y el tamaño se van degradando con el paso del tiempo.

Son las compañeras idóneas. Siempre están ahí perfectas e intactas. Ahora bien, si decides adquirir uno no debes tener miedo de cortarlo si tu jarrón es más pequeñito y ves que el ramo es demasiado grande. Resulta esencial adaptarlo a tu fuente y a tus necesidades para que luzca bonito.

Técnicas de secado

En cuanto a qué flores se pueden secar: la verdad es que se pueden secar todas y cada una de ellas. Pero es importante saber que no se pueden utilizar las mismas técnicas. La famosa forma de hacerlo es darle la vuelta al ramo y colocarle laca. Ahora bien, este proceso no sirve para aquellas flores más delicadas. La técnica del lacado está hecha para las flores más fuertes. Por ejemplo para el clavel, cualquier tipo de rosa, la mini clavelina o el eryngium. Los ramos perfectos con los que utilizar esta técnica son por ejemplo el Wonderland y Spring Vibes.

Por su parte, aquellas flores que son más delicadas como por ejemplo las peonías, las astromelias, el germini es mejor secarlas utilizando otra técnica denominada prensado.

Un consejo extra

Cuando llegue a tu mano el ramo encargado, lo que tienes que hacer es sacarlo de la caja para que respire. La flor seca necesita aire. Como segundo paso es esencial desatarlo y peinarlo, darle espacio y colocarlo bien bonito. Así evitarás que quede compacto y que cree moho. A pesar de ser flor seca, puede ocurrir que alguna de ellas todavía esté un poquito tierna.

Previo La propuesta de Balmain
Siguiente Buñuelos de banana