Valle de Uco, tierra de vinos


El Valle de Uco reúne lo mejor de la belleza natural mendocina con infinitas opciones para disfrutar de la aventura, la cultura, la naturaleza y el turismo rural. Pero por sobre todo, esta tierra es conocida por sus prodigiosos viñedos y sus modernas bodegas.
Textos. Revista Nosotros. Fuente. Turismo Valle de Uco.

El Valle de Uco se extiende al pie de la Cordillera mendocina, en la cuenca del río Tunuyán que irriga sus famosos viñedos. Es un lugar ideal para el turismo rural, recorrer bodegas y degustar sus renombrados vinos, como el Malbec. También para vivir la agreste naturaleza de la Cordillera de los Andes con trekking y cabalgatas o rafting por el río Tunuyán.


La región es muy árida pero sus tierras cuando se riegan con los ríos cordilleranos son muy fértiles permitiendo el cultivo de frutales y en particular, de la uva, por lo que es una zona de excelentes vinos. Conforma uno de los oasis bajo riego de la provincia de Mendoza, y forma parte de la cuenca del río Tunuyán.


ENOTURISMO
La cultura del vino llegó al valle junto con la colonia. Desde entonces fue creciendo y transformando la cultura y los paisajes hasta convertir a este destino en un ícono del enoturismo argentino. Sus territorios elevados junto a los Andes dan lugar hoy en día a los mejores vinos del país. Gualtallary, Los Chacayes, Vista Flores y Altamira son actualmente los referentes de la excelencia en el rubro. Aquí conviven las historias y las nuevas tendencias del enoturismo.


El Valle de Uco es una región ecológica con viñas de variedades finas: constituye un terroir o terruño considerado uno de los mejores del país. Su temperatura media de 14°C y la gran amplitud térmica entre el día y la noche le dan un clima excepcional.


A esto se suma una altura considerable y los suelos sedimentarios de origen fluvial y aluvional que junto con la aridez y la constante insolación (más de 250 días de sol por año) promueven una excelente maduración de la uva.
Se cultivan varietales Chardonnay, base de los vinos espumantes; Merlot para vinos fuertes, Malbec un clásico argentino y Semillón para vino frescos de buen cuerpo.

Previo Cómo debe vestir una emprendedora
Siguiente ¿A los 30 deberíamos encontrar nuestro perfume para toda la vida?